Jul 28 2022
98 lecturas

CulturaDespacito por las piedras

Controlar a la «mafia» millonaria del fútbol

Desde hace años, jóvenes futbolistas, principalmente africanos, son engañados por agentes sin escrúpulos que les prometen una carrera en el paraíso del fútbol europeo y quedan abandonados a su suerte cuando los clubes para los que fueron reclutados rechazan su incorporación. Resultan habituales imágenes de quinceañeros durmiendo bajo los techos de los estadios europeos o mendigando por las calles en un intento desesperado por regresar a sus casas. No es una práctica mayoritaria de los representantes futbolísticos, pero la nueva legislación excluirá del sistema a quienes incurran en ellas.

Cristiano Ronaldo junto a Jorge Mendes, su representante

La FIFA ha decidido intervenir con la aprobación de un reglamento que profesionalice la gestión y asfixie las prácticas abusivas. La nueva normativa excluirá del sistema a quienes incurran en ellas y hayan sido condenados a penas de al menos 12 meses de prisión por asuntos relacionados con el crimen organizado, narcotráfico, corrupción, lavado de activos, evasión fiscal, abuso sexual, explotación o trata infantil.

Los intermediarios, comisionistas y agentes futbolísticos se encuentran hoy bajo la lupa del organismo internacional. En un negocio en el que no es rara la ocultación de capitales, la FIFA aspira a hacer públicas las cantidades que se abonan por las transferencias y revelar qué clubes y agentes intervienen en ellas, para frenar el desvío de importantes sumas de dinero a paraísos fiscales.

El grupo de trabajo ha podido constatar que en numerosas operaciones el agente llegaba a representar a las tres partes implicadas: club vendedor, futbolista y club de destino. Eso se ha terminado. La FIFA pretende controlar los pagos, siendo este organismo el que los distribuya y los transfiera al país de residencia de los representantes. Un organismo de nueva creación, denominado Clearing House, será el encargado de controlar y repartir las comisiones.

La revista Forbes, publicaba en 2019 los ingresos de los más importantes agentes deportivos: Jonattan Barnett: representante de Gareth Bale, 114 millones de euros; Jorge Mendes: representante de Cristiano Ronaldo, 105,8 millones; Mino Raiola (hoy fallecido): representante de Ibrahimovic, Pogba, Lukaku y Balotelli, 63 millones; y Volker Struth: representante de Toni Kroos, 39,2 millones. Las quejas de futbolistas se han multiplicado, relatando cómo sus representantes se llevan cantidades cuatro veces superiores a las que ellos recibieron como prima del traspaso.

Christian Bragarnik, Wagner Ribeiro, Fernando Felicevich, tres contratistas sudamericanos

La estrategia es un modelo de negocio con cláusulas abusivas, basado en el tráfico de influencia, y sostenido en la recolocación de jugadores de manera sistemática por las diferentes ligas europeas. La empresa Gestfute, de Jorge Mendes, es un claro ejemplo. Su “gestionado” Felipe Augusto concretó el interés de cinco equipos antes de cumplir los 25 años: C.A. Bragantino, Coimbra EC, Corinthians, Oporto y Atlético de Madrid. Forma parte del “núcleo duro” del portugués, y de un modelo que se sostiene en la transformación del jugador en un producto de consumo, que debe rotar de prisa de club en club, encadenado a la necesidad de rentabilidad financiera de su agente. En 2021, las comisiones de los agentes futbolísticos ascendieron a 450 millones de euros.

La regulación del mercado permitirá también atajar los contratos leoninos que se vienen sucediendo en el emergente negocio del fútbol femenino. Tanto el Consejo como el Parlamento Europeo ya han dado su visto bueno al nuevo reglamento de agentes de jugadores presentado por la FIFA.

Ya se sabe que el tiempo de los pueblos pasa más despacio. El del fútbol también.

(*) Ex futbolista de Vélez Sarsfield, campeón Mundial Tokio 1979, analista de Página12 de Argentina

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.