May 24 2006
1085 lecturas

Econom铆a

Argentina: ESPIONAJE A PERIODISTAS, FUNCIONARIOS, LEGISLADORES Y JUECES.

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Una grav铆sima operaci贸n de espionaje estall贸 en los 煤ltimos d铆as y con las horas parece ir creciendo. Detalles de la vida privada, incluyendo fotos y otros datos, de un alt铆simo funcionario del Ejecutivo, un ministro, un integrante de la Corte Suprema, un ex gobernador, un intendente, un ex secretario de Estado y un colaborador de la Presidencia de la Naci贸n fueron develados a trav茅s de correos electr贸nicos enviados desde direcciones que pertenecen a varios conocidos periodistas.

Es decir que a 茅stos les entraron a sus casillas de correo electr贸nico utilizando sus claves secretas y desde all铆 enviaron los datos sobre la vida privada de los funcionarios a toda la libreta de direcciones de los periodistas. En la Casa Rosada sostienen que se trata de una maniobra de espionaje realizada por la 鈥渕ano de obra desocupada鈥, la forma en que com煤nmente se denomina a los ex integrantes de la SIDE. Y, de hecho, sucede que buena parte de la informaci贸n aparece publicada en sitios de internet vinculados a los ex agentes.

No faltan quienes hablan de ex servicios trabajando a pedido de narcos y otros creen que podr铆an ser los miembros de los recientemente disueltos servicios de inteligencia de las Fuerzas Armadas.

La operaci贸n m谩s llamativa de espionaje de las 煤ltimas semanas se produjo en perjuicio del periodista del diario Clar铆n, Daniel Santoro. Entraron en su casilla de correo usurp谩ndole la 芦password禄 y robaron los textos de e-mails que se cruz贸 Santoro con el juez Daniel Rafecas, que est谩 cargo de la causa conocida como Vi帽as Blancas, en la que est谩n procesados dos serbios, Dejan Trsic y Dragoslav Ilic.

Pese a los graves cargos contra ambos, Rafecas les concedi贸 la prisi贸n domiciliaria: a Trsic por una operaci贸n y a Ilic para que le sirva de traductor. Pero ambos volvieron a la c谩rcel despu茅s de la escandalosa boda de Ilic en el hotel Four Seasons, lo que revel贸 su llamativo poder econ贸mico. La defensa de estos imputados est谩 a cargo de Jos茅 Manuel Ubeira y el ex comisario Juan Jos茅 Ribelli. El primero de ellos present贸 la copia de los correos electr贸nicos al Tribunal Oral 5 seguramente para pedir nulidades de las acusaciones contra sus clientes. Dijo que recibi贸 el material a trav茅s de un an贸nimo.

Ribelli tiene un antecedente curioso. A sus manos lleg贸 el famoso video del caso AMIA, filmado por hombres de la SIDE, y en el que se registr贸 la ilegal negociaci贸n entre el juez Juan Jos茅 Galeano y el imputado Carlos Telleld铆n. Ese elemento fue clave en el juicio oral y Ribelli tambi茅n afirm贸 en su momento que lo recibi贸 en forma an贸nima.

Jos茅 Manuel Ubeira fue el abogado de Ribelli en el juicio oral por el atentado contra la AMIA. Tambi茅n es el defensor de ex agentes de la SIDE que fueron separados de la central de inteligencia en tiempos de Fernando De Santiba帽es, durante el gobierno de Fernando de la R煤a. En aquel momento se produjo un enorme esc谩ndalo y algunos reclamaban ser propietarios de edificios de la SIDE. La causa sigue hasta ahora.

En los 煤ltimos d铆as, los casos de espionaje se multiplicaron. Tres periodistas 鈥揕uis Majul, Ernesto Tenembaum y Andr茅s Kliphan鈥 denunciaron que les entraron a sus casillas de correo electr贸nico, tambi茅n usurp谩ndoles las claves. Desde algunas de esas casillas les enviaron mails a todos los que figuraban en su libreta de direcciones y a trav茅s de esos correos remit铆an a p谩ginas de internet que, seg煤n parece, se suben a la red en Miami. En total, los 芦mails禄 mencionan ocho p谩ginas de Internet:

鈥 La 煤ltima es la que relaciona la nueva operaci贸n de espionaje con la anterior: est谩 dedicada al mismo Santoro y transcribe los mails con el juez Rafecas. Adem谩s, hace una larga enumeraci贸n de los funcionarios, jueces, fiscales y defensores que, en forma totalmente leg铆tima, le dan informaci贸n al periodista.

鈥 Hay una p谩gina dedicada a un ex gobernador, con fotos de su pareja actual y menciones a parejas anteriores. Lo m谩s asombroso es que estos mismos elementos estaban en una carpeta que se encontr贸 en uno de los domicilios del asesinado comisario Oscar Beauvais, a quien le pegaron cuatro tiros en la cabeza y lo tiraron en un zanj贸n del barrio Santa Catarina de Lomas de Zamora.

鈥 Hay una p谩gina dedicada a la vida personal de un miembro de la Corte.

鈥 Otro sitio se refiere a las relaciones privadas de un ex secretario de Estado.

鈥 La quinta p谩gina se refiere a un intendente del Gran Buenos Aires, lo denuncia por il铆citos, pero tambi茅n relata aspectos de su vida personal.

鈥 El sexto sitio es un largo listado de directivos de medios y periodistas, en su mayor铆a de Clar铆n y dos de La Naci贸n. Figura la direcci贸n de correo electr贸nico y, al lado, la clave secreta de acceso. De manera que cualquier persona que quiera entrar lo puede hacer accediendo a trav茅s de los webmails.

鈥 El s茅ptimo sitio est谩 referido a la vida personal de un secretario privado de los m谩s altos niveles del Ejecutivo.

鈥 Y la octava p谩gina est谩 dedicada a un ministro.

En todos los casos lo que se publican son 芦mails禄 supuestamente intercambiados por los propios funcionarios, algunos incluyen fotos, pero la casi totalidad del material est谩 centrada en la vida personal. Tal vez no sorprenda demasiado, pero anoche buena parte de la informaci贸n ya aparec铆a en un sitio adjudicado a ex hombres de la SIDE.

A lo largo del d铆a de ayer las denuncias no cesaron. El jefe de gabinete, Alberto Fern谩ndez, revel贸 que su casilla de correo electr贸nico fue violada varias veces y que 芦mails禄 enviados o recibidos por 茅l aparecieron en una p谩gina de ex hombres de los servicios de inteligencia y en otros dos sitios de internet.

De la investigaci贸n realizada se detect贸 que le introdujeron en su computadora un programa que transmite de inmediato lo que se est谩 tecleando y por esa v铆a le detectaron su password. Tambi茅n se determin贸 que al menos una de las p谩ginas en las que se publicaron los mails que le robaron es subida a la red en Miami. Por su parte, Tenembaum sostuvo que no s贸lo enviaron 芦mails禄 ap贸crifos desde su casilla, sino que 鈥揷omo en el caso de Santoro鈥 tambi茅n se difundieron correos que mand贸 y recibi贸.

Un perito consultado por este diario, propietario de una empresa de seguridad inform谩tica, sostuvo que no es dif铆cil realizar las operaciones de 芦hackeo禄. 鈥淪i un hacker argentino logr贸 meterse en la red del Pent谩gono cuando ten铆a menos de 20 a帽os, no es tan dif铆cil hacerlo con los sitios de periodistas y funcionarios 鈥搒e帽al贸 el experto鈥. M谩s a煤n teniendo en cuenta la poca cultura e inversi贸n en seguridad inform谩tica que existe en la Argentina. M谩s dif铆cil es lograr que, puesta en marcha una investigaci贸n, no se detecte de qu茅 computadora se hizo el 芦hackeo禄 y desde qu茅 servidor se difunde la informaci贸n obtenida. En general, se utilizan cibercaf茅s para las principales operaciones y luego p谩ginas de internet del extranjero鈥.

Un ex jefe de la SIDE de los tiempos del gobierno de la Alianza hizo el siguiente an谩lisis ante P谩gina/12: 鈥淒esde ya que la SIDE tiene tecnolog铆a para hacer esas operaciones. No creo que en este caso los protagonistas est茅n en actividad, porque los objetivos: un ministro, un integrante de la Corte, un ex gobernador, un secretario importante, no son objetivos a los que quiera perjudicar el gobierno. De todas maneras, las caracter铆sticas de lo ocurrido son propias de una operaci贸n de inteligencia, de manera que no me extra帽ar铆a que detr谩s est茅n ex cuadros de la SIDE o actuales cuadros que se manden un trabajo para alg煤n privado. Por otra parte, las p谩ginas con informaci贸n sobre la vida privada se refieren a algunos funcionarios que no gozan de la simpat铆a de los aparatos de inteligencia militar que en las 煤ltimas semanas est谩n siendo disueltos. Sin embargo, me inclino m谩s por la hip贸tesis de los ex cuadros de la SIDE鈥.

La escandalosa violaci贸n de la privacidad y las operaciones montadas a partir del acceso ilegal a las casillas de correo electr贸nico fueron evaluadas por un camarista federal: 鈥淓s como que se hayan metido en una oficina, abrieron un caj贸n y se robaran el contenido鈥.

