Feb 21 2015
1123 lecturas

OpiniónPolítica

Argentina: La marcha del silencio y choque de estrategias

Dos acontecimientos producidos el mi√©rcoles 18 le pusieron el sello en Argentina a la semana que termin√≥. Ellos fueron la ‚ÄúMarcha del Silencio‚ÄĚ y la inauguraci√≥n definitiva de Atucha II. All√≠ se pusieron en evidencia la fractura pol√≠tico-social y las diferentes estrategias en marcha.

Pocas veces podemos ser testigos de acontecimientos que en una sola jornada resumen el estado de ánimo existente en la sociedad y las estrategias adoptadas para afrontarlos. Sin embargo eso, a veces, ocurre y fue lo que pasó el reciente miércoles 18.

La Presidenta, que se hab√≠a tomado unos d√≠as de descanso y de paso celebrar su cumplea√Īos y el de su hijo M√°ximo, decidi√≥ que el 18 de febrero -previsto parala publicitada ‚ÄúMarcha del Silencio‚ÄĚ- har√≠a la inauguraci√≥n definitiva de la Central¬† Nuclear Atucha II. As√≠ quedar√≠an patentizadas las dos tendencias que hoy atraviesan la sociedad argentina y que muestran una profunda grieta cuyos rasgos principales ser√°n los grandes protagonistas del presente a√Īo. Por un lado el gobierno procurando mantener su discurso y su capacidad de gesti√≥n hasta el √ļltimo d√≠a de su mandato. Por el otro la prensa y el sistema judicial que ocupan el rol de la oposici√≥n montando un escenario donde las devaluadas fuerzas pol√≠ticas opositoras no hacen mucho m√°s que acompa√Īar.

Atucha 2

Desde la oposici√≥n ridiculizaron el acto realizado alegando que se trataba de la 3¬™inauguraci√≥n de la Central Nuclear de Atucha II. Cabe recordar que los dos actos anteriores correspondieron a aspectos parciales de la obra. En cambio la realizada el pasado mi√©rcoles (en Lima, Partido de Z√°rate, provincia de Buenos Aires) es la puesta en marcha del 100% de su capacidad. La integral puesta en marcha de Atucha II permitir√° sustituir importaciones de combustibles por 400 millones de d√≥lares al a√Īo.

Esta Central funcionar√° a base de uranio natural y agua pesada, aportando 745 megavatios el√©ctricos al SistemaInterconectado Nacional, de ese modo la energ√≠a nuclear que prove√≠a el 7% de nuestra demanda energ√©tica ahora aportar√° el 10% de la misma. Dicho acto se constituy√≥ en el s√≠mbolo de un gobierno que no est√° dispuesto a ceder espacios y que lucha denodadamente por mantener la iniciativa pol√≠tica, apoy√°ndose en su gesti√≥n y en un nivel ‚Äďno despreciable- de apoyo en sectores populares. ar cris en atucha

Mientras tanto sigue manifestando un significativo, aunque decadente¬†poder, respecto de intendentes y gobernadores. Cabe recordar que, en el mencionado acto, se observ√≥ una notoria ausencia de gobernadores dado que solo asistieron 10 de ellos. Con estas obras y otras reivindicaciones que el gobierno califica¬† como ‚Äúderechosadquiridos‚ÄĚ y convoca a defender, m√°s la fuerza legislativa que aspira consolidar e importantes presencias en otros niveles del aparato estatal, el kirchnerismo¬†conf√≠a en reunir la fuerza suficiente para ‚Äúatravesar el desierto‚ÄĚ del pr√≥ximo gobierno y poder volver en tiempos no lejanos.

‚ÄúMarcha del silencio‚ÄĚ

Desde la vereda de enfrente se mueve la oposición. Si bien el cambio de administración se concretará en las elecciones y por medio de los partidos políticos la realidad es que el centro de la escena opositora lo ocupan exponentesdel sistema judicial y la gran prensa. La marcha, convocada por un grupo de fiscales en homenaje a su colega Alberto Nisman, se realizó al cumplirse el primer mes de la muerte de quien acusara a la Presidenta, al Canciller y otros ciudadanos por encubrimiento en el atentado a la AMIA producido hace más de dos décadas atrás.

La movilización, que contó con una fuerte cobertura de prensa, fue significativa a pesar de una tormenta que venía amenazando y que se desató poco antes de la hora prevista para la iniciación de la marcha.

Para algunos medios de prensa porte√Īos se reuni√≥ medio mill√≥n de manifestantes, la Polic√≠a Metropolitana (del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires) y Clar√≠n estimaron la concurrencia en 400 mil personas, La Naci√≥n se√Īal√≥ que la cifra de las personas reunidas ser√≠a algo menor. Las fuerzas policiales que responden al gobierno nacional indicaron la presencia de unas 50 mil personas. El kirchnerista Luis D‚ÄôEl√≠a hizo su propio c√°lculo y, en Twitter, se√Īal√≥: 200.000 personas en la Ciudad de Buenos Aires. 150.000 en todo el pa√≠s (‚Ķ) Habla de una crisis de credibilidad de los medios hegem√≥nicos.

