Feb 7 2006
1043 lecturas

Opinión

CARICATURAS, DERECHOS Y TOLERANCIA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Multitudes en Bangkok, reacciones en Polonia, tumultos en Jordania, periodistas con las barbas en remojo en Francia; la embajada chilena incendiada en Damasco, la Casa Blanca comprende, dice, a los musulmanes. Boicot a productos europeos. Explicaciones que no satisfacen. Indignación.

Lo concreto es que el islamismo no ve con buenos ojos la reproducción de la figura humana y prohibe en forma terminante la del profeta. ¿La razón? Atendible: se trata de atajar a la tentación de la idolatría.

El judaísmo y muchas confesiones cristianas comparten este mandato. Quienes siguen los cultos que surgieron tras la rebelión luterana podrían, sin pecar en absoluto de maledicencia, calificar a los «romanos» de idólatras por esa costumbre de llenar sus templos con cuadros de vírgenes y santos de yeso ante los que se arrodillan cotidianamente miles de fieles para pedir distintos favores –en especial salud y trabajo, que para el amor acuden a brujas y hechiceros– o derechamente que intercedan por ellos ante el creador de las cosas.

Cuando las protestas de la grey que reza a Alá subieron de tono, no pocos periódicos reprodujeron las viñetas originales como una forma de protestar contra el «oscurantismo», «la intolerancia», el «atraso» de esas «hordas» musulmanas y defender la libertad e independencia de la prensa. Está por verse si tal decisión –tan poco sabia como atendible– no sufrió la influencia de un diablo ocioso que susurró al oído de un editor u otro: «publícalas, aumentarán las ventas».

foto
La fe herida de los que tienen al Corán como el novísimo y último Testamento, dictado a Mahoma por la divinidad, es comprensible. En la última década se los ha golpeado mucho: en Bosnia, ex Yugoslavia, en Iraq dos veces, en Afganistán, en Palestina, en India. No siempre las razones de la golpiza (si existieren razones para una golpiza) han sido atendibles; es perfectamente lúcido, al contrario, pensar que se basaron y basan en gruesas mentiras. Y se los golpeó y golpea, en sus casas.

Nunca, que sepamos, la prensa musulmana ha tildado al conglomerado de santos y profetas cristianos de asesinos fanáticos ignorantes –o insinuado siquiera que lo sean–. ¿Tendrían razón si lo dijeran al menos de alguno?

Pero Occidente –saco donde meten a América Latina, dicho sea de paso, aunque sea en calidad de patio trasero o sempiterno e improbable futuro– tiene las cosas claras: los otros son los inferiores. La razón, hace unos cuantos siglos, puso al ser humano en el centro de todo y fuera de la naturaleza; por ello en la práctica no todos los seres humanos son personas humanas. Los más son fuerza de trabajo, plusvalía que gozosa se derrama de empresa a empresa y por banco y banco.

Lo que, es cierto, no autoriza a los hermanos musulmanes a a ponernos a todos lo no creyentes en la misma picota para construir el diseño perfecto de un teorema sin solución. Alguien dijo que una creencia es respetable cuando aprende a tolerar. Extrapolando el criterio podríamos decir que un sistema económico es digno cuando no persigue el hambre de los demás.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.