Ago 9 2005
724 lecturas

Cultura

Como el de Cartago, terminó asedio a “Fronteras”

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Como ya casi todos sabían, la revista cultural Fronteras, que hasta ahora dirijo, fue objeto de un asedio para reconvertirla en una boletín local. Las fuerzas burocráticas y mezquinas han ganado la partida. La revista regresará a San Carlos, Costa Rica, donde la iniciamos hace más de 10 años, y se convertirá en un boletín local.

Una vez más se demuestra que las instituciones universitarias se deterioran galopantemente por la politiquería, el clientelismo y el avance de las fuerzas neoliberales que han capturado los puestos de decisión y cooptado los proyectos más humanistas. Por ello me permito reproducir algunos extractos de un Memorando que hoy he hecho circular en nuestra institución, el Instituto Tecnológico de Costa Rica:

… … … … …

Se ha dicho y especulado mucho sobre mi labor de coordinación, dirección y edición del proyecto revista Fronteras, el cual, me apresuro a señalar –como siempre lo hago– es más que una publicación: es un espacio de encuentro, una estrategia, una red de coordinación, gestación y promoción artístico-cultural, que creció y se desarrolló desde el nivel local hacia los ámbitos nacional, centro y latinoamericano.

Y no voy a llover sobre mojado. Simplemente deseo subrayar el hecho de que no se me ha permitido el derecho de respuesta a dudas, infundios, invectivas y aseveraciones cercanas a la infamia, dado que las personas que las han producido no se dignan –como no se dignaron plantearlas durante las sesiones de evaluación del proyecto en el seno de ese consejo–- planteármelo personalmente, como correspondía y corresponde.

El testimonio más fehaciente de mi labor son los 15 números de la revista –incluido el número 16 que se encuentra detenido en el proceso de diseño gracias a que el Lic. Gadea ha retenido el flujo del presupuesto respectivo– y los innumerables eventos celebrados en la Sede San Carlos, en San José y en diversas capitales centroamericanas, bajo el apoyo, patrocinio y augurio de Fronteras.

Para quien pueda leer objetivamente, allí encontrará una publicación digna, con diseño original y variado según una visión estética balanceada, y contenidos rigurosos de amplia gama temática en el plano artístico-cultural, que ha generado pensamiento propio y proyectado figuras de notable calidad, así como una recepción amplia en América Latina y más allá. Pero, además, una red interinstitucional y multiorganizativa de coordinación cultural y artística que excede en mucho las expectativas de cualquier proyecto cultural universitario.

Cuando un proyecto artístico y sociocultural se contamina y se entorpece con consideraciones administrativas de pulpería para ?”contener el gasto”, o con concepciones aldeanas de “proyección y temática local”; se trastoca y se envilece, perdiendo su esencia y sus objetivos de desarrollo humano solidario. Confío que en el futuro estas afirmaciones puedan ser comprendidas en su profunda cabalidad.

Deseo agradecer a los compañeros y compañeras del DEVESA que han creído en el proyecto, desde el día en que lo presenté a su consideración hasta estos momentos en que se le aborta… Pero de manera especial a los compañeros que colaboraron arduamente en el mismo, especialmente al Lic. Francisco Rodríguez Barrientos y al Lic. Fernando Gonzáles (sin ser funcionario del ITCR), quienes han desplegado una energía extraordinaria como consejeros, asesores y colaboradores incondicionales.

No omito manifestar mi agradecimiento a las decenas de colaboradores en la misma sede, en San Carlos, Costa Rica, Centroamérica y más allá.

Dado que el proyecto Fronteras es más que una publicación, seguiremos impulsando la red de colaboradores latinoamericanos que nos han acompañado hasta ahora, así como los eventos nacionales y centroamericanos que ya tenemos en agenda. La revista se queda en San Carlos, pero el proyecto sociocultural y artístico –las ideas filosóficas y estéticas y los espacios que lo han sustentado– seguirá desplegándose con toda la fuerza de nuestra voluntad creadora.

Deseo expresar públicamente que a partir de este momento me eximo de toda responsabilidad por los contenidos y formas que se puedan empezar a producir en nombre de Fronteras, publicación que dado su retroceso hacia un boletín local, ya no responderá a los criterios de extensión y proyección cultural que nos habíamos propuesto.

foto
Por último, estimados compañeros y compañeras del DEVESA: ya tienen la revista por la que tanto se han desvelado; ¿qué más desean?

——————————-

Adriano Corrales, y el equipo de Fronteras que dirigió, cuenta no sólo con la solidaridad de Piel de Leopardo sino con el espacio que precisen en nuestras páginas.

Comité Editorial.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.