Jun 10 2023
125 lecturas

Cultura

Alain Touraine

El soci贸logo franc茅s Alain Touraine, pionero en la investigaci贸n de los movimientos sociales contempor谩neos y uno de los padres del concepto de la sociedad posindustrial, falleci贸 este viernes a los 97 a帽os, inform贸 su hija, la ex ministra Marisol Touraine.

Alain Touraine falleci贸 este 9 de junio de 2023. Por su vida personal (su esposa Adriana Arenas era chilena) e intelectual, Alain Touraine estuvo estrechamente vinculado a Am茅rica Latina. Vivi贸 en Santiago durante el gobierno de la Uni贸n Popular de Salvador Allende y en el golpe de Estado de Pinochet. Quince a帽os m谩s tarde apareci贸 su principal obra sobre Am茅rica Latina, La palabra y la sangre, que retrata el continente unos a帽os despu茅s de la ca铆da de las dictaduras militares. En su paso por Am茅rica Latina dio innumerables conferencias, manteniendo lazos fuertes con Brasil, Chile y M茅xico, donde form贸 numerosos soci贸logos.

Nacido en 1925, Touraine se titul贸 en historia en la Ecole Normale Sup茅rieure en 1950. Dedic贸 los primeros 20 a帽os a la investigaci贸n sociol贸gica de la sociedad industrial y el gran conflicto social que la impulsaba. El trabajo estaba entonces en el centro de la vida social, y 茅l lo valoraba profundamente. Sin embargo, Touraine tambi茅n fue uno de los primeros en captar el cambio arrollador que supondr铆a la sociedad posindustrial desde el final de los a帽os 60. Los conflictos para la repartici贸n de los recursos no desaparecieron ni las f谩bricas acabaron de funcionar, pero en la sociedad que emerg铆a, la cultura, la educaci贸n, la informaci贸n y la comunicaci贸n, sobrepasa progresivamente a la producci贸n de bienes materiales en la orientaci贸n de la sociedad y de los conflictos sociales.

La dominaci贸n no se jugaba exclusivamente en los lugares del trabajo, sino tambi茅n en otros escenarios como la formaci贸n escolar, el consumismo y la informaci贸n. Por lo tanto, las resistencias y la transformaci贸n de la sociedad se jugaban tambi茅n en estas arenas. Con la expansi贸n del acceso a los estudios superiores y al consumo de bienes materiales y culturales, los trabajadores iniciaron huelgas masivas, los pueblos de Europa del Este, los estudiantes afroestadunidenses en Estados Unidos y los j贸venes en M茅xico reclamaron la democracia. Lejos del modelo de protestas de la sociedad industrial, los estudiantes de 1968 proclamaron una revoluci贸n creativa y cultural contra un modelo social, cultural y pol铆tico que segu铆a dominante.

Esta sociedad posindustrial que emerg铆a frente a sus ojos, la estudi贸 a trav茅s de los movimientos sociales que la producen: los estudiantes, las feministas, los ecologistas, y el sindicato polaco Solidarnosc. Progresivamente, Touraine fue dando cada vez m谩s espacio e importancia al sujeto personal, al individuo que busca convertirse en autor de su vida y actor 茅tico de su sociedad. Al punto de considerar este sujeto personal como un actor hist贸rico central del mundo contempor谩neo. Con esta perspectiva, Touraine percibi贸 antes que muchos la importancia creciente de la aserci贸n de la dignidad y del reclamo de respeto en los movimientos contempor谩neos. Consider贸 el zapatismo como uno de los movimientos que mejor encarnaba esta perspectiva. Con 71 a帽os, viaj贸 a la selva del sureste mexicano para participar en el primer Encuentro Intergal谩ctico.

Regres贸 cinco a帽os despu茅s con mucho entusiasmo para la Marcha del color de la tierra que llev贸 a los zapatistas hasta la Ciudad de M茅xico en 2001. La centralidad de la afirmaci贸n de la dignidad frente a los sistemas y reg铆menes opresores iba a difundirse en todos los continentes con las revoluciones y revueltas ciudadanas que marcaron la segunda d茅cada del siglo XXI, desde las revoluciones 谩rabes hasta el estallido chileno. Pero la afirmaci贸n del sujeto personal tambi茅n se juega en espacios menos visibles, hasta en la vida cotidiana y los conflictos internos de los individuos, en una resistencia del ente singular hacia la producci贸n de masas, el consumo de masas y las comunicaciones de masas a trav茅s de los medios masivos de comunicaci贸n. No nos podemos oponer a esta invasi贸n por principios universales, pero s铆 a trav茅s de la resistencia de nuestra experiencia singular, escrib铆a Touraine en 2002.

La sociedad hab铆a cambiado dr谩sticamente desde la sociedad industrial en la cual Touraine hab铆a crecido y que hab铆a investigado. No s贸lo a nivel material o de los flujos de informaci贸n que estudi贸 con tanto brillo su alumno Manuel Castells. Tambi茅n hab铆an cambiado sus principales orientaciones culturales. Como lo explic贸 en 2005, se ha vuelto dif铆cil creer que [como fue el caso en la sociedad industrial] s贸lo integr谩ndonos a la sociedad, a sus normas y a sus leyes, el ser humano puede convertirse en un individuo libre y responsable. En nuestro mundo, no son m谩s la sociedad y lo social lo que constituye el criterio de definici贸n del bien y del mal, pero s铆 el individuo-sujeto dentro de su libertad creadora y en cuanto creador de su propia existencia, autor de su vida y de su 茅tica. Pero frente a ellos se levantaron nuevos poderes totales, que buscan acertar un control sobre las orientaciones culturales hasta en lo m谩s 铆ntimo del individuo, y movimientos reaccionarios que detr谩s de la antigua llamada al orden se opon铆an a las emancipaciones de los sujetos dignos en nuestra era de la modernidad tard铆a a la cual dedic贸 su obra en los 煤ltimos 15 a帽os.

Sigui贸 trabajando de manera incansable hasta el final, en su sal贸n de Montparnasse lleno de libros y con la fuerza de sus ideas y su capacidad para captar los acontecimientos esenciales, siempre movido por su af谩n de comprender este mundo. A sus 97 a帽os, su pensamiento segu铆a tan vivo como siempre. Y, como siempre, estaba trabajando en su pr贸ximo libro. Touraine deja un mundo en plena convulsi贸n. Sus an谩lisis nos faltar谩n para ayudarnos a entenderlo. Pero tambi茅n nos deja herramientas anal铆ticas y conceptuales, una visi贸n del mundo y de la sociolog铆a, y a decenas de soci贸logos latinoamericanos que form贸 o inspir贸 para entender el mundo contempor谩neo y, a partir de all谩, contribuir a transformarlo. A todos nos ense帽贸 a ver el mundo y las sociedades no como ente fijo o sistema de pura dominaci贸n de los actores, sino en transformaci贸n por la acci贸n y las ideas de los actores y movimientos sociales. Su legado es inmenso.

* Vicepresidente de la Asociaci贸n Internacional de Sociolog铆a

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *


El periodo de verificaci贸n de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la p谩gina.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.