Mar 6 2006
1031 lecturas

Pol铆tica

CHILE: LAGOS, DULCE DESPEDIDA Y LO POR DECIDIR

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Hugo Ch谩vez no retace贸 el reconocimiento de su gobierno al presidente de Chile Ricardo Lagos, que cierra su mandato en cinco d铆as, el 11 de marzo de 2006, y reconoci贸 que aquel 芦no cay贸禄 bajo la influencia de EEUU en los planes que desarrolla la Casa Blanca contra Venezuela.

De acuedo con los analistas en materia de relaciones internacionales, una declaraci贸n semejante, si bien conforma un importante reconocimiento al presidente saliente, debe leerse como un claro mensaje al nuevo gobierno: es una invitaci贸n a profundizar las relaciones entre ambos pa铆ses y, en especial, a trabajar unidos para fortalecer el proyecto en marcha de integraci贸n regional.

Por ahora s贸lo dulce, nada agraz

fotoEn esta dimensi贸n debe comprenderse la carta enviada a Michelle Bachelet luego de su triunfo electoral en diciembre pasado 鈥揷on agregados de pu帽o y letra de Ch谩vez鈥 en que la felicita por su elecci贸n. En esta oportunidad el venezolano advierte, y lo ha reiterado despu茅s, sobre las 芦connotaciones de mucha importancia禄 que reviste su pr贸xima asunci贸n al gobierno, puesto que es 芦una mujer socialista, allendista, que viene de las luchas del compa帽ero m谩rtir latinoamericano: el presidente Salvador Allende禄.

El presidente bolivariano va incluso m谩s all谩, y le asegura a Bachelet que Venezuela estar谩 芦a pie firme禄 junto a Chile, 芦por el pueblo chileno, por t铆 y por la integraci贸n禄. Hac铆a tiempo que no se ve铆a un gesto de tanta calidez en las relaciones entre ambos pa铆ses.

Ch谩vez confirm贸 el Caracas que viajar谩 a Chile para el cambio de mando, e inform贸 debi贸 suspender la reuni贸n que iba a mantener con los presidentes de la Argentina, N茅stor Kirchner, y Brasil, Luiz In谩cio Lula da Silva. El primer mandatario venezolano regresar谩 a Caracas el domingo para presidir los actos por el bicentenario de la bandera nacional.

Energ铆a, una llave para Am茅rica del Sur

La reuni贸n con Kirchner y Lula se hab铆a programado para avanzar en las conversaciones previas a la construcci贸n de un gasoducto, en el marco de la integraci贸n energ茅tica suramericana, que despierta no pocos recelos en los c铆rculos de gobierno estadounidenses. Ch谩vez se帽al贸 que este proyecto 芦ha comenzado a ser tiroteado y se asegura que es imposible, caro e inviable禄.

Para Miraflores no caben dudas de que la necesidad de apoderarse de la producci贸n petrolera venezolana est谩 en la ra铆z, es la 芦raz贸n fundamental禄, del conflicto desatado entre Caracas y W谩shington禄. En rigor la pol铆tica petrolera del gobierno bolivariano, m谩s all谩 de declaraciones de principio, es la primera del Estado venezolano formulada de manera absolutamente independiente de negociaciones con EEUU.

Venenuela no ha cortado ni disminuido los env铆os de petr贸leo a Estados Unidos 鈥損rovee algo menos de un quinto del mercado estadounidense鈥 e incluso viene desarrollando un proyecto de venta de combustible a bajo precio a los sectores m谩s pobres de ese pa铆s a trav茅s de puestos de expendio propios, lo que 鈥揷abe pensar鈥 molesta profundamente al poderso sector energ茅tico interno de EEUU, que 鈥搒eg煤n Ch谩vez鈥 contabiliza los recursos venezolanos 芦como de ellos y para ellos禄.

fotoLa encrucijada chilena

Lo que est谩 por verse es si Bachelet se suma 鈥搚 si lo hace c贸mo lo hace鈥 al intento integrador que impulsan la Argentina, Brasil y Venezuela y que Bolivia, defendiendo sus intereses, mira con simpat铆a. Las recientes declaraciones de Ricardo Lagos en el sentido de que hubiera querido ir m谩s all谩 en la normalizaci贸n plena de las relaciones boliviano-chilenas, es un mensaje claro de que toca a Bachelet lograr dicha armon铆a.

El tal贸n de Aquiles de la econom铆a chilena es su dependencia del mercado externo de combultible f贸sil. El acuerdo con Argentina fue apresurado y resulta inviable: la Argentina no dispone de gas suficiente para alimentar el consumo industrial y domiciliario chileno 鈥揺n especial porque el pa铆s est谩 en una fase expansiva de su capacidad de producci贸n industrial y adem谩s porque, sencillamente, no es due帽o de sus recursos, que fueron mal vendidos a la espa帽ola REPSOL鈥.

Toca a los estrategas de la nueva presidente ponderar, calibrar y decidir, los t茅rminos en que Chile cohabitar谩 con sus pares de la regi贸n 鈥揺n t茅rminos aceptables para todos鈥 o 鈥損or el contrario鈥 si el pa铆s se convertir谩 definitivamente en la fuerza centr铆fuga de las expectativas de integraci贸n, confiando para ello en los beneficios que pueda obtener de la enmara帽ada trama de acuerdos comerciales y jur铆dicos con EEUU, Europa, As铆a.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.