Jun 7 2007
654 lecturas

Opinión

Chile: – UN MAL CONSEJERO

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Siempre se encuentra agazapado en alg√ļn recodo del ego y salta al exterior al sentir una amenaza. Y √©stas pueden ser f√≠sicas o mucho m√°s abstractas. Como las que llevan a tomar medidas cruciales en empresas grandes o peque√Īas.

De ello no está exenta la política. Creo que hoy en Chile una inmensa nube de miedo lo cubre todo. Como esto no es un fenómeno atmosférico, no proviene de las distintas presiones, ni de la evaporación del agua del mar. Alguien lo provoca. No sé si la presidenta Michelle Bachelet estará atemorizada. Lo concreto es que si se miran las acciones de su administración, se puede observar la parálisis del temor.

Sí, hay realidades que vienen desde antes. Tal vez desde el momento mismo en que el entonces presidente Patricio Aylwin habló de justicia en la medida de lo posible. Entonces, el terror lo producían los militares. Más específicamente, el general Pinochet que seguía siendo comandante en jefe del ejército. Y desde ese momento, los administradores del sistema que creó la dictadura han actuado más o menos bajo el mismo predicamento.

Es posible que Aylwin pase a la historia por cuestiones que parezcan m√°s relevantes. Pero a √©l habr√° que endosarle tambi√©n la responsabilidad de haber acabado con varios medios de comunicaci√≥n claramente concertacionistas. O, al menos, contrarios a la dictadura. Y eso produjo, con la ayuda de los gobiernos de la Concertaci√≥n que vinieron despu√©s, este desierto comunicacional en el que los ojos de agua los maneja a su ama√Īo una sola marca ideol√≥gica. Y a todos pareciera no importarles. Porque, entre otras cosas, si se quiere sacar provecho del miedo, el que lo experimenta a menudo tiene que hacer como que no le importara.

Lo que est√° ocurriendo con la actual administraci√≥n podr√≠a ser un fest√≠n para los psic√≥logos sociales. Ha habido varias muestras de vacilaciones producidas por este agente tan importante para la estabilidad. No hay para qu√© remontarse a los primeros meses de gobierno, cuando la oposici√≥n le ray√≥ la cancha y desde sus medios comenz√≥ a imponer la agenda informativa. ¬ŅCu√°l fue la reacci√≥n? M√°s bien timorata. Y despavorida cuando se inici√≥ la danza de la corrupci√≥n. No importa que muchos de los casos hayan sido m√°s bien voladores de luces. Juegos de artificio.

La frase de Goebbels, el magistral comunicador del nazismo, tiene plena vigencia: Miente, miente, que algo queda. Lo que queda normalmente da miedo.

¬ŅY c√≥mo fue la respuesta del Gobierno? Finalmente, nombr√≥ en el puesto pol√≠tico clave de su gabinete a un personaje que, por medroso frente a la derecha, perdi√≥ su curul de senador socialista: Jos√© Antonio Viera Gallo.

Ni siquiera ha habido valor para enfrentar la bonanza econ√≥mica. El super√°vit creado por el precio del cobre est√° en la banca internacional. Y aqu√≠ se tiene que mendigar para que la derecha permita equilibrar en parte la a√ļn enclenque marcha de la principal innovaci√≥n en materia de locomoci√≥n colectiva que se ha hecho en Chile: el Transantiago. ¬ŅPor qu√© la derecha habr√≠a de soltar esa manija de la que espera sacar beneficios pol√≠ticos como para que sea uno de los suyos quien reemplace a Michelle Bachelet en tres a√Īos m√°s?

Hoy, el gobierno se ha impuesto la obligaci√≥n de mendigar el apoyo opositor y que el Congreso autorice el gasto de US$ 290 millones para que el sistema pueda seguir operando. Es el miedo el que impide liberarse. Si La Moneda no estuviera en esta especie de par√°lisis a que la llevaron sus p√°vidos negociadores, aplicar√≠a soluciones legales que tiene a la mano. La Constituci√≥n autoriza al Ejecutivo a decretar pagos no autorizados por el presupuesto en casos de calamidad p√ļblica, conmoci√≥n interior, agresi√≥n externa y agotamiento de recursos que provocar√≠an una paralizaci√≥n con grave da√Īo para el pa√≠s. Cuando tales condiciones se presentan ‚Äďy en este caso las estamos viviendo‚Äď el gobierno puede echar mano hasta el equivalente al 2% del presupuesto. Eso representa alrededor de US$ 3.000 millones. Una suma que resolver√≠a el problema.

Pero para adoptar una decisi√≥n as√≠, no hay que tener miedo. O, lo que es lo mismo, ser consecuente con un programa, con un ideario, y enfrentar las situaciones dif√≠ciles que ello traiga consigo. Lo que no se puede hacer es quedarse paralizado. A merced de las maniobras del contrincante. ¬ŅO no es contrincante? ¬ŅEs que la pol√≠tica se ha convertido en un juego que se maneja entre socios?

foto
En cualquier caso, el perjudicado es todo un pueblo que, además, no tiene oportunidad de hacer oír su voz. Le permiten sólo votar. Porque, al parecer, también se teme lo que pueda decir si se le consulta en un plebiscito.

El miedo es un mal consejero.

—————————–

foto

* Periodista.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.