Nov 13 2006
883 lecturas

Opinión

Argentina, historia vergonzosa. – VERDADES, MENTIRAS Y RESPONSABLES SUELTOS

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Pocas veces se ha visto en nuestro país, si es que alguna vez se lo ha visto realmente, un dictamen tan falaz como el que produjeron durante octubre los fiscales Alberto Nisman y Marcelo Martínez Burgos en el caso AMIA, y que ahora hace suyo el juez Canicoba Corral. Una sintética crónica de sus antecedentes nos dará una idea aproximada de la falta de veracidad de ese dictamen, y de la envergadura del atropello al Derecho y a las normas diplomáticas que se ha cometido con él.

La historia real de este episodio que nos averg√ľenza como argentinos es as√≠:

1.- En diciembre de 2001, siendo presidente de la Naci√≥n el Dr. Eduardo Duhalde y jefe de la SIDE el Lic. Miguel √Āngel Toma, viaj√≥ a EEUU el segundo, por orden del primero, para entablar conversaciones con la CIA y llegar a un acuerdo ¬ęde inteligencia¬Ľ entre ambos servicios.

2.- En dicha oportunidad, la CIA entregó a Toma un informe de inteligencia para uso de la SIDE, sobre el atentado a la AMIA.

3.- En base a ese informe, la SIDE efectuó sus recomendaciones al Ministerio de Justicia (Unidad Especial de Investigaciones sobre el caso AMIA), y éste lo elevó al juez Juan José Galeano a cargo de la investigación judicial en ese momento (enero de 2003). Para manejar ese asunto, Duhalde y Toma nombraron en la SIDE a un hombre de confianza de la CIA y el Mossad, el Ing. Antonio Stiusso, a cargo de la crucial sección de Contrainteligencia.

4.- El citado informe de la CIA-SIDE, del cual poseo una copia completa, contiene todas las fantas√≠as, falacias y malicias que luego se han blandido para acusar a Ir√°n, Siria, L√≠bano, Hezbollah y tambi√©n a mis defendidos se√Īores Edul, padre e hijo.

5.- De esa manera, pasó a ser verdad indiscutible (la historia oficial) para el juez Galeano (y luego Canicoba Corral), los fiscales, el gobierno argentino y todas las partes interesadas (AMIA, DAIA, Embajadas de Israel y EEUU, prensa adicta a ellos, etc.):

a)- Que el atentado había sido planificado desde Teherán, y ejecutado por Hezbollah.

b)- Que Siria y el Líbano necesariamente debieron prestar su colaboración.

c)- Que el atentado se cometió con un coche-bomba: la meneada pero nunca vista ni demostrada Trafic.

d)- Que su conductor fue el libanés Ibrahim Husein Berro (o Borro, o Brro), perteneciente a Hezbollah.

e)- Que Berro viajó desde Beirut a la Triple Frontera, donde fue recibido y escondido por células dormidas de Hezbollah, y luego traído por ellas a Buenos Aires.

f)- Que en Buenos Aires fue recibido y protegido por m√°s c√©lulas (no sabemos si dormidas o despiertas) de Hezbollah ‚Äďy se deja entrever que en ellas militaban mis defendidos Edul‚Äď, las cuales le proveyeron la Trafic adquirida a Telleldin gracias a las gestiones de Edul y por encargo del agregado cultural de la Embajada de Ir√°n, Mohsen Rabbani.

Para avalar tan temerarias afirmaciones, el informe de la SIDE s√≥lo menciona algunas llamadas telef√≥nicas efectuadas desde aparatos cercanos a la sede de la AMIA a n√ļmeros de la Triple Frontera y Beirut. El n√ļmero de tel√©fono de la capital libanesa al cual se llam√≥, seg√ļn afirma la SIDE pertenece a Hezbollah (¬°!), pero el gobierno liban√©s respondi√≥ que ese n√ļmero no existe, seg√ļn relato m√°s adelante. A la hora de dar las razones de sus dichos, la SIDE se limita a informar que sus fuentes fueron servicios de inteligencia extranjeros amigos.

6.- Con esa increíblemente débil base de información, el juez Galeano se apresuró a enviar un exhorto diplomático al Líbano y tres a Irán. Vale recordar que Galeano recibió el informe de la SIDE en febrero de 2003 y, sin efectuar ni solicitar comprobación alguna, libró los cuatro exhortos el 5 de marzo. En el exhorto al Líbano el juez solicitó datos sobre Berro y toda su familia. En cambio, de los tres exhortos a Irán, en dos solicita informes, pero en el tercero acusa directamente al gobierno iraní de albergar y proteger a elementos terroristas culpables del atentado a la AMIA.

7.- El 15-12-2003, el Líbano respondió detalladamente los pedidos de informes de Galeano. En su respuesta, ese país amigo afirmó entre otras cosas, que:

a)- Berro murió en una operación contra los israelíes en el pueblo de Talusa (sur del Líbano, invadido por Israel en esa época) el 8/9/1994 (fojas 114.977 del expediente principal), es decir, dos meses después del atentado a la AMIA, y que así consta en el Registro Civil de esa zona (fs. 114.980).

b)- El grupo Ansar Alah, que en el informe de la CIA-SIDE aparec√≠a reivindicando el atentado, es en realidad de origen palestino y no est√° registrado legalmente en el L√≠bano, pues posee la adhesi√≥n de s√≥lo ¬ęalgunos j√≥venes cuyo n√ļmero no supera las cien personas, todas de nacionalidad palestina, no tiene presencia de seguridad, son un simple s√≠mbolo pol√≠tico sin financiaci√≥n, su estructura es d√©bil y casi ausente del escenario pol√≠tico de los grupos palestinos, no registra ninguna acci√≥n militar o de seguridad en el L√≠bano, ni ha tenido ninguna aparici√≥n armada o enfrentamiento¬Ľ (fs. 114.979).

c)- Seg√ļn la respuesta de la Seguridad General (del L√≠bano) Ibrahim Husein Berro no registra ning√ļn movimiento de traslado al exterior durante su vida (fs. 114.981).

d)- Berro y sus hermanos (Assad, Mohamad y Yihad) no tienen antecedentes penales, salvo los pedidos de Interpol Argentina (fs. 114.982).

e)- Seg√ļn la respuesta de la Direcci√≥n General del Estado de las Personas, hay tres nombres Ibrahim Husein Berro, y ninguno de ellos naci√≥ el 26 de febrero de 1995, como consignaba el informe de la CIA-SIDE (fs. 114.983).

f)- Sobre el acusado por la CIA-SIDE, se√Īor Tormos, ¬ęse busc√≥ datos de Fuad Tormos, Abdala Tormos y Am√≠n Tormos, y no se encontr√≥ nada significativo, salvo los pedidos de Interpol Argentina¬Ľ (fs. 114.984).

g)- Sobre la Asociaci√≥n Al-Ishal Al Islamia, que la CIA-SIDE se√Īal√≥ como el grupo que alberg√≥ en el L√≠bano a Ibrahim Husein Berro en sus actividades ¬ęterroristas¬Ľ, la respuesta del L√≠bano se√Īala: ¬ęFue fundada en virtud de un permiso del Ministerio del Interior bajo n√ļmero 44/O, de fecha 28/3/1978, su sede est√° en Abu Samra, Tr√≠poli-norte, su presidente y fundador es el sheij Mohamad Rashid Miqati, doctor y orador de la mezquita Abi Samra, tiene un hijo doctor Raafat Miqati que es miembro de Concejo Municipal de la ciudad de Tr√≠poli. Sus objetivos son educativos dentro de la ley isl√°mica y la ley libanesa, sin dimensiones pol√≠ticas, y se vinculan con la secta sunnita Wahab√≠. No se confirm√≥ que en esa asociaci√≥n haya un socio de apellido Berro¬Ľ (fs. 114.984 / 85).

h)- El n√ļmero de tel√©fono, al cual la CIA-SIDE afirma que se llam√≥ desde la Argentina el 23-8-2001, no existe (fs. 114.986).

i)- En la Gu√≠a de Abogados del L√≠bano no existe el nombre de Mufid, a quien la CIA-SIDE sindicaban como ¬ęun brillante abogado liban√©s al servicio de Hezbollah¬Ľ (fs. 114.986).

j)- El L√≠bano informa a continuaci√≥n (fs. 114.988) sobre otros seis n√ļmeros telef√≥nicos requeridos pro Galeano:

– el 961-88707-0786 no existe;

– el 961-164-3588 corresponde a una f√°brica de cortinas, y aporta todos los datos comerciales necesarios;

– al 961-837139?, le falta un n√ļmero;

– al 961-03286286707 le sobra un n√ļmero

– al 961-8744? le faltan dos n√ļmeros;

– el 961-837-0798 pertenece a una se√Īora de Baalbeck, cuyo √ļnico antecedente policial es que tres veces denunci√≥ que le entraron ladrones a su casa.

