Ago 1 2007
1228 lecturas

Pol铆tica

Costa Rica: – LA CARRERA DE UN MILITAR EN CARRERAS

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

鈥淟a banda bucanera cay贸 a tu sombra herida, heroica y bendecida, salvaste el patrio honor鈥
(Himno Patri贸tico costarricense)

La primera derrota del capit谩n fue, antes, incluso, de estrenarse en el mando, cuando La Naci贸n (vocera de la banda bucanera) hab铆a anunciado un triunfo arrollador del capit谩n en las elecciones. No obstante, apenas y pudo ganar con una diferencia insignificante frente a Ot贸n Sol铆s.

Pero 茅l y sus muchachos no entendieron nada. Por ejemplo, que en pol铆tica no basta ganar, sino que en ocasiones (como 茅sta) hay que hacerlo con contundencia, de lo contrario se corre el riesgo de carecer de capacidad de direcci贸n. Sin comprender esto, el primer pulso que el capit谩n Arias (tal vez, podr铆a ser Garfio) decidi贸 echarse, fue con los muchachos de la cultura.

Quer铆a trasladar la casa presidencial a la antigua f谩brica de licores, donde hoy reside el Ministerio de Cultura. Inmediatamente se encontr贸 con una resistencia organizada de los funcionarios y artistas, que consideraron semejante ocurrencia, una afrenta. Fue su segunda batalla perdida, al frente del bergant铆n de corsarios, en que ha convertido al gobierno de la rep煤blica.

Luego, defini贸 que el escenario en que se iba a dilucidar el tema del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (TLC) iba a ser la Asamblea Legislativa, en donde hab铆a puesto a una buena parte de su tropa corsaria de elite. Pero el asunto tampoco march贸 bien en ese frente. Las cosas se fueron complicando, a tal punto que tuvo que cambiar de estrategia. Luego de que Jos茅 Miguel Corrales (excandidato presidencial) planteara el referendo ciudadano, al buen capit谩n Garfio se le ocurri贸 que 茅l tambi茅n lo iba a hacer. Un tribunal electoral sumiso y complaciente dictamin贸 que iba el referendo por decreto.

Hasta ah铆 parec铆a que finalmente algo le sal铆a bien. Luego, sin pudor, como el mejor de los piratas, declar贸 que el torc铆a, y torcer铆a brazos para lograr su prop贸sito. Est谩 claro qu茅 significa esto, en t茅rminos de la institucionalidad del pa铆s. Digamos que es ponerla al servicio incondicional de 茅l, su hermano, y la banda bucanera que los acompa帽a.

Tambi茅n ha probado en el terreno internacional. Digamos que quiso, el capit谩n, surcar otros mares, como lo hizo en su primer mandato. Pero, las cosas han cambiado radicalmente. Hasta la fecha no ha conseguido que nadie le invite a ning煤n evento internacional importante. Hasta trajo unos paramilitares colombianos, que le solicitaron que metiera sus narices en el conflicto de ese pa铆s. Arias les dijo que lo tramitaran ante el gobierno de su pa铆s (Colombia), para que 茅ste luego se lo pidiera a 茅l. El gobierno colombiano hasta la fecha ni siquiera se ha referido al asunto; y esto que Arias es amigo del presidente colombiano.

A Hugo Ch谩vez lo intent贸 provocar, a ver si consegu铆a algo de proyecci贸n internacional, a la sombra de alguien que s铆 la tiene. Hugo ni siquiera se dign贸 responder. Simplemente dijo que estaba pensando retirar del pa铆s a la empresa ALUNASA, propiedad del gobierno de Venezuela. Arias y su ministro de exteriores solicitaron explicaciones, y pidieron un di谩logo de gobierno a gobierno. No lo hubo. Pero cuando los trabajadores de ALUNASA le solicitaron al presidente Ch谩vez que no se llevara la empresa del pa铆s, este les dijo que quer铆a hablar con ellos personalmente, y se los llev贸 para Venezuela.

El grupo de humildes trabajadores s铆 lograron convencer a Ch谩vez, de no retirar a ALUNASA de Costa Rica; y ah铆 est谩 la empresa funcionado y desarrollando una respetable proyecci贸n social en la ciudad de Esparza y sus alrededores.

Ortega tambi茅n le ha dejado mal parado. En una reuni贸n en Nicaragua del Parlamento Centroamericano, dijo que era conocido que todos los presidentes centroamericanos contempor谩neos de Arias, hubiesen deseado que el premio se lo dieran a Napole贸n Duarte.

Lo terrible de esto es que Arias, cuando fue consultado, ni siquiera pudo responder con agilidad o picard铆a. En realidad, no pudo decir nada. Y como si fuera poco, ahora es Ortega el que se re煤ne con Lula, el presidente argentino, Hugo Ch谩vez, los presidentes de Bolivia y Ecuador. Ortega, adem谩s, es la figura m谩s destacada entre los mandatarios centroamericanos. Incluso ha establecido recientemente una relaci贸n estrat茅gica con el presidente de Honduras. En cambio, a Arias, en Centroam茅rica, no le invitan a tomar caf茅, porque lo consideran, simplemente, indigerible. Ni siquiera en la regi贸n tiene el m谩s m铆nimo liderazgo.

El capit谩n, con su banda de corsarios, navega solo, por aguas tempestuosas.

