Sep 19 2022
209 lecturas

Econom铆a

Argentina: existen otras estrategias para no beneficiar s贸lo a los especuladores

Es cierto que el mundo cambi贸 y Argentina tambi茅n, pero no al grado tal de creer que el plan del Fondo Monetario Internacional (FMI) debe ser el objetivo de un gobierno. Y menos entregar sus recursos naturales al capital extranjero y orientar toda la econom铆a a conseguir divisas a como d茅 lugar y a costa del consumo interno.

El acuerdo con el FMI parte de aceptar que los precios de los factores de producci贸n (capital, trabajo y recursos naturales) los determina el mercado, eufemismo que esconde la decisi贸n de los grandes operadores nacionales e internacionales en un pa铆s que produce bienes y servicios con serios atrasos tecnol贸gicos y d茅ficit estructurales, y que no puede competir sin el apoyo y direccionamiento del Estado.Georgieva felicit贸 a Massa por sus "pasos para estabilizar los mercados" | Perfil

El Estado es indispensable en la gran mayor铆a de la producci贸n nacional 鈥搒alvo aquella que depende del rinde por tener la tierra m谩s f茅rtil del mundo, donde m谩s toneladas se producen por hect谩reas de soja o de determinados minerales, m谩s algunos enclaves industriales, como puede ser la producci贸n de tr茅panos para perforar pozos, algunos segmentos de la industria automotriz o del laminado de acero o de aluminio鈥, pero aun as铆 con la necesidad de contar con energ铆a subsidiada para su realizaci贸n.

La l贸gica imperante en el plan del FMI es la b煤squeda y apropiaci贸n inmediata de la ganancia a cualquier costo, sin plantearse la situaci贸n de mediano y largo plazo, como si el mercado pudiera configurar el presente y ese presente el futuro. Se construye una sociedad a partir de la tasa de ganancia, que es la que permite en ese modelo comparar las inversiones: se invierte en aquello que genera m谩s ganancia y de esa manera se opta por producir caramelos en lugar de acero. Tambi茅n, si otras econom铆as generan mayor tasa de beneficio, se emigra hacia ellas.

En ese marco, son diametralmente distintas las funciones de un Estado en una econom铆a que en otra. En la primera, es imprescindible el rol planificador, orientador y regulador del Estado. Desde el punto de vista econ贸mico, para esa visi贸n de la econom铆a la principal funci贸n del Estado es regular, establecer las 鈥渞eglas de juego鈥 y controlar qu茅 es l铆cito y qu茅 es il铆cito, qu茅 es 鈥渂lanco鈥 y qu茅 es 鈥渘egro鈥. En el plan del FMI, el Estado debe evitar intervenir y, de hacerlo, s贸lo debe hacerlo en forma circunstancial ante ciertos 鈥渄efectos鈥 del mercado, cuando no se toman en cuenta las relaciones de fuerza dispares que puede haber entre sus operadores.

Estado ausente: Parir y morir a los 13 a帽os 鈥 Canal AbiertoEsto hace que el Estado ausente desorganice a la sociedad, la apropiaci贸n de lo que se produce y de sus recursos comunes. El Estado es, adem谩s de las instituciones, una relaci贸n entre las personas. Es una manera de vincularnos cotidianamente en torno a cosas que nos involucran a todos: la Patria, la sociedad, la educaci贸n, el intercambio de productos, la sanidad, el respeto, los procedimientos l贸gicos y morales.

Los capitales internacionales, en cambio, buscan cu帽as donde reproducir r谩pida y fuertemente su acervo, sin interesarle la consistencia y sustentabilidad de los mismos. Su pol铆tica es extractivista (petr贸leo, gas, minerales) y aprovechan la ventaja comparativa de las tierras f茅rtiles, a la par que se utiliza el endeudamiento para que la econom铆a argentina se subordine a esas pol铆ticas.

Es la l贸gica de la presi贸n de los 5.500 productores de soja y de las grandes empresas acopiadoras y comercializadoras de granos para obtener un d贸lar de casi un 40% por encima del oficial. Que el gobierno haya cedido, en lugar de decirles: 鈥淣o liquidaron en su momento, se les aumenta la tasa de derecho de exportaci贸n 10% por mes hasta que liquiden鈥, implica la justificaci贸n de la medida con el mismo argumento que los acopiadores.

El mismo es que la soja se vende al exterior casi en su totalidad, olvidando que la mayor铆a de los campos se arriendan en base al precio de la soja y que ese grano se utiliza en el forraje (afectando a la carne y a los productos l谩cteos) y en el corte del biodi茅sel de las empresas productoras locales, etc.

驴Ingenuamente se puede creer que el 30 de septiembre de 2022 termina el premio a la especulaci贸n? La l贸gica que prima es que 鈥渘os necesitan鈥 y, por eso, 鈥渧amos a presionar con el resto de la soja retenida (que supera las 10 millones de toneladas), con el ma铆z, con el trigo, etc.鈥, sabiendo que existe una relaci贸n inversamente proporcional entre el tipo de cambio (precio del d贸lar) y el salario real. Si se dan m谩s pesos por d贸lar, aumenta el precio de los alimentos y desciende el poder adquisitivo de todos los que tenemos ingresos en pesos.

Tambi茅n se equivoca el gobierno si cree que se va a estabilizar el d贸lar porque ofrece al capital extranjero el litio y los minerales raros de nuestra Puna, o el petr贸leo y el gas de Vaca Muerta, e incluye la extracci贸n de gas a 6.000 metros bajo el nivel del mar y a 307 kil贸metros de la costa marplatense por la firma estatal noruega Equinor.

O el acuerdo con Petronas, firma estatal de Malasia, para la construcci贸n de una planta de Gas Natural Licuado GNL - Energ铆a - World Energy Trade(GNL) que contempla una inversi贸n de 10.000 millones de d贸lares y que permitir谩, cuando la planta de GNL alcance su capacidad m谩xima, exportar unos 460 barcos anuales, lo que har谩 del GNL uno de los principales sectores exportadores y generadores de divisas del pa铆s.

Se genera riqueza para afuera, en lugar de hacerlo para el desarrollo de nuestra industria, nuestra producci贸n y nuestro consumo. Todo para conseguir el 鈥減apel verde鈥 que emite la Reserva Federal de los Estados Unidos que, lo peor, es que no se lo necesita, dado que:

  1. La deuda que se est谩 pagando fue generada con evasi贸n tributaria y fuga de capitales.
  2. Desde el 1掳 de enero de 2020 al 31 de julio de 2022, hubo un super谩vit comercial (las exportaciones superaron a las importaciones) de 29.818 millones de d贸lares, que el BCRA dilapid贸. Dentro de ese monto, deben contabilizarse 14.500 millones de d贸lares que el BCRA le vendi贸 a precio oficial (de 62 pesos en diciembre de 2019 a los 135 de julio de 2022) a un grupo de grandes empresas por supuestas o reales deudas, cuando la mayor铆a de ellas son las principales compradoras y fugadoras de divisas durante la gesti贸n de la coalici贸n neoliberal Cambiemos.

El gobierno cierra el circuito con otra vuelta de suba de la tasa de inter茅s, con lo que la situaci贸n se torna insostenible. Sumado al descontento popular, esto augura nuevas y m谩s profundas crisis, que se ir谩n repitiendo sistem谩ticamente mientras cae la producci贸n y se incrementa la pobreza.

La palabra 鈥渃l谩sico鈥 significa digno de imitar. Nuestros gobernantes deber铆an leer a Maquiavelo en El Pr铆ncipe, cuando asevera: 鈥淧orque, puesto que los hombres avanzan casi siempre por los caminos que otros han trazado y proceden en sus acciones imitando lo que otros han hecho, y puesto que es imposible mantener exactamente el mismo camino y alcanzar el mismo grado de virtud de aquellos a los que imitas, un hombre prudente debe tomar siempre los caminos que han seguido los grandes hombres e imitar a los que han sido m谩s ilustres, para que, si sus capacidades no llegan a igualarlos, por lo menos se le parezcan un poco鈥.

Entre los datos positivos que difunde el gobierno y el ministerio de econom铆a (presentados al FMI) est谩 el ingreso de unos tres mil millones de d贸lares entre pr茅stamos concedidos por parte del BID y del Banco Mundial, los que se han liberado en tanto y en cuanto el gobierno argentino ha otorgado concesiones como el mencionado d贸lar soja y otros temas que permiten postergar el proceso de devaluaci贸n general de la moneda, pero que aceleran el proceso de adecuaci贸n del tipo de cambio oficial a lo que requieren los grandes productores, exportadores y especuladores de la econom铆a argentina.

Por ello, la Directora Gerente del FMI destaca que 鈥渇elicit贸鈥 al ministro por 鈥渆stabilizar los mercados y revertir un escenario de alta volatilidad鈥, claro que concediendo la principal reivindicaci贸n del sector agroexportador de soja, al La inestabilidad pol铆tica en un escenario turbulentotiempo que destac贸 el 鈥渃ompromiso e impulso para lograr las metas del programa 鈥搎ue se mantendr谩n sin ser alteradas鈥 y los concluyentes avances logrados鈥, en materia de ajuste fiscal y monetario, como de acumulaci贸n de reservas internacionales.

La menci贸n de la Georgieva apunta a la inestabilidad pol铆tica generada por la corrida cambiaria de las 煤ltimas semanas.

Son se帽ales del poder mundial radicado en Washington que le otorgan aire pol铆tico al gobierno y que m谩s all谩 del debate entre dolarizar o devaluar, se acelera el proceso del ajuste y el deterioro de las condiciones de vida de la mayor铆a de la poblaci贸n, algo que se consolida con el dato de inflaci贸n que conoceremos esta semana respecto del 煤ltimo mes, que augura una inflaci贸n cercana a los tres d铆gitos.

La transferencia de ingresos que opera v铆a remarcaciones de precios y la consolidaci贸n del programa de ajuste con el FMI, demanda la emergencia de una alternativa pol铆tica que superen las opciones de gesti贸n del capitalismo

聽* Licenciado en Econom铆a, profesor de Pol铆tica Econ贸mica y de Instituciones Monetarias e Integraci贸n Financiera Regional en la Facultad de Ciencias Econ贸micas (UBA). Fue Director Nacional de Programaci贸n Macroecon贸mica. Analista senior asociado al Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la).

 

 

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.