Oct 30 2023
125 lecturas

Pol铆tica

Argentina: los caminos del balotaje

M谩s all谩 de las debilidades de 茅sta -la democracia actual argentina- por su falta de respuestas eficientes a la cruda realidad que nos rodea, la primera vuelta fue una elecci贸n muy significativa, donde muchos y variados temas 聽aparecieron en el escenario: los detalles de las fuerzas intervinientes, la participaci贸n y los datos generales de tipo electoral; las tendencias predominantes en el territorio; la superaci贸n de los 鈥渃isnes negros鈥 y la cuesti贸n de la moral.

: los escenarios que se abren para el balotaje entre Massa y Milei

Sorpresa en primera vuelta electoral en Argentina

Despu茅s de la impasse con los resultados de las Elecciones Primarias Abiertas Simult谩neas y Obligatorias (PASO) de agosto, volvi贸 a ratificarse que el peronismo tiene su n煤cleo duro en el conurbano bonaerense. Un solo dato consolida esta apreciaci贸n: Massa aventaj贸 a Milei -en el recuento general- por 1,7 millones de votos, de los cuales 1,5 millones constituyen la diferencia que le sac贸 en el Gran Buenos Aires.

A ese dato hay que incorporarle otra novedad, Massa tambi茅n gan贸 en el interior rural de esa Provincia, de modo tal que -pr谩cticamente- la totalidad de la diferencia con Milei la arranc贸 all铆. El peronismo mantuvo su hegemon铆a en el 谩rea patag贸nica y recuper贸 su primac铆a en las provincias del Noroeste y nordeste. La 煤nica regi贸n que se mantuvo esquiva a la hegemon铆a del peronismo fueron las provincias del centro (particularmente Mendoza, San Luis, C贸rdoba, Santa Fe y Entre R铆os), donde Milei y Patricia Bullrich se repartieron los favores del voto.

En las semanas previas se produjo un aluvi贸n de malas noticias para el gobierno, varias de ellas fogoneadas desde la oposici贸n. Algunas, como las cuestiones econ贸micas (la inflaci贸n, entre ellas) son estructurales, ven铆an de vieja data y parecen -desgraciadamente- estar 鈥渘aturalizadas鈥. Pero hab铆a otras originadas en el aprovechamiento opositor de errores oficialistas o probables 鈥渃ostumbres鈥 de variadas fuerzas del espectro pol铆tico realizando pr谩cticas corruptas para el financiamiento pol铆tico.

Queda en el aire una sensaci贸n extra帽a en el sentido que da la impresi贸n que en el terreno de la actual modalidad del accionar pol铆tico rige una especie de amoralidad donde estas cuestiones -junto a muchas otras, a煤n m谩s repudiables- quedan fuera de consideraci贸n. Si bien se trata de un debate de tipo 茅tico o moral, no estar铆a mal que fuera incorporado a la consideraci贸n pol铆tica porque no quedan dudas que ese tema influye en el 谩nimo general, plagando de oportunismo y justificaciones el accionar cotidiano de la mayor parte de la dirigencia.

Filosof铆a: junio 2018La mayor parte de la campa帽a, fundamentalmente los spots televisivos, los reportajes a los candidatos y los debates oficiales entre ellos, estuvieron llenos de aseveraciones gen茅ricas, sin penetrar en los problemas, menos a煤n en las propuestas de soluciones. Algunas excepciones se pueden encontrar en las presentaciones de Juan Schiaretti y Myriam Bregman. El primero, mostr谩ndose como un claro defensor del modelo vigente, esboz贸 algunas cuestiones de gesti贸n, reivindicando -desde el 鈥渃ordobesismo鈥- al federalismo. Es destacable que, esas actuaciones, le permitieron duplicar su votaci贸n de las PASO.

En lo que respecta a Bregman, pudo volcar algunas ideas de un Programa de la Izquierda parlamentaria, todo lo cual le permiti贸 crecer un poco respecto de su votaci贸n de las PASO, aunque en cifras exiguas. Massa recuper贸 ideas y gestos tradicionales del peronismo: reivindicaci贸n de los trabajadores y los m谩s humildes, acuerdos con la CGT y las organizaciones sociales oficialistas, todo ello dentro de un discurso presidenciable convenientemente moderado.

De lo que no se habla

De todos modos, los aspectos m谩s importantes se encuentran en las cuestiones y temas NO dichos en la campa帽a, como si fuera un acuerdo t谩cito una serie de asuntos vitales, pr谩cticamente no existieron en la campa帽a electoral. Hacer una recorrida por algunos de esos temas nos hablar谩 del porqu茅 crece el descontento respecto a las pol铆ticas estatales. El principal tema, que no estuvo presente en esta campa帽a, es la pol茅mica sobre la perspectiva que estemos en el camino de un suicidio colectivo, poniendo en riesgo el futuro del planeta, como casa com煤n de las pr贸ximas generaciones.

El modo en que se est谩 atentando contra la justicia social ambientaria, con la complicidad de las grandes potencias, deber铆a ser motivo de preocupaci贸n de todo el universo, sobre todo de aquellos que aspiran a tener responsabilidades en el dise帽o y ejecuci贸n de pol铆ticas estatales. Casi no se escucharon voces sobre la influencia del FMI en las pol铆ticas econ贸micas que nos hacen perder soberan铆a y hunden en la miseria a buena parte de nuestro pueblo. No se habl贸 del modelo productivo que se aplica en nuestro pa铆s. De la brutal concentraci贸n de opulencia que se ha ido generando. Del extractivismo de nuestras riquezas de la tierra, los minerales, forestales y de todas las maravillas que podemos producir.

