Feb 15 2005
828 lecturas

Economía

Chile: buen pagador, pero no salda su gran deuda

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Moody’s es una de esas empresas que cumple un tan importante como in√ļtil servicio internacional: mide, califica y clasifica la capacidad de los pa√≠ses para pagar sus deudas en la misma moneda en que tom√≥ sus cr√©ditos.

Las evaluaciones de Moody tienen el peso de la credibilidad que le asignan los principales jugadores de los mercados financieros -que, se sabe, act√ļan como una gran familia dedicada a obtener ganancias por cualquier medio. En el caso concreto de Chile, el informe tendr√° como consecuencia hacer m√°s f√°cil obtenerlos.

La capacidad de pago chilena-una forma de medir el comportamiento económico del país-ha variado, en la calificación de la firma estadounidense, de estable a positiva.

foto
Una copia feliz del edén económico

Moody aplaudió la administración creíble -esto es previsible- de la economía chilena, sus reformas estructurales -léase privatizaciónes- y la austeridad (palabra de moda a fines de la década de 1951/60, cuando gobernaba el conservador Jorge Alessandri) en el manejo de los gastos estatales.

Como no pod√≠a ser de otra laya, la consultora aplaudi√≥ la solidez de las instituciones financieras del pa√≠s.Destac√≥ asimismo el elevado endeudamie to del sector privado, cuya deuda est√° ¬ęmuy por encima de las observadas en pa√≠ses con calificaciones similares¬Ľ.

La otra carade la moneda

El Centro de Estudios Nacionales de Desarrollo Alternativo (CENDA) -la palabra alternativo es altamente sospechosa-tiene una visión diferente del panorama chileno. Utilizando cifras del Banco Central llegó a la conclusión de que el Estado prohija una de las economíasmás injustas y desiguales del mundo,con un promedio de 57.6 punto en una escala de 0 a 100.

foto

Esto significa que las diferencias entre el grupo de mayores ingresos y aquellos de ingresos más bajosno ha disminuido pese a las loas que se cantan por el comportamiento de la economía en general. Cabe recordar que en 1981 -cuando más de alguno de los actuales participantes en el gobierno rasgaban sus vestiduras por la injusticia social- el puntaje era menor: 56.4.

Traducido a un lenguaje llano, sucede que el manejo de la economía, es decir: la política económica del Estado chileno, autoriza e impulsa un reparto injusto del producto social, que favorece a los grandes grupos económicos locales e inversionistas extranjeros a costa de la calidad de la vida de los chilenos, de los servicios de salud, educación, vivienda, transporte; a costa de salarios indignos y la precariedad -o falta- del trabajo.

Chile se ha convertido en un gigantesco coto de caza para el capital, con los precios al consumidor más altos de América Latina -hace tres meses que el dólar estadounidense se cotiza a la baja, cuestión que no reflejan los productos importados puestos a la venta.

Los índices de violencia urbana y delictivos están en ascenso, pero no se vislumbra otra acción estatal que no sea la represión -lo que incluye rebajar la edad en que se estimala responsabilidad penal: pronto las cárceles estarán repletas de adolescentes a los que, por otra parte, se les niega la posibilidad de educarse y de inserción laboral.

El abandono de las responsabilidades sociales de los sucesivos gobiernos -desde el dictatorial instaurado en 1973- parece no conocer l√≠mites, y la situaci√≥n de Chile en cuanto a la inequidad es mucho mayor que la del resto de Am√©rica del Sur, incluso la de aquellos pa√≠ses que -como Uruguay y la Argentina-no terminan de atravesar la crisis de la √ļltima d√©cadadel siglo XX.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.