(Conclusi√≥n: nunca le pidas a la CIA un n√ļmero de tel√©fono porque te lo dar√° cambiado: o no sirven ni par eso, o mienten hasta en eso).

h)- Sobre integrantes de la familia Al Reda (o Al Arreda), el L√≠bano informa que ¬ęno figuran inscriptos en la Direcci√≥n General del Estado de las Personas, que tampoco tienen direcci√≥n en el L√≠bano, y que s√≥lo se registra una entrada a ese pa√≠s de Jos√© Salman Al-Reda, nacido el 1-5-1975, colombiano, pasaporte N¬ļ 897.537, pero reci√©n el 15-5-200 y salida el 8-6-2000 hacia Hamburgo, Alemania, como comerciante, y luego regres√≥ al L√≠bano desde Viena, Austria. No hay ni hubo tel√©fonos a su nombre, ni fotograf√≠as, y nada se sabe de que haya emigrado en 1994, ni de presuntas actividades pol√≠ticas y menos de relaciones con organizaciones ligadas al terrorismo¬Ľ.

El resto de las afirmaciones que contiene el fantasioso exhorto de Galeano-CIA-SIDE tampoco pudo ser confirmado por las autoridades libanesas.

Aunque parezca increíble, ni el juez ni los fiscales han mencionado jamás esta respuesta definitoria del Líbano. De su sola lectura surge con toda claridad que el meneado informe de la CIA a la SIDE y, por lo tanto, el de ésta al juez y a los fiscales está saturado de falsedad y malicia. También los exhortos, necesariamente.

8.- Las numerosas comunicaciones enviadas por Irán a la Argentina sobre el tema AMIA, desde que recibió los exhortos de Galeano (2003), desde ya conviene aclarar que nuestro gobierno jamás respondió esas comunicaciones.

9.- Posteriormente, en 2004 el gobierno de Gran Breta√Īa se neg√≥ a mantener detenido al ex embajador iran√≠ en Buenos Aires, se√Īor Solemainpour (como lo solicitaba la Argentina), por considerar que nuestro pa√≠s no hab√≠a ofrecido prueba alguna sobre su presunta culpabilidad en el caso AMIA.

10.- A principios de 2005, la Asamblea General de Interpol realizada en Berlín, Alemania, luego de escuchar a ambas partes (la Argentina e Irán), decidió cancelar el pedido de captura internacional contra los doce funcionarios iraníes acusados por la Argentina, porque no había prueba alguna contra ellos.

11.- En su entrega del 17 marzo de 2006, la revista de la comunidad judía de Nueva York,Forward, de tendencia liberal y crítica de los atropellos del Estado de Israel, informó que:

‚Äď Como parte de su campa√Īa para aislar a Ir√°n, el Congreso y la administraci√≥n Bush est√°n presionando a los funcionarios argentinos y a los fiscales (Nisman y Mart√≠nez Burgos) para que acusen nuevamente al r√©gimen isl√°mico de Teher√°n por la voladura del centro comunitario jud√≠o en Buenos Aires (AMIA).

Altos funcionarios y asesores de congresistas (de EEUU) se han reunido recientemente con altos funcionario políticos y judiciales argentinos para urgirlos que acusen a los altos líderes iraníes de haber perpetrado el atentado que mató a 85 personas e hirió a más de 300.

‚Äď Los funcionarios norteamericanos est√°n muy interesados en enfatizar que Ir√°n es un ¬ęEstado que promueve el terrorismo¬Ľ. Como tal, la investigaci√≥n que est√° realizando la AMIA brinda una oportunidad para subrayar el potencial de Ir√°n para golpear a lo largo del mundo.

Como parte de los nuevos esfuerzos para presionar a la Argentina, el sub-secretario de Estado para los Asuntos del Hemisferio Occidental, Thomas Shannon, habría informado que ha ofrecido el apoyo de los Estados Unidos a funcionarios de Buenos Aires, incluyendo al presidente Kirchner, durante su visita al país sudamericano el 11 y 12 de enero (de 2006). Sus anfitriones respondieron con la promesa de alentar a los fiscales (Nisman y Martínez Burgos) para que emitan órdenes de arresto (contra los funcionarios iraníes), de acuerdo a fuentes argentinas que declinaron identificarse.

En una movida separada, un equipo de asesores de los congresistas recientemente pidieron a los fiscales Nisman y Martínez Burgos y abogados (de la AMIA y DAIA) del caso que expidieran una nueva acusación y nuevas órdenes de arresto.

12.- Desde esa fecha se han multiplicado las visitas de organizaciones sionistas de √°mbito internacional a la Argentina, para presionar a sus autoridades en el mismo sentido: que acusen urgentemente a Ir√°n. La urgencia de EEUU e Israel se debe, muy probablemente, a que en las pr√≥ximas semanas desean presentar una acusaci√≥n contra Ir√°n ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para justificar su eventual invasi√≥n ‚Äďu otras acciones ¬ępunitivas¬Ľ‚Äď. La decisi√≥n del juez y de los fiscales es una pieza muy importante en ese maniobra norteamericana-israel√≠.

13.- En tal contexto, y sin que se hayan obtenido pruebas, ni siquiera indicios nuevos, los fiscales Alberto Nisman y Marcelo Martínez Burgos repitieron una por una las falsedades del informe de la CIA-SIDE de 2003, y fueron más allá al acusar directa y explícitamente al gobierno de Irán de haber sido el autor intelectual del atentado a la AMIA. El juez Canicoba Corral se ha prestado a esa maniobra poco clara y demasiado irresponsable.

14.- En su nueva acusaci√≥n contra Ir√°n, los fiscales y el juez han cometido otro grave error: responsabilizan a nueve iran√≠es (seg√ļn el juez), de los cuales s√≥lo tres figuraban como acusados en 2003. De modo que, desde ya, est√°n reconociendo que en 2003 se acus√≥ falsamente a los otros nueve, a√ļn cuando ambos exhortos est√°n basados exclusivamente en el mismo informe de la CIA-SIDE. Eso es algo que no tiene explicaci√≥n racional alguna, y que puede costarle al Estado argentino muchos dolores de cabeza y, quiz√°s, una importante indemnizaci√≥n por da√Īos. Entre los 12 acusados del primer exhorto, figuraba uno que hab√≠a fallecido cinco a√Īos antes en Berl√≠n y ah√≠ estaba enterrado. El asunto fue el hazmerre√≠r de la Asamblea de Interpol el a√Īo pasado.

15.- Por si todo eso fuera poco, en las fs. 114.995 √° 114.997 del expediente judicial consta que el citado informe de la CIA, que fue la clave de esta verdadera aventura jur√≠dico-diplom√°tica, es absolutamente secreto y s√≥lo ha podido ser le√≠do por la SIDE (es decir, por el Ing. Antonio Stiusso), porque con esa condici√≥n de extrema confidencialidad fue entregado por el servicio de inteligencia de EEUU a su ¬ęcolega¬Ľ argentino. De modo que, ni el juez, ni los fiscales, ni el presidente de la Naci√≥, ni nadie, salvo Stiusso, conocen el texto de ese informe. Todo lo que se sabe de √©l es la interpretaci√≥n y las conclusiones que saca la SIDE de su lectura ultra secreta. De esa forma tan irresponsable, el juez y los fiscales han acusado ahora nuevamente a Ir√°n, como Estado, y a sus m√°s altas autoridades de gobierno de ser los autores del atentado a la AMIA.

Con todo lo expuesto, estimo que no queda duda alguna sobre la falsedad y la malicia del dictamen de los fiscales Nisman y Martínez Burgos que ahora ha hecho suyo el juez Canicoba Corral.