No entr贸 en la agenda del debate el rol de las grandes corporaciones econ贸micas que chupan el trabajo de los argentinos. Son esas mismas corporaciones las que definen -en funci贸n de sus intereses- el sentido de gran parte de nuestras infraestructuras: puertos p煤blicos y privados, v铆as de transporte mar铆timo y terrestre. No se hizo referencia al modo en que se escandalizan los poderes econ贸micos cuando dirigentes -con conciencia ambiental e intereses patri贸ticos- le pusieron l铆mites al avance de los glifosatos y otros productos que son la base de sus agro negocios que los enriquecen a ellos y atentan contra la salud del pueblo.

Tampoco se profundiz贸 la discusi贸n o propuestas sobre salud, educaci贸n o vivienda. Tal vez, el aspecto m谩s rico fue producido por algunas extravagancias de Milei como los 鈥渧ouchers鈥 o cheques educativos, un remedio a la crisis educativa que da la impresi贸n que parece ser peor que la enfermedad. No hubo mayor preocupaci贸n para encarrilar el sistema educativo detr谩s de objetivos nacionales propios y no de los intereses del poder y las academias, que hoy lo terminan definiendo.

Por 煤ltimo, rein贸 el silencio respecto a la situaci贸n de los pueblos originarios, a pesar de estar vigente la lucha del Tercer Mal贸n de la Paz, que vino desde Jujuy denunciando los estropicios y persecuciones del gobernador Gerardo Morales y sigue acampando en Buenos Aires, a metros del Palacio de Justicia, reclamando por derechos que les son negados. No es casual que fueran reprimidos ante reclamos frente a locales radicales.

Las perspectivas del balotaje

Ya estamos en camino a la segunda vuelta, mientras crecen los rumores sobre un retiro -muy improbable- de Milei, los datos reales apuntan en otra direcci贸n.聽Rompiendo a la mayor铆a de las estimaciones existentes, Massa no solo se ubic贸 primero, sino que le sac贸 cerca de siete聽puntos de diferencia a Milei. Esa diferencia, a la par de los dem谩s resultados, ubica a Massa en las mejores condiciones para alzarse con la victoria y ser el pr贸ximo Presidente el 19 de noviembre.

Patricia a presidente | Perfil

Bullrich sugiri贸 que Juan Schiaretti baje su candidatura

Analizando a las tres fuerzas (Patricia Buillrich, Schiaretti y la izquierda) que quedaron fuera del balotaje y los espacios sociales y pol铆ticos que ellos abarcan, se pueden se帽alar algunos indicios sobre la distribuci贸n de eso votos en esta segunda vuelta. El caso m谩s importante y complejo es caracterizar el espacio y las expectativas de quienes votaron a Patricia y la coalici贸n neoliberal Juntos por el Cambio (JxC).

Esa fuerza reuni贸 cerca del 24% de los votos. Si esos votos fueran 铆ntegramente a algunos de los candidatos en disputa, 茅se ser铆a el ganador. Pero sabemos que eso no ocurrir谩, una por tratarse de una coalici贸n con intereses distintos; lo otro porque, aunque sus autoridades partidarias tomen una decisi贸n, el que ejecuta esa orientaci贸n lo decide y solito鈥 en el cuarto oscuro y -por 煤ltimo- porque es Massa quien viene con el aura de ganador.

Para quienes votaron por JxC se abren diferentes alternativas. El voto m谩s duro, vinculado a Bullrich y la parte del PRO que mantiene sus simpat铆as por Mauricio Macri, es probable que vote por Milei. En el mejor de los casos -para Milei- all铆 no podr谩 volcarse mucho m谩s de un tercio de los votantes de Patricia, Juntando esos votos con los que ya tiene Milei, resultan insuficientes para triunfar en segunda vuelta. Los apoyos que podr铆an venir de los espacios que apoyaron a Schiaretti y la izquierda, tienen un volumen poco significativo y no mueven el amper铆metro de los apoyos a Milei. De no aparecer alg煤n fen贸meno muy extraordinario, hay muy escasas posibilidades que Milei logre superar el 50% m谩s uno, para ser Presiente.

Muy distinta es la situaci贸n de Massa, donde solo con una parte del voto radical (que no votar谩 a Milei) y con algunos apoyos de quienes optaron por Schiaretti y aportes de la izquierda, tiene la mayor铆a necesaria para ser Presidente. Estas son apreciaciones que no niegan que, en el medio, habr谩 innumerables negociaciones y rumores, pero las caracter铆sticas del componente social y pol铆tico de las fuerzas hacen parecer que estas tendencias puedan ser las predominantes. Esto es respecto a las elecciones, pero ahora ser谩 necesario irse preparando para atender a la realidad y las perspectivas para los pr贸ximos cuatro a帽os.

 

*Analista pol铆tico y dirigente social argentino, asociado al Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la)

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *


El periodo de verificaci贸n de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la p谩gina.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.