Pero, volvamos al ambiente nacional y a un tema que dejamos pendiente. Luego de intentar un subterfugio desesperado robando y apropi谩ndose del referendo ciudadano de Corrales, a ver si por ah铆 pod铆a salirse con la suya, aunque fuera al estilo bucanero, las cosas no le han funcionado por ninguna parte. Los militantes del No siguen creciendo, organiz谩ndose en todo el pa铆s, y con los Comit茅s Patri贸ticos han constituido un frente extraordinario de lucha, que avanza incontenible a la victoria.

En cambio, los del s铆, ni siquiera se visibilizan a pesar de que lo que les sobra es dinero e influencia en los medios de comunicaci贸n. Porque gente organizada y luchadora, no tienen. En todas parte en donde va el capit谩n, con su comitiva de secuaces, es recibido con alguna forma de protesta popular; por ello, el presidente es acompa帽ado permanentemente por un dispositivo de seguridad, que casi siempre se toma los alrededores de los lugares en que 茅ste se presenta; sobre todo para evitarle el rid铆culo, al que ser铆a expuesto por los ciudadanos comunes hartos de sus mentiras, demagogia, soberbia, cinismo e incompetencia.

El d铆a en que se celebraba la anexi贸n de Nicoya a Costa Rica en la provincia de Guanacaste, a Arias, o a alguno de sus poco distinguidos asesores, se les ocurri贸 hacer los honores oficiales en la ciudad de Liberia.

Ese mismo d铆a tuvo que pedir disculpas por la torpeza y burla cometida, en contra de los nicoyanos a qui茅nes dej贸 esperando. Pero ni siquiera en Liberia le fue bien. Aparte de los compa帽eros del No, que se manifestaron, una ni帽ita le dedic贸 un poema cuyos contenidos ofendieron al capit谩n y su comitiva. Zarp贸 de ese lugar, una vez m谩s abatido y perdidoso, a buscar otro puerto, en donde hacer el rid铆culo.

foto
Deber谩 ser por esta brev铆sima rese帽a del capit谩n Garfio y su banda bucanera, que los bomberos han decidido cambiarle de grado militar. Ahora es comandante. Suponemos que de tropas de tierra. A punto de estrenarse, como nuevo Comandante en Jefe de los muchachos de la benem茅rita instituci贸n, y ya le salen las cosas mal.

El viernes pasado un liberacionista, miembro del grupo del No de ese partido, denunci贸 que casa presidencial hab铆a pagado a hacer una encuesta entre los costarricenses para saber qui茅n iba a ganar, si el No, o el S铆. La respuesta fue concluyente, 芦el No va ganando禄, no solamente en t茅rminos absolutos, sino que adem谩s es la gente m谩s dispuesta a ir a votar. Pero, los hermanillos Arias han ocultado los resultados, dice Oscar Campos, firmante de la demanda. Nada les sale al Comandante Oscar Arias y su lugarteniente Rodrigo.

A los bomberos, a qui茅nes respetamos profundamente, as铆 como lo hace la mayor铆a de nuestro pueblo, les decimos que se equivocaron irrebatiblemente. Arias no ha hecho un solo acto decoroso y significativo para conseguir semejante nombramiento. Aunque estamos seguros de que esa ha sido una jugadilla de la c煤pula de la distinguida instituci贸n, y no de la mayor铆a de los bomberos. A esa colectividad de muchachos y muchachas, abnegados y valientes, les decimos que su 煤nico comandante es el pueblo de Costa Rica, que va a derrotar sin apelaciones a la banda bucanera del s铆.

Compa帽eros bomberos, les expresamos, que luego de la victoria del No, ustedes seguir谩n teniendo el respaldo institucional que hasta ahora los ha convertido en el mejor cuerpo de Am茅rica Latina, en ese campo. A pesar del yerro, les enviamos nuestro reconocimiento y el de miles de costarricense que apreciamos y admiramos su trabajo.

Los del No tambi茅n tenemos una direcci贸n. No son capitanes ni comandantes, sino ciudadanos, que, eso s铆, sabr谩n asumir con decoro cualquier responsabilidad que implique defender los intereses de la patria, incluso con la vida, si es necesario.

Al capit谩n, o Comandante, no s茅, y su banda bucanera, les decimos que volver谩n a caer derrotados ante la sombra de las mayor铆as de nuestra patria, a pesar de las torceduras de brazos, del aplauso de los esbirros, de la complacencia vergonzosa del Tribunal Supremo de Elecciones y la Sala Constitucional; de la complicidad sin l铆mites de la gran prensa televisiva, radial y escrita (con distinguidas excepciones).

Con los Comit茅s Patri贸ticos, con la direcci贸n unificada del movimiento, encabezada por los mejores hijos que tiene este pa铆s; con los sindicalistas, los muchachos de las universidades, las mujeres organizadas, los campesinos, los empresarios honestos, los curas comprometidos con su pueblo, los intelectuales, los maestros, los jornaleros, los trabajadores del estado, con las comunidades; en fin, con las grandes mayor铆as que aspiran a un nuevo pa铆s, con justicia social, con dignidad, con acceso a la salud y educaci贸n, para todos, triunfaremos sin apelaciones. Decimos, con la canci贸n de Dionisio Cabal (que ya es un himno del movimiento del NO),鈥滾leg贸 la Hora de Juanito Mora鈥.

R茅quiem para el Comandante y su banda bucanera.

———————————

* Historiador y analista social.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.