IR√ĀN: HABLAR CON UNA PARED

Seg√ļn la informaci√≥n oficial que me ha proporcionado el se√Īor encargado de Negocios de la Rep√ļblica Isl√°mica de Ir√°n, Dr. Mohsen Baharvand, ese pa√≠s amigo ha intentado dialogar con el gobierno argentino en numerosas oportunidades, para ofrecer su colaboraci√≥n en el caso AMIA, y nunca obtuvo respuesta alguna.

Hoy hago p√ļblica esta informaci√≥n reservada porque la Argentina se apresta a tomar decisiones que podr√≠an dejarnos en posici√≥n muy deslucida ante la comunidad internacional, y crearnos graves problemas pol√≠ticos en el futuro inmediato. Y lo hago con la esperanza de que el gobierno sopese bien sus pasos en los pr√≥ximos d√≠as, antes de tomar tales decisiones que ser√°n irreversibles.

La historia de esta triste y bochornosa actuación de nuestra Cancillería y de nuestro Poder Judicial es la siguiente.

Luego de recibir los exhortos de Galeano (2003), Ir√°n ofreci√≥ dialogar varias veces con la Argentina. Poco despu√©s, Gran Breta√Īa comprob√≥ que no ten√≠amos prueba alguna contra el ex embajador iran√≠, Sr. Solemainpour, y por ello lo liber√≥. A su vez, y como consecuencia ineludible de la nulidad del proceso que dict√≥ el Tribunal Oral N¬ļ 3, y la consiguiente absoluci√≥n de Telleld√≠n y los 4 polic√≠as, INTERPOL suspendi√≥ el pedido de captura internacional contra los 12 iran√≠es acusados por la Argentina.

Ante la protesta de la Argentina, INTERPOL llam√≥ a una audiencia a las partes que se efectu√≥ a principios de 2004, y a la cual asisti√≥ el se√Īor Baharvand por Ir√°n, y el primer secretario de la Embajada argentina en Par√≠s. En esa ocasi√≥n, Interpol decidi√≥ mantener la suspensi√≥n de las capturas, e inst√≥ a las partes a iniciar actividades de colaboraci√≥n mutua para esclarecer el atentado, pero el representante argentino anunci√≥ que √©l no estaba autorizado para aceptar esa propuesta.

Al promediar el a√Īo 2004, el nuevo juez de la causa AMIA, Dr. Canicoba Corral, insisti√≥ en el pedido de captura contra los 12 iran√≠es, por lo que Interpol decidi√≥ llevar el asunto ante su Asamblea General a realizarse en Berl√≠n, Alemania, a principios de 2005.

A dicha Asamblea de Interpol ‚Äďmencionada precedentemente‚Äď asisti√≥ por Ir√°n una delegaci√≥n presidida por Mohsen Baharvand, y por nuestro pa√≠s otra similar presidida por el embajador en Berl√≠n, Dr. Enrique Jos√© Candioti.

Cuando ya estaba claro que perderíamos la votación final en esa Asamblea, Baharvand propuso a Candioti mantener conversaciones bilaterales para iniciar un período de colaboración mutua e investigar el atentado. Nuestro embajador hizo la correspondiente consulta con Buenos Aires y recibió la orden de rechazar la propuesta iraní e insistir ante la Asamblea General de Interpol.

Tal Asamblea, luego de escuchar extensos alegatos de cada parte, decidió que nuestro pedido era ilegal. La votación fue contundente: 109 votos en contra nuestra, y sólo 5 a favor, con 9 abstenciones. Los cinco votos a favor fueron de EEUU, Israel, Argentina, Islas Marshall y Micronesia . Sólo nos apoyaron los dos estados interesados en acusar a Irán y autores del meneado informe secreto que usó la SIDE. ¡Un verdadero y doloroso papelón internacional que, con toda seguridad, repetiremos con la nueva e irresponsable acusación de Canicoba Corral, Nisman y Martínez Burgos!

En esa sesi√≥n de la Asamblea fue cuando, ante la insistencia nuestra de que se capturara a los 12 iran√≠es, un representante de Interpol le respondi√≥ ir√≥nicamente, y ante la risa de todos los asistentes, que ¬ęal menos en un caso es imposible hacerlo, porque uno de los 12 ‚Äďllamado Allamol Hoda quien, por otro lado, nunca hab√≠a estado en la Argentina‚Äď ha fallecido hace 5 a√Īos justamente ac√°, en Berl√≠n, y aqu√≠ est√° enterrado todav√≠a, y no se puede esposar a un cad√°ver que est√° bajo tierra¬Ľ.

De ah√≠ en m√°s, la Argentina mantuvo su decisi√≥n de acusar a los iran√≠es por el atentado. Ante ello, Ir√°n design√≥ un nuevo encargado de Negocios en la Argentina. Eligi√≥ para el cargo al propio Dr. Mohsen Baharvand, quien ya hab√≠a visitado nuestro pa√≠s en dos oportunidades para estudiar de cerca el caso. Baharvand arrib√≥ a Buenos Aires en abril de este a√Īo.

Por nota del 09-05-06, el nuevo representante iran√≠ solicit√≥ una entrevista con el canciller Jorge Taiana, para entregar una nota oficial de su gobierno. Nuestra Canciller√≠a a√ļn no ha respondido si concede o no dicha audiencia, ¬°y van 6 meses! Al no recibir noticia alguna sobre ese pedido, el 26 de mayo de 2006 el encargado de Negocios de Ir√°n solicit√≥ por nota audiencia con el vice canciller, Garc√≠a Morit√°n.

Esa entrevista se efectuó el 29 de mayo de 2006, con la presencia del nombrado García Moritán y de la ministro Viviana Johns, por nuestra Cancillería, y Mohsen Baharvand como encargado de Negocios de Irán en Buenos Aires.

Inmediatamente despu√©s, el 31-05-06, la Embajada de Ir√°n entreg√≥ a nuestra Canciller√≠a la nota oficial N¬ļ 3640 de su gobierno, dirigida al canciller Jorge Taiana, cuya vital y definitoria importancia en este tema me lleva a transcribir in extenso sus p√°rrafos centrales:

¬ęIr√°n y la Argentina mantienen relaciones diplom√°ticas desde hace m√°s de un siglo y nunca fueron tan graves (por malas) como en esta √ļltima d√©cada.

¬ęIr√°n y la Argentina, como dos pa√≠ses en v√≠as de desarrollo, influyentes e independentistas, merecen tener unas relaciones m√°s s√≥lidas y m√°s sostenidas que las actuales.

¬ęEs nuestra tarea tomar medidas para solventar (por aclarar) malentendidos y resolver los problemas existentes con mutuo respeto. Perm√≠tame hacer un repaso a la situaci√≥n actual entre los dos pa√≠ses.

¬ęHan sido incluidos los nombres de varios diplom√°ticos y s√ļbditos de la R. I. de Ir√°n en el caso de un terrible atentado terrorista en Buenos Aires, sin ning√ļn indicio ni testimonio. Lamentablemente, despu√©s de eso fue emitida la orden de detenci√≥n nacional e internacional de esas personas, con el fin de su extradici√≥n, por un juez cuya incompetencia ya fue comprobada por el Poder Judicial de la Argentina.

Esta cuesti√≥n ha creado una situaci√≥n que se ha podido formar con (por debido a) la intervenci√≥n de otros pa√≠ses que no siguen otro objetivo que (no sea) la distorsi√≥n de las relaciones entre los pa√≠ses independientes y el abuso de tales circunstancias, con continuas propagandas injustificadas contra la R. I. de Ir√°n en los medios de comunicaci√≥n. Ocurre todo esto mientras varias instituciones y Cortes (por Tribunales) nacionales e internacionales han afirmado el car√°cter arbitrario de las expresiones del juez argentino contra los s√ļbditos de la R. I. de Ir√°n.

¬ęExcelencia, ¬Ņc√≥mo es posible que el juez de investigaci√≥n de este caso haya sido destituido de su cargo de juez por acusaciones de corrupci√≥n y comisi√≥n de actos ilegales, como por ejemplo la desviaci√≥n de la investigaci√≥n de un acto criminal hacia otro camino distinto al de la Justicia, poni√©ndose en consecuencia en tela de juicio todos sus hallazgos, y absolviendo a todos los que hab√≠an sido acusados por √©l, quedando s√≥lo en vigor sus expresiones contra unos s√ļbditos y diplom√°ticos iran√≠es?

¬ęSin lugar a dudas, los gobiernos tienen, en una situaci√≥n clara como √©sta, la obvia responsabilidad, seg√ļn el Derecho Internacional, de no s√≥lo impedir el deterioro de las relaciones amistosas con otros pa√≠ses y la violaci√≥n del Derecho Internacional por sus propias instituciones nacionales, sino tambi√©n procurar evitar, seg√ļn sus compromisos adquiridos y tradicionales, cualquier acto que pudiera vulnerar el derecho natural de los individuos, e indemnizar adecuada y efectivamente esa infracci√≥n? Mucho sabr√≠amos agradecer si el gobierno argentino procediera a hacer lo necesario a este respecto.

¬ęPese al desagrado que hemos sentido, tanto mi gobierno como yo personalmente, por las infundadas acusaciones contra los s√ļbditos y diplom√°ticos de la R. I. de Ir√°n, le comunico que la R. I. de Ir√°n estar√≠a dispuesta, seg√ļn los principios y normas del Derecho Internacional, como el de no intervenci√≥n, la igualdad de soberan√≠a, el respeto mutuo y la observaci√≥n de los derechos fundamentales de las personas entre otros, a promover y desarrollar sus relaciones con todos los gobiernos del mundo y, especialmente, con la Rep√ļblica Argentina. En este sentido, y como la expresi√≥n de la buena voluntad del gobierno de la R. I. de Ir√°n, he dado instrucciones a mis colegas para facilitar las relaciones judiciales entre los dos pa√≠ses y, en cambio, espero que las autoridades judiciales argentinas, como es digno de toda autoridad judicial, eviten acusaciones infundadas contra ciudadanos iran√≠es, levantando asimismo las √≥rdenes de detenci√≥n emitidas por el ex juez del caso.

¬ęExcelencia, quisiera aprovechar la ocasi√≥n para presentarle al se√Īor Mohsen Baharvand, quien es un diplom√°tico especialista y con experiencia, como el nuevo encargado de Negocios de la Embajada de la R. I. de Ir√°n. Espero que con su env√≠o a Buenos Aires se abra un nuevo cap√≠tulo en las relaciones entre ambos pa√≠ses¬Ľ.

(Firma): Manouchehr Motakí, ministro de Relaciones Exteriores de la R. I. de Irán.

Como el pecador no arrepentido: ¬ęNo se oye, padre¬Ľ

Es difícil creerlo, pero esa nota de Irán, cuya importancia central nadie puede ignorar ni ocultar, no ha tenido respuesta de nuestro gobierno. Realmente es vergonzoso, tanto por la torpeza diplomática que ese silencio significa, como por el grado de obediencia a los deseos de Washington y Tel Aviv que denota.

De ahí en más, la Embajada de Irán solicitó las siguientes audiencias, a través de nuestra Cancillería:

‚Äď el 26-05-06, con el ministro de Justicia, Dr. Alberto Iribarne;

‚Äď el 26-05-06, con el presidente de la Unidad Especial de Investigaciones sobre la AMIA de ese Ministerio, Dr. Alejandro Sloker;

‚Äď el 26-05-06, con el fiscal Dr. Alberto Nisman (en los tres casos, para ofrecer la colaboraci√≥n de Ir√°n en la investigaci√≥n del atentado a la AMIA);

‚Äď el 06-06-06, con la senadora Cristiana Fern√°ndez de Kirchner y el diputado nacional Rafael Bielsa, para dialogar sobre las relaciones bilaterales;

‚Äď el 28-06-06, con el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde y el secretario de Culto, Guillermo Olivieri, para denunciar la discriminaci√≥n existente contra los iran√≠es y los musulmanes por motivo de su nacionalidad y religi√≥n (delito que est√° penado por nuestra ley 23.592). Sin respuesta hasta hoy;

‚Äď el 10-07-06, con el presidente de la Comisi√≥n de Relaciones Exteriores del Senado Carlos Alberto Reutemann, para dialogar sobre las relaciones bilaterales, y

‚Äď con el ministro del Interior An√≠bal Fern√°ndez, para ofrecerle cooperaci√≥n bilateral en cuestiones de seguridad.

Ninguno de esos pedidos de audiencia ha sido siquiera respondido por nuestra Canciller√≠a, a pesar de tener ya entre 4 y 5 meses de antig√ľedad.

En junio de 2006, el Dr. Baharvand logr√≥ dialogar con el entonces presidente del INADI, Enrique Oteiza, y denunci√≥ la discriminaci√≥n citada. Oteiza le respondi√≥ que el INADI no pod√≠a actuar porque la eventual discriminaci√≥n la hab√≠an cometido miembros del Poder Judicial, ante quienes ese Instituto de Lucha contra la Discriminaci√≥n no ten√≠a jurisdicci√≥n ni facultades. Aclaro que √©sa es una interpretaci√≥n muy particular de la ley 23.592 que cre√≥ el INADI, cuyo texto no hace distingos al respecto. Tambi√©n aclaro que la misma respuesta evasiva me dio el se√Īor Oteiza cuando yo denunci√© la flagrante discriminaci√≥n que sufr√≠an mis defendidos Edul padre e hijo, a manos de Galeano, Canicoba Corral, Nisman y Mart√≠nez Burgos.

Finalmente, el 31-10-06, la Embajada de Ir√°n envi√≥ al canciller Taiana la nota oficial N¬ļ 3688, en la cual el encargado de Negocios Baharvand expres√≥:

¬ę‚Ķ en referencia a la declaraci√≥n del fiscal Alberto Nisman del d√≠a 25-10-06, en la que realiz√≥ graves acusaciones contra el gobierno de la R. I. de Ir√°n, su ex presidente Ali Akbar Rafsanjani, varios miembros del Alto Consejo de Seguridad de la R. I. de Ir√°n y dos ex diplom√°ticos de esta Embajada en Buenos Aires, el gobierno de la R. I. de Ir√°n rechaza categ√≥ricamente estas acusaciones y reitera sus objeciones sobre los actos tomados por el fiscal argentino, demostrando (por, proclamando o afirmando) solemnemente que ni el gobierno de la R. I. de Ir√°n ni sus autoridades tienen ninguna relaci√≥n con el atentado terrorista contra la AMIA en 1994.

¬ęM√°s all√° de esta declaraci√≥n, esta Embajada desear√≠a apelar, a trav√©s del Ministerio de Relaciones Exteriores de la Argentina, ante Gobierno de la Rep√ļblica Argentina y al juez responsable de la causa, a fin de utilizar todas las leg√≠timas herramienta judiciales para prevenir la violaci√≥n de los principios de la ley internacional con respecto a la inmunidad de los Estados, de las personas y de las funcionalidades, en todo el territorio de la Rep√ļblica Argentina.

¬ęLas objeciones de la R. I. de Ir√°n no solamente se relacionan con el contenido y la sustancia de las acusaciones, sino tambi√©n con las formalidades y procedimientos del caso contra el gobierno y las autoridades de la R. I. de Ir√°n.

¬ęAlguien puede argumentar, inclusive tal vez de acuerdo con la ley argentina, que el Tribunal Oral no es competente para tratar casos en los cuales est√°n involucrados Estados extranjeros.

¬ęFinalmente, el gobierno de la R. I. de Ir√°n desear√≠a sugerir, como siempre lo ha hecho, que de acuerdo con los principios de la ley internacional, sus leyes internas y regulaciones, comenzar negociaciones con las autoridades argentinas a fin de clarificar todas las ambig√ľedades, siempre y cuando el debido proceso legal sea observado por el lado argentino¬Ľ.

Tampoco esta vital nota ha tenido respuesta por parte de nuestro gobierno.

Para concluir esta preocupante serie de desatinos e irresponsabilidades de nuestro Poder Judicial y de nuestra Cancillería, vale la pena consignar un detalle del dictamen acusatorio de los fiscales, hecho suyo por el juez Canicoba Corral. Nisman y Martínez Burgos aducen que tienen una nueva y decisiva prueba, en base a la cual solicitan a Interpol la captura de los (ahora) nueve iraníes. Esa prueba es la declaración de dos testigos clave, uno de ellos de apellido Mohadesín. Pero resulta que esos dos testigos están acusados de graves delitos, por lo que tienen orden de captura internacional emitida por Interpol.

Sin dudas, en esta oportunidad el papel√≥n ser√° may√ļsculo, y las consecuencias pol√≠ticas, muy serias.

————————————

foto

Abogado.
jglabake@telered.com.ar.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.