Feb 6 2022
331 lecturas

OpiniónPolítica

China y Rusia repudian la injerencia foránea y las amenazas a su seguridad

Vladimir Putin y Xi Jinping acuerdan profundizar sin descanso su coordinación estratégica

Estados Unidos, con la prepotente política de amo del mundo, hizo posible que Rusia y China –inmunes al dictado foráneo por sus arsenales nucleares– sepan quién amenaza sus intereses, como quedó claro tras la reunión que mantuvieron ayer en Pekín los presidentes Vladimir Putin y Xi Jinping, antes de asistir a la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno.

Con la delicadeza oriental de decir las cosas sin nombrarlas, el comunicado conjunto de Putin y Xi –quien celebra su primer encuentro en persona en los dos años recientes– no mencionó a Estados Unidos ni la crisis de Ucrania, pero subrayó que Rusia y China rechazan las injerencias foráneas y las amenazas a su seguridad.Foto

Ambas potencias se oponen a ciertos países que siguen obstinados en promover el unilateralismo y en interferir en los asuntos de otros. Estos países (Estados Unidos y sus aliados noratlánticos) socavan los intereses de otros Estados, además de crear fricciones y enfrentamientos, lo cual frena el desarrollo.

La comunidad internacional (Rusia y China) no van a aceptar esto más, reza el comunicado conjunto de Putin y Xi.

Pekín, igual que Moscú, se opone a la expansión de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) hacia el este y también pide a la alianza respetar los intereses y la soberanía de otras naciones, así como abandonar “una mentalidad que es propia de la guerra fría”.

Moscú, respondiendo el gesto, se declaró preocupada, como Pekín, por el acuerdo Aukus (de Australia, Gran Bretaña y Estados Unidos) que al crear ese bloque militar puede alterar el equilibrio de fuerzas en la región del Índico y el Pacífico.

Los mandatarios ruso y chino se comprometieron a profundizar sin descanso su coordinación estratégica y afrontar juntos las injerencias externas y amenazas a la seguridad regional.

Esto, según precisó Xi, es algo que no ha cambiado ni cambiará. Respetamos la soberanía del otro, así como sus intereses de seguridad y desarrollo. Para Rusia, expuso Putin, China es nuestro socio estratégico más importante y un amigo cercano.

Al mismo tiempo, China –que reclama que Taiwán le pertenece, y el Kremlin lo suscribe sin más– no reconoce que Crimea sea parte de Rusia y también quiere mantener buenas relaciones con Ucrania, pues necesita dejar abierta otra puerta de entrada a Europa para su proyecto de expansión mundial mediante la nueva ruta del comercio global.

El ser competidores en el espacio postsoviético, al tiempo que Rusia trata de armar un mecanismo de integración con sus vecinos inmediatos que choca con el proyecto chino, no impide que Moscú y Pekín hagan negocios –su balanza comercial alcanzó el año pasado casi 150 mil millones de dólares–, pero no son pocos los rusos que empiezan a preguntarse quién es el hermano menor en esta alianza.

Si en los tiempos de Joseph Stalin y Mao Zedong, la respuesta era obvia, ahora con una economía china 10 veces más grande que la de Rusia, que exporta materias primas y recibe de los chinos tecnologías avanzadas y bienes de consumo, ya no queda tan claro.

Esta vez, por lo pronto, también se firmaron al menos 15 convenios y memorandos de intención, y el principal de ellos señala que Rusia se compromete a suministrar al año, durante el siguiente cuarto de siglo, 10 mil millones de metros cúbicos de gas natural a China a un precio deamigo, muy por debajo de lo que debería pagarse en el mercado internacional.

Hasta ahora, por el gasoducto Fuerza de Siberia llegaron a China en 2021 sólo 11 mil millones de metros cúbicos, de los 38 mil millones de metros cúbicos del primer gran contrato, firmado en 2019. El vendedor, Gazprom, estima que ese volumen podrá alcanzarse en tres años y, mientras, ofrece otros 10 mil millones de metros cúbicos.

Anexo/ Editorial de La Jornada: Pekín y Moscú: respaldo mutuo

Horas antes de la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno, que acoge Pekín, los presidentes Vladimir Putin y Xi Jinping sostuvieron un encuentro en el que se comprometieron a profundizar sin descanso la coordinación estratégica entre Rusia y China, así como a afrontar juntos las injerencias externas y amenazas a la seguridad regional. En el comunicado conjunto difundido tras la reunión, los mandatarios se oponen a ciertos países, que siguen obstinados en promover el unilateralismo, y ”socavan los intereses de otros Estados, además de crear fricciones y enfrentamientos, lo cual frena el desarrollo”, lo que se ha tomado como una clara alusión a los amagos de Washington y algunos de sus aliados contra Moscú en torno a la situación en Ucrania.

La buena relación entre Putin y Xi viene de tiempo atrás, pero el mutuo espaldarazo cobra mayor relieve en momentos en que el primero enfrenta tensiones crecientes con la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y el segundo es anfitrión de la fiesta olímpica en medio de un boicot diplomático de Estados Unidos, secundado por Australia, Reino Unido, Canadá, Lituania, Kosovo y Alemania. En este sentido, las expresiones de amistad y el apoyo recíproco en los temas de máximo interés de cada parte –con Pekín rechazando cualquier ampliación de la OTAN hacia el Este y Moscú suscribiendo la preocupación por la alianza de Washington, Londres y Canberra en el espacio de Asia-Pacífico– muestran el nivel de cercanía alcanzado por estas potencias vecinas en respuesta a las presiones occidentales.

Es inevitable que el primer encuentro cara a cara de los líderes chino y ruso en dos años se interprete a partir del contencioso ucranio, que ha ocupado la atención de la comunidad internacional desde finales del año pasado. En ese flanco, mientras Estados Unidos alista el despliegue de 3 mil soldados en Europa oriental, el presidente francés, Emmanuel Macron, ha sostenido tres llamadas telefónicas con Vladimir Putin en el transcurso de una semana, y tanto él como el canciller alemán, Olaf Scholz, visitarán la capital rusa en los próximos días, señales de que las dos mayores economías de la eurozona y prominentes socios de la OTAN prefieren un arreglo diplomático antes que hacerse eco de los tambores de guerra que suenan desde Washington y Londres.

Si se considera que Moscú niega la intención de invadir Ucrania, que el propio mandatario de esta nación, Volodymyr Zelensky, ha denunciado los daños a la economía ucrania causados por el pánico innecesario, y que desde dentro de la OTAN hay quienes apuestan al diálogo, cabe esperar que quienes aún se empeñan en exacerbar las tensiones desistan de buscar una confrontación cuyo saldo sería catastrófico para toda la región, y en particular para las principales víctimas de todo conflicto armado: la población civil.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.