Sep 19 2007
1368 lecturas

Cultura

CARTA A MI HERMANO LEONARDO

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Querido hermano, no se si es racional escribir una carta a qui√©n no puede responderla. Han pasado tantos a√Īos‚Ķ tu recuerdo se va convirtiendo en un mito entre lo que mi mente abriga, lo que Camilo me ha contado, lo poco que el pap√° habla‚Ķ Y el fr√≠o informe donde el Estado chileno te reconoce ‚Äúv√≠ctima‚ÄĚ. Siempre me ha cargado la famosa palabra esa, durante muchos a√Īos guard√© silencio sobre tu partida, incluso muchos cercanos se sorprendieron cuando comenc√© a hablar de tu existencia‚Ķ

No quer√≠a la l√°stima de personas ajenas a lo que signific√≥ que nos arrebataran tu presencia. Quiz√°s la juventud me hac√≠a ser m√°s arrogante y me com√≠ el dolor solita. Hoy, con el pasar de los a√Īos, necesito de todos esos abrazos soles que entibian el fr√≠o producido por el dolor de la p√©rdida y, entonces, me desnudo. Dejo el dolor aflorar, las l√°grimas salir, me dejo abrazar‚Ķ Consolar no. Imposible encontrar consuelo.

Un viernes 14 de septiembre de hace 34 a√Īos dejaste un vac√≠o en las vidas de todos quienes te conocieron. Nuestro viejo, que a√ļn est√° dando guerra, festeja su cumplea√Īos esta misma fecha, ¬Ņlo recuerdas‚Ķ?

Nunca hab√≠a detestado tanto este aparato llamado tel√©fono, con lo necesario y vital que ha resultado para m√≠ durante todos estos a√Īos. Hoy dudo ante la llamada al pap√°. ¬ŅQu√© puedo decirle para que no se sienta triste? ¬ŅC√≥mo ocultarle mi tristeza? Es su cumple y deber√≠a, simplemente decir: felicidades papito‚Ķ pero no puedo, !s√© que al igual que Camilo, Nancy, Leslie y Valentina tambi√©n siente que es un d√≠a de mierda!

Leslie y Valentina son tus sobrinas, hijas del Camilo. Si vieras lo guapas que son‚Ķ Leslie estudi√≥ sociolog√≠a y la Vale estudia Historia y Geograf√≠a, en parte gracias a ti‚Ķ As√≠ es, el Estado dio una pensi√≥n al viejo para compensarle tu p√©rdida‚Ķ √Čl no quer√≠a, pero lo convencimos que era su derecho y ha ayudado a las chicas con sus estudios, aunque como la salud es fr√°gil le ha ayudado a complementar la miserable jubilaci√≥n de profesor de Estado que tiene.

El Camilo, m√°s parecido al pap√° que nunca. Nancy, su compa√Īera leal, una mujerona que lo aguanta, lo contiene, suaviza la rabia y hace salir de ese hombre ‚Äďaparentemente duro‚Äď lo m√°s dulce. El efecto de la larga noche que vivimos tras tu partida, lo paga en la piel. Nadie ha reconocido sus detenciones por los aparatos represivos de la dictadura, ni las torturas a las que fue sometido‚Ķ

Hermano perdona que te cuente √©stas cosas, imagino que no puedes creer que hechos como el que te describo sucedieran. Pero as√≠ fue, persecuci√≥n, c√°rcel, tortura, ejecuciones, clandestinidad, exilio, mentiras, verdades a medias‚Ķ Y a√ļn no se abren las grandes alamedas.

Hoy no puedo abrazar al pap√° porque vivo en B√©lgica, tampoco mi peque√Īito Leonardo de seis a√Īos puede disfrutar del tata ni de su t√≠o y primas‚Ķ la vida no es f√°cil. Mi compa√Īero sobrevivi√≥ a la prisi√≥n, fue exiliado y pas√≥ sin ver a los suyos por 10 a√Īos. Hoy mi suegro, su padre, viene de superar un infarto‚Ķ tanto dolor que su coraz√≥n ha contenido.

Hermanito: ese es el lado oscuro, pero ya sabes que la vida tiene matices, de lo contrario nadie resistiría.

Ya te hablaba de Leslie y Valentina, de la Nancy; mi compa Pepe y mi peque√Īito Leonardo, tambi√©n de mis suegros y la compa√Īera del pap√° que lo conforta. A ellos se suman amigos y amigas del alma, gente que est√° cerca de nosotros cuando necesitamos el abrazo sol. Y en eso, los Parga, hemos sido afortunados. Ya sabes, los amigos son la familia que escogemos tener, y no nos hemos equivocado en la elecci√≥n.

Tu energ√≠a, la chispa de tus ojos est√° en todos los que nos han tendido una mano o que han acompa√Īado nuestros dolores y silencios.

C√≥mo te extra√Īo, c√≥mo quisiera poder llamar al pap√° para decirle: feliz cumple; y que me respondieras t√ļ, para decirme: ¬°menos mal que te acordaste ardilla acelerada!

Pero no es posible y entonces te escribo esta carta, para sacar la pena, para decirte que me haces falta… Qué mientras viva, vivirás en mi recuerdo. Qué tengo rabia porque nunca fuimos capaces de hacer justicia. Qué te prometo que esa rabia no dejará de transformarse en compromiso para que nunca más… Qué mi hijo y los hijos de mis hijo mantendrán la memoria porque nadie ni nada está olvidado.

———————-

*, Patricia ¬ęArdilla¬Ľ Parga es periodista.

http://pattyardillaparga.blogspot.com.

foto
Addenda tristísima

Leonardo Patricio Parga Ortega fue asesinado el 14 de septiembre de l973 en Santiago. El informe sobre su deceso, que se puede leer aqu√≠, es la fr√≠a relaci√≥n de un hecho que se reiter√≥ sobre otros, muchos, en los d√≠as y a√Īos subsiguientes.

A m√°s de 30 a√Īos es tambi√©n lo oculto a la vista por la hendija a la historia que la dictadura procur√≥ cegar ‚Äďy que sus reemplazantes en el gobierno pretenden de hecho mantener cegada‚Äď en la medida en que conforme parte de la memoria no acotada ni acotable de la historia inmediata del pueblo. Dice as√≠:

¬ęDe acuerdo a lo se√Īalado por vecinos, Leonardo Parga y un amigo, tambi√©n fallecido, se encontraban en la v√≠a p√ļblica, cuando fueron interceptados por una patrulla militar. Los retuvieron, allanaron sus ropas y luego les ordenaron retirarse. En ese momento, uno de los militares escuch√≥ un insulto y dispar√≥ a ambos por la
espalda.

¬ęSu amigo falleci√≥ en el acto y Leonardo Parga algunas horas despu√©s, a causa de una herida tor√°cica abdominal…¬Ľ

¬ŅQui√©n llora la ¬ęp√°lida l√°grima de la verg√ľenza¬Ľ de que habl√≥ Camilo Jos√© Cela?

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.