Oct 21 2020
109 lecturas

Pol铆tica

Cuando dos expresidentes se van: el adi贸s de Sanguinetti y Pepe Mujica

Los expresidentes uruguayos Jos茅 Mujica y Julio Mar铆a Sanguinetti mantuvieron sus formas habituales hasta sus 煤ltimos minutos en el Parlamento y, en una sesi贸n hist贸rica, renunciaron a sus bancas en el Senado, aunque ambos adelantaron que seguir谩n dando batalla, sin rehuir a ning煤n micr贸fono o c谩mara que se les acerque.

Sanguinetti, abogado, historiador, periodista, escritor y pol铆tico, seguir谩 dirigiendo el Partido Colorado. Fue el primer presidente electo tas la dictadura c铆vico-militar (1973-1985) y luego repiti贸 en 1995. 聽Mujica, por su parte, en 1964 se integr贸 al Movimiento de Liberaci贸n Nacional-Tupamaros. En enfrentamientos armados fue herido de seis balazos. Fue apresado cuatro veces y, en dos oportunidades, se fug贸 de la c谩rcel montevideana de Punta Carretas, hoy convertida en shopping.https://www.nodal.am/wp-content/uploads/2020/10/pepe-mujica-uruguay.jpeg

En total, Mujica pas贸 casi quince a帽os de su vida en prisi贸n. Fue uno de los dirigentes tupamaros que la dictadura tom贸 como reh茅n, lo que significaba que ser铆an ejecutados en caso de que su organizaci贸n retomara las acciones armadas. Recuper贸 la libertad, junto a cientos de presos pol铆ticos, el 8 de marzo de 1985, tras la asunci贸n presidencial de Sanguinetti.

Sanguinetti, hoy de 84 a帽os, dos veces presidente por el tradicional y liberal Partido Colorado, y Pepe Mujica, 聽de 85, elegido por el centroizquierdista Frente Amplio, aprovecharon la ocasi贸n para enviar mensajes de conciliaci贸n social y de reivindicaci贸n de los partidos pol铆ticos, advirtiendo que son la receta de Uruguay para evitar grietas. Referentes de los polos, coinciden con su mensaje conciliador y republicano.

鈥淟a funci贸n de Senador impone entre otras cosas una fuerte y permanente relaci贸n directa con actores y colectivos sociales. Supone recibir a ciudadanos y visitarlos a veces en sus lugares de trabajo para recibir sus problem谩ticas y sus peripecias. Para un anciano que adem谩s padece una enfermedad inmunol贸gica, estos tiempos de pandemia que durar谩n demasiado no son recomendables si se valora el milagro de vivir鈥, se帽alaba la carta con la cual Pepe Mujica oficializ贸 la renuncia a su banca en el Senado.

M谩s all谩 de las emociones, la sesi贸n reforz贸 la sensaci贸n de que el sistema partidario uruguayo tiene por delante la tarea de renovar su mirada sobre los procesos sociales. Sanguinetti y Mujica son destacados sobrevivientes de un tiempo que termina, y es natural que en sus discursos de despedida hayan predominado las referencias al pasado, acompa帽adas por algunas reflexiones sobre problemas contempor谩neos que quiz谩 ya no comprenden del todo.

Investigadora citar铆a a Julio Mar铆a Sanguinetti por espionaje de militares en democracia - Noticias Uruguay, LARED21 Diario DigitalPara algunos analistas, es valioso que ambos hayan reivindicado la importancia de los partidos y el di谩logo entre adversarios, aunque Sanguinetti no se priv贸 de hablar sobre las 鈥減atolog铆as鈥 de liberales y marxistas, y Mujica se ubic贸 en una perspectiva individual casi sin referencias al Frente Amplio, rese帽a ladiaria. Se puede aplicar a ambos: 鈥済enio y figura hasta la sepultura鈥.

As铆 es Uruguay: Legisladores de todos los partidos abundaron en elogios a los dos veteranos dirigentes, pese a que ambos siempre generaron fuertes rechazos entre quienes no los votaban.

Sanguinetti y Mujica escucharon las palabras de elogio y reconocimiento de sus pares, incluso con frases llamativas desde tiendas adversarias, luego recibieron un prolongado aplauso, de cerca de un minuto y con todos los senadores de pie, junto con saludos y abrazos; y finalmente les entregaron como recuerdo una pieza sobrante de la maqueta del Palacio Legislativo.

Pasa el tiempo y el Uruguay mantiene sus rasgos m谩s t铆picos, dec铆a una publicidad comercial. Mujica estuvo desde temprano caminando por la antesala del Senado, y frente a un grupo de periodistas sac贸 una hoja del saco: 鈥淯n discurso b谩rbaro arm茅鈥, dijo mientras mostraba unas pocas l铆neas escritas a mano.

Y record贸 dos 鈥渓ogros espectaculares鈥 de sus 26 a帽os en el Parlamento: 鈥淵o invent茅 el garaje de las motos, cuando era diputado tra铆a una Yamaha, la dejaba por all谩 abajo y los trabajadores despu茅s las empezaron a poner ah铆; y otra cosa es que era todo muy acartonado, formal, la corbata era religiosa, y yo ven铆a de jeans y se fue distendiendo la cosa鈥.

