Ago 31 2019
909 lecturas

Econom铆aPol铆tica

Argentina en la cornisa, entre este default selectivo y el abismo

La realidad comienza a desgastar las negadoras pol铆ticas del macrismo. Esta semana se despach贸 con un default (no pago) 鈥渟electivo鈥, 鈥減arcial鈥, 鈥渓eve鈥, o como se lo quiera llamar, pero default al fin. Se trata de un estrecho sendero en la cornisa de un abismo que ser铆a bueno no negar y actuar en consecuencia.

Por Buenos Aires anduvo una delegaci贸n del Fondo Monetario Internacional (FMI). Al gobierno le hubiera gustado seguir mintiendo y mostrar caras y datos agradables, aunque fueran falsos, pero 鈥揺sta vez- no pudo. La realidad fue m谩s fuerte y tuvo que terminar reconociendo una parte de la situaci贸n de la que se ven铆a hablando y que se negaban admitir. Se hab铆an jugado, en timbas con tah煤res internacionales, la plata que ese 鈥渘ene de pecho鈥 鈥揺l FMI- estaba mandando.El dolar arde en Buenos Aires, mientras el Banco Central de la Rep煤blica Argentina quema divisas para frenarlo

La situaci贸n financiera, nacional e internacional, se mezcl贸 con un pueblo que ped铆a justicia. Muchos reclamaban que se ahorraran m谩s da帽os y que 鈥搈谩s all谩 de lo que digan instituciones cada d铆a m谩s distanciadas del pueblo- se fueran. Ya. El gobierno ahora comienza a reconocer que tienen un abismo a sus pies y procura abrazar al opositor que lo suceder谩 para juntos transitar los peligros de ese infectado sendero por el que deben pasar.

El marco internacional

Desde el horizonte internacional crecen las dudas sobre la evoluci贸n de la situaci贸n mundial. Sus principales manifestaciones descansan en las incertidumbres sobre el modo que se resolver谩n las contradicciones entre el poder mundial emergente 鈥揅hina- y las reacciones del viejo poder imperial expresado por EU. No son menores los temores que una recesi贸n global desate, en los pr贸ximos a帽os, una crisis que tenga efectos m谩s desastrosos que los padecidos en la anterior del 2008.

En este marco el FMI, que tiene por objetivo 鈥渁segurar la estabilidad del sistema monetario internacional鈥, acord贸 鈥揺n 2018- un voluminoso cr茅dito por 57 mil millones de d贸lares, el m谩s grande en la historia del Fondo, lo que hace que la Argentina tenga m谩s de la mitad de la totalidad de cr茅ditos del FMI.

La explicaci贸n por esta medida es que el FMI, mayoritariamente controlado por los EU -ahora gobernado por Donald Trump- vea a la Argentina como un necesario protagonista en su voluntad de asegurar el control estadounidense sobre esta regi贸n, hist贸ricamente su 鈥減atio trasero鈥. Esta cuesti贸n comenz贸 a tener un mayor peso en la se帽alada crisis internacional y la competencia EU-China.

Por las mencionadas razones estrat茅gicas el FMI quiere mantener la alianza con Mauricio Macri o establecer buenos v铆nculos con el futuro gobierno, de all铆 que 鈥揺n su comunicado- del mi茅rcoles 煤ltimo hable de estar 鈥渁l lado de Argentina鈥. Vistos estos antecedentes, queda en el aire una pregunta sustancial: 驴Le conviene a la Argentina estar junto al FMI?

La situaci贸n interna ante el 鈥渧ac铆o de poder鈥

Guste o no, el 鈥渧ac铆o de poder鈥 existe y es producto de una votaci贸n (11 de agosto) que super贸 los l铆mites institucionales para los que fuera convocada. El mismo se da por la continuidad de un gobierno sin poder y un futuro presidente sin tener todav铆a la legalidad para el cargo. En el medio, el a煤n mandatario que oscila entre dos posiciones: intentar el milagro de una imposible victoria o abrazar al futuro gobernante para comprometerlo en alguna de sus andanzas.

A la par de estas incertidumbres subsiste una poblaci贸n que diariamente pierde derechos y calidades de vida; una desastrosa situaci贸n financiera, transitando los primeros pasos de un default ya iniciado; un triunfador electoral que se encuentra ante la trampa de respetar los plazos institucionales cuya continuidad agrava la situaci贸n del pueblo, o ser acusado de rupturista de los plazos institucionales de esta democracia.

Sobre la cotidiana p茅rdida de derechos y calidades de vida, la realidad de la vida la muestra con todos sus dolores. Del mismo modo se pone en evidencia en el fuerte incremento de los reclamos populares. Las calles son testigos de esa resistencia a ser ignorados u ocultados. Ello es evidente aunque traiga molestias a otros sectores importantes de la sociedad, que parecen no comprender el drama que ocurre en su alrededor.

La situaci贸n financiera se ha transformado en la muestra de la crisis. Un hecho parecido fue el detonante de lo ocurrido en el 2001/2002, cuando al ministro de Econom铆a Domingo Cavallo el sistema financiero internacional decidi贸 bajarle el pulgar y eso fue el fin del gobierno de la Alianza聽 que encabezaba Fernando de la R煤a.

Tras largos meses de negaci贸n de la actual crisis financiera, que los cr茅ditos del FMI permitieron disimular, el gobierno no tuvo m谩s remedio que mostrar la 鈥減unta del ovillo鈥 de los problemas que tiene. Hasta ahora los invisibilizaba, 聽los 鈥渕ercados鈥 fing铆an demencia y hac铆an como que le cre铆an mientras sacaban beneficios. Ahora la cosa no da para m谩s y hay que empezar a sincerar la situaci贸n.

Con un resultado electoral medianamente aceptable esperaba el macrismo transitar sobre aguas navegables hasta octubre, pero eso no fue posible. Vino el 鈥渁luvi贸n鈥 del 11 de agosto y ese plan vol贸 junto con las boletas macristas que no se depositaron en las urnas. Pensaron en volver a las retenciones agrarias, pero r谩pidamente fueron disuadidos de esa idea; luego imaginaron que los productores traer铆an en carretilla los d贸lares del exterior, pero tampoco hubo carretillas.

Les qued贸聽 como alternativa los 5.400 millones de d贸lares que, a mediados de setiembre, deber铆a transferir el FMI. El aviso de 聽Alberto Fern谩ndez, el candidato opositor, amplio vencedor en las elecciones primarias, cuestionando el destino -contrario a los proclamados objetivos del FMI- de esos fondos y las reuniones del gobierno con la delegaci贸n del FMI les hizo ver que no hab铆a garant铆as sobre la fecha y caracter铆sticas de esa remisi贸n.

El nuevo Ministro de Econom铆a, Hern谩n Lacunza, fue el encargado de dar una 鈥減astillita鈥 de realismo anunciando -entre varias ch谩charas- la extensi贸n de los vencimientos de las deudas de corto plazo con instituciones, no con personas. 聽A esos fines pagar铆an el 15% al vencimiento del t铆tulo, otro 60% a los 90 d铆as y el resto a los 180 d铆as, sin quitas de capital e intereses.

Nada de ello pone fin a esta crisis, sino que es una especie de bandera de largada de la misma. Su destino final es incierto. Ha comenzado un default (no pago) parcial, selectivo, leve, pero no pago al fin. En estos momentos est谩n lloviendo las negociaciones con entidades financieras.

Hay conocidos estudios de abogados que est谩n preparando los reclamos judiciales, por inconstitucionalidad, dada la modificaci贸n 鈥搒in acuerdo voluntario- de contratos por las inversiones que estas entidades hab铆an realizado. Como muchas empresas tienen fondos en esos bonos y 茅stos ahora no se pueden cobrar en su totalidad, crecen los riesgos de cortarse la cadena de pagos.

Esa medida fue acompa帽ada por otras decisiones que ahora han sido remitidas al Congreso y que dif铆cilmente se resuelvan en estas semanas previas a las elecciones del 27 de octubre. Entre esas medidas propone 鈥渞eperfilar鈥 (negociar, canjear) la deuda con el FMI, siempre 鈥揹icen- sin quitas de capital ni intereses. Lo que se propone es reestructurar la misma y en esa gesti贸n el gobierno se quiere abrazar con la oposici贸n. Todo esto parecen medidas que podr铆an haber sido justas y valiosas hace algunos meses atr谩s pero ahora suenan a manotazos de ahogado de quienes no saben d贸nde est谩n parados y de qu茅 modo asegurarse que el saqueo producido no sea afectado y sus art铆fices no sean juzgados por tal latrocinio.

Por 煤ltimo, los ganadores de las recientes PASO se encuentran ante la trampa de respetar los plazos institucionales, cuya continuidad agrava la situaci贸n del pueblo, o ser acusados de rupturistas de esta democracia. El paso de los d铆as y la comprensi贸n de los males que la continuidad del actual gobierno producir铆a, hace que muchos vayan cambiando su modo de pensar y reclaman que Macri y su equipo se vayan ya.

En situaciones como esta lo que se pone en juego es la mirada desde la cual se observa la realidad. Ello puede hacerse desde la gobernabilidad del sistema y sus instituciones. En ese caso tienen raz贸n los que piensan que los plazos son sacrosantos y deben respetarse sin chistar.

Tambi茅n se lo puede mirar desde la 贸ptica de la soberan铆a del pueblo, para ese supuesto 茅sta ya se expres贸 y terminar cuanto antes con el agravamiento de los dolores producidos, por esta continuidad, puede constituirse en una mejor opci贸n.

 

*Analista pol铆tico y dirigente social argentino, asociado al Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la)

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.