* Periodista.
www.pagina12.com.ar

El diario Clar铆n inform贸 sobre este asunto en la misma semana:

NUEVOS CASOS DE ESPIONAJE ELECTR脫NICO A PERIODISTAS

Las claves de acceso a las casillas de correo electr贸nico de algunos periodistas de este diario y otros medios fueron violadas y algunas de ellas circularon ayer por Internet. El caso es tan grave que lleg贸 a difundirse correspondencia privada de algunos de los damnificados y hasta el propio jefe de gabinete, Alberto Fern谩ndez, admiti贸 haber sido v铆ctima de los denominados hackers.

El ataque inform谩tico generalizado comenz贸 a conocerse el domingo, cuando diversas personas empezaron a recibir 芦e-mails禄 supuestamente enviados por periodistas que no los hab铆an mandado. Esos 芦e-mails禄 remit铆an a siete p谩ginas distintas de Internet con supuesta informaci贸n sobre pol铆ticos y funcionarios. En una de esas p谩ginas figuraban las claves de acceso a su correo electr贸nico de algunos periodistas de este y otro diario.

El caso se suma a la reciente violaci贸n de la casilla de correo electr贸nico del periodista Daniel Santoro, de Clar铆n. Incluso se difundieron sus contactos 芦off the record禄 con un juez. En una de estas p谩ginas pod铆a verse ayer el contenido de los 芦e-mails禄 enviados y recibidos por Santoro durante al menos los dos 煤ltimos meses. En cambio, la informaci贸n sobre funcionarios o ex funcionarios parec铆a de vieja data.

Ayer, la mayor铆a de los involucrados eran partidarios de sumarse a la denuncia judicial que investiga el caso de Santoro y a la que Clar铆n se present贸 como parte querellante. Esta causa est谩 en manos del juez federal Guillermo Montenegro y el fiscal federal Carlos Stornelli.

El ataque producido el domingo fue denunciado inicialmente por el periodista Luis Majul en su programa televisivo. Ayer a la ma帽ana se sum贸 su colega Ernesto Tenembaum, por Radio Mitre. El mecanismo fue el mismo en todos los casos: alguno de sus contactos le preguntaba por el 芦e-mail禄 que supuestamente le hab铆a mandado el periodista. Y as铆, 茅ste se enteraba de que alguien se hab铆a metido en su casilla de correo. La primera medida que tomaron todos, obviamente, fue cambiar la clave de acceso o 芦password禄.

Aunque no est谩 legislada 鈥搗arios proyectos duermen en el Congreso鈥, la violaci贸n de la correspondencia electr贸nica es considerada por los jueces como la violaci贸n de la correspondencia epistolar, en papel. As铆 lo establecieron varios fallos. De este modo, se puede castigar penalmente, incluso con un a帽o de prisi贸n, a quien incurra en ese delito, previsto en los art铆culos 153 y 155 del C贸digo Penal.

芦Cada vez que se caldea el clima pol铆tico, hay tipos en el medio que se aprovechan para hacer estas cosas禄, expres贸 Majul a Clar铆n. Tenembaum dijo sospechar de gente vinculada a los servicios de inteligencia.

芦Tuve que mandar un mensaje a toda mi lista de contactos para explicar que yo no les hab铆a mandado el mensaje que hab铆an recibido禄, explic贸 Teresa Pacitti, otra periodista damnificada. Sus colegas debieron proceder de igual manera.

Un pol铆tico damnificado por la violaci贸n de su correo le explic贸 a Clar铆n c贸mo le 芦robaron禄 la clave hace un par de a帽os: 芦Me mandaron en un mensaje un documento adjunto que al querer abrirlo me preguntaba mi clave. La tipe茅 y ah铆 es cuando, sin saber, se las pas茅 a ellos禄, explic贸.

Los abogados de Clar铆n quieren que la Justicia encuadre el caso de Santoro como un acceso indebido a la base de datos del diario, es decir una violaci贸n a la ley 25.326 de Protecci贸n de Datos Personales. Con la maniobra se viol贸 la base de datos del correo electr贸nico del diario que 芦funciona como un conjunto organizado de informaci贸n, que posee valiosos y sustantivos contenidos de nivel period铆stico, como de sus anexos documentales禄 y que se encuentra protegido por un 芦sistema de confidencialidad禄, dice la presentaci贸n judicial.

Ayer sum贸 su preocupaci贸n la Uni贸n de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA). 芦Ante un nuevo hecho de persecuci贸n contra periodistas, la UTPBA reclama una urgente y estricta investigaci贸n que determine qui茅n o qui茅nes son los responsables de estos hechos que atentan contra los derechos m谩s elementales, como son el derecho a la privacidad y al secreto period铆stico禄, expres贸 el gremio de los trabajadores de prensa.

(www.clarin com.ar).

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.