Jul 19 2004
1313 lecturas

Política

Bolivia acaso apagó la mecha sólo para acopiar pólvora

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

De traje oscuro se vio -en la cadena de TV estadounidense CNN- al presidente Carlos Mesa dirigir un «profundo y emocionado» mensaje a sus conciudadanos.En efecto, los bolivianos -más de «demostrar al mundo»- se dijeron a sí mismos que no constituyen una sociedad quebrada y conforme con la hipoteca que pesa sobre su futuro.

Se dijeron además que prefieren la paz a la violencia. Pero ¿algunas vez quizo el pueblo de ese país la violencia? Conviene tener presente que la violencia popular -en Bolivia y en cualquier sociedad- es semejante a la fiebre que opera como defensa ante un virus inoculado en el cuerpo social por sus sectores dominantes o la intervención foranea en sus asuntos. Factores ambos dignos de consideración en esa república forzadamente mediterránea.

Los datos preliminares confirman -señala Bolpress- que un sector mayoritario de la población respondió afirmativamente a las tres primeras peguntas del referéndum, lo que quiere decir que entre el 80 y 90% de la población está de acuerdo con abrogar la ley de hidrocarburos de Gonzalo Sánchez de Lozada, recuperar los hidrocarburos en boca de pozo y dar nueva vida a YPFB. Un porcentaje elevado se opone a exportar gas y a negociar ese energético con Chile.

 
Lo que dice el referendo

Al caer la noche en el altiplano, según datos extraoficiales, la la abstención bordeaba el 50 por ciento del electorado y el voto blanco y nulo se acercaba al 2 por ciento.

 
Las proyecciones de los primeros resultados difundidos verificaron una mayoría absoluta de respuestas positivas para las tres primeras preguntas sometidas a la ciudadanía. Éstas se refirieron a la anulación de la ley de hidrocarburos vigente -calificada por los analistas de neoliberal-; la recuperación de la propiedad estatal de esos recursos al salir a la superficie; y a la refundación de la empresa estatal, Yacimientos Petrolíferos Bolivianos.

No resulta nítido, ni mucho menos, el apoyo al gobierno en las últimas dos respuestas, exportar el gas y utilizar el combustible para negociar -con Chile- una salida soberana al mar.

 
Según la cobertura de la televisicon boliviana, más de un tercio del electorado no acepta que Mesa negocie el gas con Chile y otro 20 por ciento rechaza la propuesta respondiendo en blanco o nulo. También alrededor del tercio de los votantes eligió no exportar gas, mientras que los votos nulos y en blanco suban casi un 25 por ciento.

 
Tampoco se desprende de los resultados extraoficiales un triunfo irredargüible de la posición del MAS y su líder, Evo Morales, que llamó a votar a favor en las tres primeras preguntas y no a las dos restantes.

Según algunos analistas y sectrores dirigentes de los movimientos políticos y sociales bolivianos, la cuidadosa redacción de las preguntas permiten interpretar los resultados incluso de manera contradictoria -según el punto de vista de quien lo haga-. Realmente lo que asoma tras la jornada electoral es un poco de tiempo más para que Mesa termine de diseñar una política para su gobierno y para el gas.

Desde luego se descarta que no habrá nacionalización, sino más bien se procurará una capa de maquillaje que permita a las trasnacionales instaladas -la más importante es la españoa REPSOL -YPF- continuar a cargo del negocio con una tal vez pequeña participación de la empresa estatal.

Mesa necesita tiempo, los movimientos sociales necesitan aliviar su estado paupérrimo y comenzar a visualizar el futuro: no tienen tiempo. Quizá en la jornada del domingo Boliovia apagó la mecha, ojalá no haya sido para acumular más pólvora. Y eso lo sabremos en las próximas semanas.

—————————–
Fuentes

www.cnn.com

www.bolpress.com

www.prensalatina.com.mx

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.