Todo culmin贸 con un abrazo entre ambos expresidentes que qued贸 como una foto para la posteridad. Tras esto, Mujica sali贸 del Parlamento bajo la lluvia, cubri茅ndose con un paraguas violeta.

Sanguinetti permaneci贸 en su despacho en los minutos previos a la sesi贸n y lleg贸 junto a varios dirigentes de su sector, que vieron la sesi贸n parados detr谩s del hist贸rico l铆der colorado. Tras el homenaje y saludo de sus pares, Sanguinetti volvi贸 a su lugar y por error tom贸 agua de un vaso que estaba sobre la banca que era de Mujica, ahora ocupada por su sucesor, Alejandro 鈥淧ata鈥 S谩nchez, un joven dirigente del Movimiento de participaci贸n Popular, protegido del expresidente.

Reminiscencias de la pol铆tica

Uruguay | La izquierda en Uruguay m谩s all谩 de Pepe Mujica - El Salto - Edici贸n GeneralMujica se reconoci贸 鈥減asional鈥, pero aclar贸 que 鈥淓n mi jard铆n hace d茅cadas que no cultivo el odio, aprend铆 de una dura lecci贸n que me puso la vida: que el odio termina estupidizando, porque nos hace perder objetividad ante las cosas鈥.

En referencia a la actividad pol铆tica, dijo que 鈥渆s la lucha por la felicidad humana, aunque suene a quimera鈥. Luego complement贸 acerca de su renuncia: 鈥淓n pol铆tica no hay sucesi贸n, en pol铆tica hay causas. Los hombres y mujeres pasamos, algunas causas sobreviven y se tienen que transformar, porque lo 煤nico permanente es el cambio. La biolog铆a impone cambios, pero tambi茅n tiene que haber una actitud de dar oportunidad a las nuevas generaciones鈥.

En el final del discurso, tras recordar que pas贸 鈥渄e todo en la vida鈥, como 鈥渆star seis meses atado con las manos en la espalda鈥 o 鈥渄os a帽os sin que me lleven a ba帽ar鈥, dijo no tenerle 鈥渙dio a nadie鈥, y culmin贸: 鈥淟es quiero transmitir a los j贸venes que hay que darle gracias a la vida, triunfar no es ganar, es levantarse y volver a empezar cada vez que uno cae鈥.

El discurso de Sanguinetti fue en defensa de los partidos pol铆ticos en la historia del pa铆s. 鈥淟a partidocracia, tantas veces tomada como un elemento negativo, es la que ha dado consistencia a la vida democr谩tica. La opini贸n p煤blica es diversa y veleidosa, los partidos son los que encauzan, orientan, vertebran, articulan, y eso es fundamental鈥, dijo.

Destac贸 que ese rol de los partidos pol铆ticos cobra fuerza 鈥渆n estos tiempos鈥, que 鈥渓as burbujas publicitarias y la magia de las redes鈥 han llevado a que 鈥渆n pa铆ses muy importantes鈥 sean presidentes 鈥渇iguras que no representan valores ni dan seguridad de una continuidad institucional鈥.

Uruguay, 30 a帽os de democracia - 01/03/2015 - EL PA脥S Uruguay
Sanguinetti con Luis Lacalle Herrera, padre del actual mandatario

芦Nuestro pa铆s cultiv贸 su libertad, cultiv贸 su tolerancia, detr谩s de cada guerra hubo una amnist铆a, una pacificaci贸n. Nuestro pa铆s es una amalgama de corrientes diversas, de corrientes 茅tnicas, culturales禄, coment贸 Sanguinetti.

Vivimos tiempos complejos. El ciudadano se siente representado por s铆 mismo. El concepto de representaci贸n pol铆tica hoy est谩 en crisis. El ciudadano hace un Facebook y con eso cree que es part铆cipe de un di谩logo universal. M谩s que nunca debemos aferrarnos a las ideas. Si los sentimientos y pasiones articulan la lealtad a lo largo del tiempo, son las ideas que siguen moviendo禄, a帽adi贸.

Sanguinetti dijo que en Uruguay 鈥渦n d铆a perdimos la libertad porque antes hab铆amos perdido la tolerancia鈥, y que el episodio de su renuncia junto con Mujica al Senado muestra 鈥渦na hora de conciliaci贸n, de reafirmaci贸n democr谩tica鈥.

Quiz谩 haya llegado la hora en que nuevas generaciones tomen el rumbo de la pol铆tica uruguaya, enquistada por la visi贸n de a帽ejos dirigentes (los dinosaurios, seg煤n los j贸venes militantes) en medio de una grave crisis y de un cambio de rumbo desde que la centroizquierda del Frente Amplio perdiera el gobierno, tras 15 a帽os de gesti贸n, ante una coalici贸n multicolor de derecha neoliberal, encabezada por Luis Lacalle Pou, que Sanguinetti arm贸.

.

*Periodista uruguayo, analista asociado al Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la)

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario