Oct 24 2023
99 lecturas

Política

Argentina: Del voto castigo al voto defensivo y las perspectivas del balotaje

Si en las elecciones primarias de agosto el ultraderechista Javier Milei fue la herramienta que utilizó la ciudadanía para castigar a la dirigencia política, eventual responsable de sus penurias, en la eleción presidencial del 22 de octubre el peronista Sergio Massa fue el instrumento defensivo ante las propuestas aberrantes del líder de La Libertad Avanza.

Tierra arrasada, neoliberalismo talibán con algunos delirios cósmicos. El establishment que había impulsado y financiado la candidatura de Milei se asustó de su propia creación y comenzó ordenar que se lo castigue desde los grandes medios. Milei era bueno como voto-protesta pero no tan bueno como voto para un presidente real. Allí jugó el factor susto.

¬ęBullrich era una montonera y asesina tirabombas que ha puesto bombas en jardines de infantes¬Ľ; ¬ęvoy a atender a todos los globoludos que son retrasados y con d√©ficit de IQ¬Ľ; ¬ęJuntos por el Cargo¬Ľ y ¬ętraidores alineados a la Internacional Socialista¬Ľ: una muestra de la violencia con la que Javier Milei se refer√≠a a Patricia Bullrich y Juntos por el Cambio hasta hace apenas unas pocas horas.

Después de las eleciones interna (PASO), Milei trepó a altas cifras  que incluso presagiaban la posibilidad de un triunfo en primera vuelta. Había consultoras que le daban una intención de voto del 41 por ciento contra el 29 de Massa. Otros sondeos lo ponían a un paso, con el 38 por ciento. O sea, había trepado casi 10 puntos.

El avance, producido por quienes siempre se suman al carro del que ven ganador, se produjo en perjuicio de Juntos por el Cambio (JxC), ya que estaba claro también que Patricia Bullrich no retenía los votos de Horacio Rodríguez Larreta y, en paralelo, Mauricio Macri coqueteaba con Milei.

M√°s de tres millones de votantes se sumaron luego de las PASO, y sus preferencias no estaban con los discursos dur√≠simos de la derecha. El presidente Alberto Fern√°ndez y la vicepresidenta Cristina Kirchner se apartaron de la campa√Īa y le permitieron toda la centralidad al ministro.

El crecimiento de Massa proviene de una recuperación del peronismo, en especial en la Provincia de Buenos Aires, por la buena gestión del kirchnerista Axel Kicillof y también de numeross intendentes.

Milei arropaba a todos aquellos con reivindicaciones particulares, prometiendo que el costo de sus soluciones m√°gicas lo iba a pagar ‚Äúla casta‚ÄĚ pol√≠tica de la que, en definitiva, √©l forma parte. Cuando le sirvi√≥ para despegarse y sacarle votos a Bullrich, se mostr√≥ duro y cr√≠tico de la ‚Äúcasta‚ÄĚ pol√≠tica. Ahora, desesperado, dej√≥ la motosierra de lado, destac√≥ la gesti√≥n de Bullrich y hasta le propuso un ministerio a la izquierda.

Algunos lo califican como un bufón inicialmente fraguado por los mass media del neoliberalismo, pero luego acicateado por el propio peronismo. Lo cierto es que partió casi al medio los votos de la oposición por derecha al gobierno.

Fue eficaz, en este caso, la polítca del miedo ante el perfil reaccionario, extremista y desequilibrado, pero con publicitadas posibilidades de triunfar, lo que tonificó al peronismo y le permitó la captura de parte del electorado progresista y también de sectores moderados.

La relaci√≥n de fuerzas desminti√≥ la tesis de un giro unilateral y mec√°nico hacia la derecha o un avance imparable del fascismo, y mantiene vigencia la ‚Äúley‚ÄĚ del pa√≠s del empate: la capacidad que tienen las coaliciones de vetar el proyecto de los otros sin lograr la fuerza suficiente para imponer de manera permanente el propio. Hern√°n Camarero, se√Īala que la configuraci√≥n del nuevo Congreso da cuenta de esta realidad.

Las dos fuerzas ganadoras en la primera vuelta electoral se alimentaron del derrumbe estrepitoso de Juntos por el Cambio, que retrocedió más de cuatro puntos con respecto a las PASO. Los analistas especulan que una parte importante migró hacia Massa y, en el caso de Córdoba (meca del macrismo en sus mejores días), hacia Juan Schiaretti.

Macri llev√≥ a Bullrich a recibir un espaldarazo de la derecha regional | Encuentro de la Fundaci√≥n Libertad en la Legislatura porte√Īa | P√°gina|12Bullrich, alentada por el expresidente Mauricio Macri, fue la mejor candidata para derrotar en las intrernas al jefe de gobierno de la capital, Horacio Rodr√≠guez ¬†Larreta y la peor para encarar la elecci√≥n general. La radicalizaci√≥n estuvo entre las causas de la emergencia de Milei, que termin√≥ fagocitando gran parte del electorado cambiemita.

La reconfiguraci√≥n de la grieta incluye la probable disgregaci√≥n de la coalici√≥n neoliberal, desde que Bullrich apoy√≥ a Milei de cara al balotaje, postura que muchos de sus aliados no acompa√Īan.

El tama√Īo de cada esperanza

Hay una ‚Äėmaldici√≥n‚Äô que sentencia que triunfo electoral no es sin√≥nimo de conquista de una relaci√≥n de fuerzas para imponer un proyecto pol√≠tico. El ganador corre el riesgo de tomar la parte por el todo y todav√≠a est√° por medirse el tama√Īo de su esperanza.

El √ļltimo en reconocerla fue el mismo Milei, que en su discurso de la noche del domingo dio un in√©dito giro ‚Äúgradualista‚ÄĚ y afirm√≥, como lo hiciera el neoliberal Mauricio Macri en 2015: ¬ęNo vinimos a quitar derechos, sino a liquidar privilegios¬Ľ.

Además, propuso un pacto con Patricia Bullrich, de la perdedora coalición neoliberal Juntos por el Cambio, y se apropió del discurso antikirchnerista rabioso que la llevó a la derrota. Mientras, parte del peronismo, que lo ayudó creyendo que solo afectaba a la coalición neoliberal Juntos por el Cambio, también dejó de colaborar con él.

El ultraderechista

Pero tambi√©n sectores sociales precarizados y/o despojados de derechos fueron cautivados por el discurso contra los pol√≠ticos tradicionales, los sindicalistas corruptos y los empresarios que hac√≠an negocios con el Estado, construyendo una imagen de economista probo (nunca integr√≥ una comisi√≥n o present√≥ un proyecto en el Parlamento).La casta tiene miedo‚ÄĚ: Javier Milei tuvo un multitudinario acto de cierre de campa√Īa

Confundir respaldo electoral con adhesi√≥n a los postulados ideol√≥gicos parece ser un vicio de casi todas las formaciones pol√≠ticas en el √ļltimo tiempo. Un editorialista del conservador diario La Naci√≥n se√Īal√≥ que una cosa es pretender que la bomba le explote a este Gobierno y otra muy distinta es pasearse por la plaza del pueblo con la mecha encendida mientras todo est√° a punto de estallar.

Embriagado con el triunfo posible, Milei convoc√≥ al retiro masivo de dep√≥sitos bancarios, habl√≥ de la privatizaci√≥n de la estatal petrolera, los ferrocarriles, la educaci√≥n, los r√≠os y hasta el mar y las ballenas; puso en duda el genocidio de la dictadura militar…

Y llam√≥ a la ruptura de relaciones con China y Brasil… y tambi√©n con el Vaticano. Al expresar su satisfacci√≥n por los resultados en los comicios en Argentina, el presidente mexicano Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador resumi√≥ con iron√≠a: ¬ęcreo que hay una persona all√° en Roma que tambi√©n est√° muy contenta¬Ľ.

Los fuegos artificiales de Massa iluminan a Milei - LA NACIONInlcuso un proyecto de ley de una de sus referentes postulaba que los padres pudieran gozar del ¬†‚Äúderecho‚ÄĚ de renunciar a la paternidad; todo esto complet√≥ un combo que combinaba un Dicho sint√©ticamente: se pasaron de rosca, se sobregiraron, embriagados por el triunfo.

Despu√©s de su triunfo de las PASO, radicaliz√≥ la letra de su programa ideol√≥gico-pol√≠tico y afirm√≥ que su pretensi√≥n era ponerse el pa√≠s de sombrero. D√©cadas atr√°s, el presidente Carlos Menem hab√≠a dejado en claro la premisa de los oportunistas: ‚ÄúSi dec√≠a lo que iba a hacer, no me votaba nadie¬Ľ.

Milei despleg√≥ una ‚Äúcampa√Īa del miedo‚ÄĚ que fue efectiva en el contexto de cierto terror econ√≥mico provocado por la inflaci√≥n y la crisis cr√≥nica.

El presidente olvidado

Tras los resultados del 22 de octubre, el dirigente sindical camionero Pablo Moyano sintetiz√≥ la dial√©ctica de la disputa electoral: ‚ÄúLa mejor campa√Īa del peronismo fue el discurso de Milei‚ÄĚ, dijo. Y la ausencia en toda la campa√Īa del presidente Alberto Fern√°ndez, de giro por China.

Deslindándose de las responsabilidades por el fracaso estrepitoso de este gobierno (se presentó como el salvador de la gestión de Alberto Fernández), Massa logró una fuerte recuperación (sumó más de tres millones de votos a nivel nacional entre las PASO y las generales).

El l√≠mite para el candidato oficialista, tanto hacia la segunda vuelta electoral (qued√≥ como favorito) como ante una eventual presidencia, reside en el programa acordado con el Fondo Monetario Internacional, que obliga a lo que eufem√≠sticamente llaman un ‚Äúreordenamiento econ√≥mico‚ÄĚ que no es m√°s que una hoja de ruta de ajuste.

Desde 2019 el peronismo perdi√≥ tres millones y medio de votos. El llamado panperonismo, que ven√≠a muy da√Īado por los p√©simos resultados de la gesti√≥n de Alberto Fern√°ndez y cruzado por un suicida internismo eterno, logr√≥ reordenarse en torno a un nuevo liderazgo que espera dejar atr√°s la famosa grieta y no nombr√≥ ni al actual presidente ni a Cristina Kirchner.

En el acto posterior a las elecciones, Massa tuvo la posibilidad de mostrarse como una nueva etapa del peronismo, graficado en la exclusividad con la que se exhibi√≥ en el escenario, en la total ausencia de referencias a los actuales presidente y vicepresidenta, y en la insistencia del inicio de un nuevo per√≠odo de ‚Äúuni√≥n nacional‚ÄĚ que pondr√≠a fin definitivo a la ‚Äúgrieta‚ÄĚ kirchnerismo-antikirchnerismo.

La candidatura de Massa pudo combinar m√ļltiples caras, para sectores progresistas, moderados e incluso conservadores (el voto cat√≥lico espantado por las herej√≠as). Se√Īala Diego Mart√≠nez que ¬ęla normalidad burguesa se inclina por la continuidad del ministro oportunista antes que la aventura incierta del orate de la motosierra¬Ľ. Quiz√°s eso signe el resultado del balotaje de noviembre.

 

*Sociólogo y periodista argentino, analista asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.