Sobre el contenido de la marcha no quedan dudas que no hubo m√°s banderas que una que encabezaba la movilizaci√≥n y que se refer√≠a al Fiscal muerto. All√≠ terminan las coincidencias. Desde los medios opositores, promotores de la movilizaci√≥n, refieren que el silencio solo fue roto por los gritos de ‚ÄúArgentina‚ÄĚ y ‚ÄúJusticia‚ÄĚ. Desde el oficialismo, An√≠bal Fern√°ndez y D‚ÄôEl√≠a, se√Īalaron la existencia de virulentas y agraviantes consignas contra la Presidenta.

ar marcha del silencio1En esta oportunidad tambi√©n en el interior se hizo notar este reclamo. Pr√°cticamente hubo movilizaciones en todas las grandes ciudades, siendo las m√°s numerosas las realizadas en Mar del Plata, Bah√≠a Blanca, C√≥rdoba, Rosario,Santa Fe, Salta, Mendoza. La Marcha fue encabezada por los 9 fiscales convocantes y el titular del gremio de Judiciales, Julio Piumato, quien fue el √ļnico que habl√≥ para agradecer a los presentes desde un placo levantado en la Plaza de Mayo frente a las oficinas donde trabajaba Nisman. Detr√°s iban la jueza Sandra Arroyo Salgado, ex esposa de Nisman, junto a su hija mayor, una t√≠a y la madre del Fiscal. En un lugar secundario y en medio del p√ļblico se ubicaron los pol√≠ticos que s√≠ tuvieron un lugar destacado en los medios de prensa.

El sujeto social de esta Marcha, que se transform√≥ en eje de la oposici√≥n, estuvo mayoritariamente integrado por sectores medios. Tampoco es la primera vez que estos sectores hacen una importante exhibici√≥n de fuerza callejera. Ello ocurri√≥ en otros momentos hist√≥ricos y tambi√©n durante la vigencia del kirchnerismo. En estos √ļltimos a√Īos se manifestaron en una marcha en el 2004 protagonizada por el ‚ÄúIngeniero‚ÄĚ Juan Carlos Blumberg pidiendo un C√≥digo Penal m√°s duro, ante el secuestro y muerte de su hijo. Tambi√©n se lo observ√≥ en la gigantesca movilizaci√≥n, en julio del 2008, con motivo del conflicto con el campo y m√°s recientemente en los cacerolazos de noviembre de 2012 y abril 2013, contra el gobierno de Cristina.

Pero en otros tiempos hist√≥ricos ya se conocieron fen√≥menos semejantes. En los d√≠as previos al memorable 17 de octubre de 1945, que diera origen al peronismo, el 17 de setiembre y 12 de octubre, se vio marchar en forma conjunta a una amplia franja de la sociedad (radicales, conservadores, socialistas y comunistas) para pedir ‚Äďen las marchas de la ‚ÄúConstitucii√≥n y la Libertad‚ÄĚ- que el gobierno pasara a la Corte Suprema de Justicia. El d√≠a de Corpus Christi de 1955 -11 de junio, 5 d√≠as antes del bombardeo a la Plaza de Mayo- desde la Iglesia Cat√≥lica se convoc√≥ una gigantes marcha y el 23 de setiembre de 1955, se reuni√≥ una multitud en la Plaza de Mayo festejando el triunfo del Golpe de Estado contra Per√≥n.Ante el agotamiento de los tiempos del kirchnerismo y las dificultades para su remozamiento y continuidad, habr√° que ver qui√©n es capaz de ocupar pol√≠ticamente el espacio abierto por estas fuertes expresiones de masas.

Reservas realesreservas dolares

Mientras en la superficie pol√≠tica transcurr√≠an los hechos relatados, en los datos duros de la econom√≠a, all√≠ donde la √ļnica verdad es la realidad, ocurren cuestiones de las que muy poco se habla aunque a muchos preocupa. Adem√°s de las dificultades para conseguir divisas para importar, la econom√≠a que no crece y la inflaci√≥n que no afloja, hay una cuesti√≥n sobre el cual varios economistas no dejan de posar sus ojos. Se trata de nuestras reservas netas. Estamos satisfechos porque los datos oficiales nos dicen que las Reservas del Banco Central se han estabilizado por encima de los 30 mil millones de d√≥lares.

Algunos estudiosos del tema sostienen que las reservas reales son apenas un poco m√°s de un tercio de las cifras indicadas. Seg√ļn estos analistas ellas rondar√≠an los 11 mil millones de d√≥lares. Otros, con diferentes modalidades para analizar los datos oficiales las elevan a poco m√°s de 15 mil millones, es decir la mitad de las cifras ofrecidas por el Banco Central. A este dato cabe agregar que los vencimientos revistos para el a√Īo en curso rondan los 14 mil millones, lo que obliga a pensar en la necesidad de contraer nuevos empr√©stitos para llegar hastael fin de a√Īo o emitir bonos para cubrir esas necesidades.

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario