May 20 2020
120 lecturas

Política

China, frente al «tigre de papel» en Oriente Próximo

«Fuerte en apariencia, pero en realidad es un tigre de papel incapaz de resistir al viento y la lluvia», decía Mao Zedong del imperialismo estadounidense. Desde entonces ha llovido mucho y, paralelamente al aumento de su agresividad militar, EU ha ido convirtiéndose en algo parecido a un estado fallido, descubierto ante el mundo durante el huracán Katrina (2005) y ahora con el coronavirus.

El país que alberga sólo el 4% de la población mundial, cuenta con un tercio de los casos de Covid-19 del planeta, que además ha dejado, a fecha de hoy, alrededor de 88.000 fallecidos y unos 36,5 millones de parados.China, frente al "tigre de papel" en Oriente Próximo - Hecho en ...

Frente a él, la República Popular China (RPCH) se presenta como un eficaz gestor de la pandemia a nivel doméstico –las ventajas de una economía pública y planificada–, y un líder mundial y alternativo a EU, enviando material médico y ayuda financiera a al menos 100 países.

La RPCH, sin tener los enormes recursos naturales de EU, y una población cuatro veces mayor, alimenta a una quinta parte de la humanidad, y aun así ha podido cuadruplicar el salario real de sus trabajadores en los últimos 20-25 años, según el economista británico Richard Wolff, sacando además a 850 millones de personas de la pobreza en las últimas décadas, aplaude la ONU. ¡El modelo chino es una alternativa al capitalismo brutalmente desigual y belicista de EU y su impresentable jefe de estado!

Situación que está dando pie a debates sobre un nuevo orden mundial y la posibilidad de que la RPCH destituya a EU del papel hegemónico que ostenta desde 1946. Sin embargo, en Oriente Próximo (OP), región estratégica debido a 1) albergar cerca del 65% del petróleo y gas del mundo y 2) estar próximo a las dos grandes potencias, China y Rusia, la realidad se ve de otra manera:

  1. No es cierto, como afirman los enemigos más belicistas de Donald Trump, de que él haya abandonado el OP entregándole a Rusia y China. El presidente ha conseguido:
  •  Ampliar el poder de Israel, dando una «solución final» a la causa palestina.
  • Mantener el negocio de la guerra contra Yemen.
  • Establecer nuevas sanciones contra Irán, estrangulándolo.
  • Aumentar el número de sus tropas en Arabia Saudita, Iraq y Afganistán.
  • Conseguir una veintena de bases militares en Siria y enviar al socio de la OTAN, Turquía, a ocupar parte de su territorio y de paso empantanar a este rebelde aliado.
  • Desmantelar la OPEP y hacerse con el control sobre el precio del petróleo.
  • Militarizar aún más el Golfo Pérsico.

La posición de China

La política nacionalista dirigida por Mao Zedong, que puso fin al «siglo de la humillación», fue materializada en la teoría de Tres Mundos, según la cual, EU y la URSS eran imperialistas y formaban el primer mundo; Europa Japón, Canadá y Australia pertenecían al segundo, y China y los países subdesarrollados componían el tercer mundo (de allí la expresión), por lo que estos dos últimos deberían unirse para derrotar al primero, y con un gravísimo error que cometió.El Gran Salto Adelante, la hambruna secreta de Mao - El Orden ...

EU era un imperio en decadencia, por lo que China debería reclutar al mundo contra el «social imperialismo ascendente» soviético. Henry Kissinger aprovechó la división entre los dos gigantes socialistas y preparó en un viaje secreto a China la visita de Nixon en 1968 con dos propósitos: 1) contener a la URSS, y 2) pedir la ayuda china para salir del pantano vietnamita.

Este enfoque, que elimina el concepto de «lucha de clases», vuelve a aparecer durante los levantamientos populares árabes en 2011: tanto China como Rusia tacharán de «conspiración de EU» a las Primaveras árabes, como si la lucha contra la pobreza y por la libertad se hubiese paralizado en dichas sociedades por arte de magia.

La rebelión de los pueblos en Egipto, Túnez, Yemen, Iraq, Arabia Saudita y Bahréin -sede de la VI flota de EU (donde los tanque sauditas invadieron el país para aplastar las protestas de la plaza de Perla), no tenían nada que ver con el complot de EU y sus socios contra Libia y Siria.

Desde esta mirada, la RPCH ha creado alianzas estratégicas con Arabia Saudita, Argelia, Egipto, Irán, Emiratos Árabes Unidos, Iraq, Jordania, Kuwait, Marruecos, Omán, Qatar y Turquía y es, desde 2013, el mayor inversor extranjero en la región con cerca de 123.000 millones de dólares. Los éxitos de Beijing se han debido a:

  1. Carecer de una agenda imperial, no tener historial colonial, no haber lanzado un «choque de civilizaciones» del budismo o el confucianismo contra el islam o el judaísmo. La «guerra religiosa» sucede más bien en el seno de las propias religiones semíticas. Prefiere un perfil bajo y no involucrarse en la política de la región.
  2. Aplicar el «ojo por ojo en positivo»: un trato de reciprocidad y gratitud y, envuelto en un halo de deuda moral, muy arraigado en las culturas de esta región y difícil de captar, entender y descifrar por los foráneos.
  3. Poner en el centro de su diplomacia la «cooperación entre los estados» rechazando el enfoque tanto de Hobbes como de Marx sobre el Estado.
  4. Proyectar su poder, no a través de la militarización de las regiones estratégicas o un realismo ofensivo, sino basado en la interdependencia económica que se refleja en la Iniciativa de «Belt and Road», la Nueva Ruta de la Seda que busca el «desarrollo mutuo» de los estados y un crecimiento compartido. Por este proyecto de infraestructura más grande de la historia ya ha presupuestado unos 400.000 millones de dólares en unos 80 países. En EU la industria armamentística es uno de los pilares de su economía: sus exportaciones ocupan el 36% de la cuota de un mercado donde China tiene el 5,2% de la participación.
  5. El factor humano: si comparan al presidente Xi, de liderazgo tranquilo, serio y respetuoso, respecto al de Donald Trump, quedarán ustedes sin comentarios.

Desplazarle sí, reemplazarle no

Cierto que EU y Europa están viviendo su crisis más profunda desde la II Guerra Mundial, pero el aumento de las actividades de China en la región, un viejo integrante de la milenaria Ruta de la Seda no significa que pretenda o pueda asumir el papel de EU. Por el momento, de la política hermética de China se puede deducir lo siguiente:

  • No desea (ni tiene capacidad) asumir el papel de EU en OP a pesar de que la región lo reclame.
  • En vez de comprar la fidelidad de las élites locales, China pretende ganar el apoyo popular, regalando millones de mascarillas o zapatos a los niños sin recursos, mientras EU siembra de minas antipersonas las tierras quemadas de OP, mutilando sus pequeñas piernas.
  • No impone sanciones económicas contra otras naciones, ni fabrica mentiras para invadirlas y apoderarse de sus recursos y territorios.6 razones por las que China se ha convertido en el banquero de ...
  • No compite con nadie, simplemente sigue adelante por su propia inercia. Es el mayor acreedor del mundo otorgando préstamos directos y créditos comerciales por el valor de 1,5 billones de dólares a 150 países, principalmente a cambio de sus recursos naturales.
  • No constituye una amenaza para EU ni busca suplantarle, más bien procura evitar cualquier choque con la superpotencia: ha acatado las sanciones ilegales de Trump contra Irán -siendo un «socio limitado» en la agenda del Sur Global de China-, rompiendo sus acuerdos con este país. Para el disgusto de quienes piensan que existe un «eje China- Irán-Rusia» poniendo en jaque al imperialismo, en diciembre pasado después de que los tres países realizaran unos ejercicios militares en el Golfo Pérsico, China y Arabia Saudita los continuaron los dos solos.
  • No pretende «intervenir» en el OP, ni establecer una esfera de influencia, ni crearse enemigos. Se presenta como un socio fiable, pragmático, respetuoso con la soberanía nacional.
  • China sigue respaldando sin prisas la formación de un Estado palestino (cuando Israel-EU ya avanzan en arrebatarle hasta una mísera autonomía), y veta en el Consejo de Seguridad de la ONU la anexión de sus territorios por Israel, consciente de que las resoluciones de este organismo se ejecutan sólo cuando benefician a EU. Beijing tiene las mejores relaciones con Israel, representante de EU en la región: además de comprarle tecnología militar, el grupo Shanghai International Port firmó en 2015 un acuerdo con Tel Aviv para ampliar el puerto de Haifa, convirtiéndole en otra pieza de su «Collar de perlas», un conjunto de puertos estratégicos del mundo.  
  • La visión mercantilista de China hacia el mundo no impide que sus autoridades inviertan gran parte del dinero ganado en eliminar la pobreza y el subdesarrollo de su propio país, en vez de comprarse islas o llevarlos a los paraísos fiscales. Según la lista Fortune Global 500, las 15 principales empresas chinas (sectores de energía, banca, telecomunicaciones o ferrocarriles) con mayores ingresos son de propiedad pública, al igual que todas las tierras.

China en el país de las maravillas

Para Beijing, el Estado no es un instrumento de dominación de clases, sino un representante de los intereses nacionales, por lo que sólo trata con los gobernantes, más allá de a quién representen. Cuando en julio del 2018, el presidente Xi ofreció a los líderes árabes préstamos por el valor de 20.000 millones de dólares.

Con Xi Jinping, China está regresando hacia una dictadura ...Y otros 90 millones adicionales en ayuda a Siria, Yemen, Jordania y Líbano para la reconstrucción y las personas desplazadas y otros mil millones para construir la «estabilidad social» (¿conteniendo levantamientos populares?), ¿no fue consciente de que al menos el 80% de estos millones irán directamente al bolsillo de sus dictadores capitalistas corruptos, misóginos y sin escrúpulos, al tiempo que esta deuda se saldaría arrancando el pan de la mesa de los más desfavorecidos? ¿Qué clase del progreso es tener un tren de alta velocidad si gran parte de un pueblo no puede pagar un viaje en autocar?

El fracaso del mal llamado «desarrollo en la vía no capitalista» en las dictaduras pequeñoburguesas «nacionalistas» de Argelia, Libia, Iraq y Siria de los años 1970-1980 demostró que sin un gobierno socialista es imposible hacer reformas duraderas en favor de la mayoría de los ciudadanos.

China no tiene una política activa contra el militarismo de la OTAN en la OP. Si está aplicando lo de «Cuando tu enemigo se ahorca, no le distraigas» ¿qué pasa con la vida de cientos de miles de personas que han sido asesinadas en estás guerras? Junto con Rusia, China votó a favor del embargo económico contra Iraq (1990-2003) que causó la muerte de cerca de 2 millones de civiles y no vetó la agresión de la OTAN a Libia.

Promover un culto a la personalidad, esta vez a Xi Jinping, y la propaganda de «su pensamiento» no sólo desacredita la labor colectiva del partido y del pueblo chino, sino crea hombres semidioses e intocables, inmunes a la crítica. Y esta es una gran amenaza a los logros de este impresionante pueblo. El progreso, y sobre todo el desarrollo socialista, es imposible sin las libertades políticas, o sea, la participación activa y creativa de todos los ciudadanos y su imprescindible control sobre el poder.

EU contra China

El informe de La Estrategia de Seguridad Nacional de EU (2018) denuncia a China por «intentar erosionar la seguridad y la prosperidad de EU» y «dar forma a un mundo antitético a los valores e intereses de EU». ¿Acaso se refiere a los valores representados por las mentiras sobre Iraq, Guantánamo, Abu Caribe o Bagram?

Donald Trump se ha volcado tanto a la política antichina que los rivales le acusan de apartar a Rusia de su agenda, siendo incluso un agente de Moscú. A pesar de que EU carece de una elaborada «estrategia de China», debido a los fuertes lazos de la oligarquía estadounidense con este país, entre sus medidas de contención están:

  1. Aumentar el ritmo de los vuelos de reconocimiento alrededor de China, paralelamente a las operaciones de «libertad de navegación» (FONOPS), provocando a Beijing.
  2. Incrementar sus efectivos en Afganistán, y devolviendo el poder a la extrema derecha islamista de los Talibanes en las fronteras chinas.
  3. Imponer sanciones sobre el petróleo iraní justo cuando firmó un acuerdo de venta a China para los próximo 25 años.
  4. Firmar acuerdos con la India e impedir una posible formación de «Chindia».
  5. Formar junto con Japón, India y Australia la alianza «el quad» (2017) para patrullar y ejercer influencia en las aguas de los océanos Índico y Pacífico y el mar del sur de China.
  6. Patrocinar la oposición derechista en Hong Kong.Revista Basta » Beijing advierte sobre 'signos de terrorismo' en ...
  7. Fusionar en el golfo Pérsico la contención de Irán y de China, siguiendo al Doctrina Obama, consciente de que la seguridad energética es la principal preocupación del gigante asiático.
  8. Difamarle por tener una «Diplomacia de la Trampa de la Deuda», en la que ofrece préstamos a los países incluidos en su iniciativa «Un Cinturón, Una Ruta», para que contraten a las empresas chinas y se los devuelvan a corto plazo, comprometiendo así la soberanía de los deudores debido a la carga de la deuda: 1) Según Forbes (2019), en los últimos 18 años, China ha cancelado unos 9,8 mil millones de dólares de la deuda de los países, entre ellos Cuba como el principal beneficiario. Y ¿Qué hizo la Unión Europea con su «hermana» Grecia? No le perdonó la deuda e incluso rechazó renegociarla; 2) China, por el devastador impacto económico del Covid-19, anuncia estudiar la condonación de las deudas de algunas naciones africanas, los mismos que Trump llama países «de mierda».
  9. Acusarle, sin ninguna autoridad moral para ello, de «no respetar los derechos humanos» en los países donde invierte: En Nigeria la petrolera anglo-holandesa Shell ha sido acusada de «complicidad en asesinato, violación y tortura» de la población en la década de 1990; Shell también estaba detrás del golpe de estado del 1953 en Irán y la matanza de miles de comunistas y nacionalistas iraníes. Y ni qué decir del papel de las compañías de EU en las guerras contra Iraq y Afganistán. Otra cosa será la opinión de las poblaciones donde China trabaja.
  10. Ante las crecientes amenazas a su país, Beijing planea defenderse, «a lo chino» y en tiempo récord: entre 2012 y 2018 botó al mar dos portaviones y para 2025 habrá siete y sin intención de rodear a EU en sus propias aguas. Aunque la mejor arma china es ser el principal tenedor soberano de deuda pública de EU, y el primer destino del petróleo de Rusia, Arabia Saudita e Iraq, por ejemplo. Ha conseguido que los demás actores del escenario mundial dependan de ella.

China, el jugador más grande de la historia, no exige un Nuevo Orden Mundial, lo está fabricando a la velocidad de la luz.

*Periodista iraní, residente en Barcelona desde 1983, fecha en la que se exilió de su país. Licenciada en Ciencias Políticas. Imparte clases en los cursos on-line de la Universidad de Barcelona. Columnista regular del diario digital  Publico.es de Madrid.  Fuente:  http://www.nazanin.es/ – Publico.es

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario