Desafío total / el juego de las potencias mundiales

4.732

El sueño del "fin de la historia" se ha desvanecido. EEUU intentó bajo el gobierno de Bush un brutal último intento de mantener su supremacía indiscutible: el proyecto "guerra infinita", que iba a aniquilar como una apisonadora todos sus posibles enemigos y competidores, pero se estancó en las primeras dos piedras, a saber: Afganistán e Iraq.
El pensamiento de un joven estudioso de la geopolìtica en una síntesis de lo dicho por Daniele Scalea al profesor Stefano Grazioli tras la publicación en Italia de El Desafío Total – Balance y estrategias en el gran juego de las potencias mundiales.[1]

El orden mundial actual es "semi-unipolar; Estados Unidos sigue siendo el poder hegemónico, pero más por el cuidado de sus rivales que por su poder y autoridad. La crisis financiera de 2008 —iniciada por la estadounidense—  arroja fragmentos parciales sobre el ordenamiento económico que sustenta gran parte del poder de Wáshington.

Todo indica que el retorno a la normalidad se materializará con un orden real multipolar. Y Estados Unidos no va a aceptar el papel del ex  hegemónica en declive. A menos de que ocurra una  implosión interna, que es capaz de resistir —y tiene muchas flechas para su arco— e intentará bloquear, o al menos frenar, la transición a un mundo multipolar. Cuenta con un poderoso instrumento militar (que a menudo presenta fallos de encendido), pero no de la capacidad de un proyecto global.

La hegemonía del dólar, el sistema financiero central, la influencia cultural, que fueron la partida del siglo veinte para EEUU, parecen simplemente haber desaparecido. Gran parte de la grandeza de la superpotencia del siglo XX proviene de la herencia de generaciones pasadas, y cuando han de defenderla no parece asomar ya su condición de sin par.

Desde el final de la guerra fría Wáshington y Moscú han intentado en repetidas ocasiones el diálogo respetuoso, pero siempre terminó mal. A las debilidad de Yeltsin respondió con la disolución de Yugoslavia,y  los rusos y el Kremlin respondió con un tal Vladimir Putin.

Los intentos de apertura después del 11/S se vieron recompensados con la penetración EEUU en Asia Central, el "patio trasero" de Rusia. El idilio entre  Obama y Medvedev sobre límites mutuos de influencia no durará mucho tiempo. Nadie quiere dejarse llevar por el determinismo, pero la geografía es un factor importante en los asuntos humanos, y en este caso la geografía condena  (ver documento <a href="http://www.libreidee.org/es/tag/russia"<Rusia y EE.UU<a/>), al menos en el escenario actual, casi siempre al enfrentamiemnto.

La llegada de Barack Obama a la Casa Blanca cambió las cosas, pero probablemente menos de lo que podría haber sido si no hubiera habido la crisis financiera de 2008. Obama fue el portador de una alternativa geo-estrategia a los neo-conservadores, menos nítida en el Oriente Medio y más cerca del equilibrio global en su totalidad. También incluía una estrategia de lucha contra Rusia, tipo brzezinskiana no declarada. La distensión misma con Irán ha sido y es orientada especialmente contra el poder de Moscú en términos de contención en el flanco sur.

Huelga decir que la crisis ha trastocado los planes. A EEUU se le atravesó el agua en la garganta y Obama procura mantener la supremacía, al principio intentó formar el famoso G-2 con China , pero pronto se impuso la tensión entre Wáshington y Beijing, que no ven con buenos ojos sucedido en las últimas décadas.

La casa Blanca podía cooptar a la Rusia de Yeltsin e intentarlo al com8enzo de la "era Putin", pero han sido demasiado ávidos de poder. EEUU es todavía el poder hegemónico, pero su hegemonía cojea y no da los mismos beneficios del pasado. Aliarse, así, con alguien que luce la muleta desvencijada de su poder no es una perspectiva que atraiga demasiado. El Kremlin conduce por otras carreteras. Solamente cuando EEUU se avenga a la categoría del diálogo inter pares y grandes, recién entonces, se podrá renegociar para establecer alianzas estratégicas.

El colapso de la URSS, es decir, el "Heartland" —poder que contenía la potencia marítima— fue un acontecimiento trascendental. Y desde el punto de vista de los rusos sólo puede considerarse catastrófica. Pero no sólo ocurrió por su propia cuenta.

El colapso de la presa soviética —un dique criticado y controvertido—, fue un efecto pionero del esfuerzo de la hegemonía estadounidense —con su límite de abuso y guerras.  Para los norteamericanos la desintegración de la URSS fue un éxito, para los polacos una bendición. para los cubanos, los sirios o los palestinos una vergüenza.

Putin consideró durante mucho tiempo relaciones prioritarias con Europa y EEUU; pero nunca de modo sumido y nunca tampoco dejó de defender el papel de Rusia en el mundo y su "espacio vital". el "Heartland". Las veces que Wáshington determinó que no había lugar para el diálogo, se dirigió a otros lugares. El objetivo último es derrocar la talasocracia, es decir: el dominio por vía marítima de EEUU sobre la masa terrestre de Eurasia, con el fin de asegurar, permanentemente, a Rusia .

la Unión Europeà es un gigante económico, pero un enano político. Tampoco es un Estado, sino una mezcla de Estados-nación que, como los acontecimientos actuales están demostrando, en medio de la tormenta prefieren pensar individualmente. Rusia tiene e materia geopolítica activos importantes en términos de geografía, militar y energética, que puede jugar muy eficaz en el escenario mundial. Moscú sigue siendo un foco de la política internacional.

Para EEUU la contención de China es mantener dos "perros guardianes":  India y Japón; la pregunta es ¿Nueva Delhi y Tokio están realmente dispuestos a cumplir el papel que Wáshington les encomienda, o prefieren participar con Beijing y crear una esfera de co-prosperidad en Asia? Es un dilema que aún no ha sido contestado.

India parecía más cerca de China hace algunos años, cuando ingresó en la jerga de los profesionales el término "Chindia". Por el contrario, Japón hace unos años parecía irreconciliable enemigo de Beijing hoy parece amistoso. La situación es fluida y difícil de descifrar, pero la sensación es que Nueva Delhi y Tokio resuelven abstenerse y esperar para saber con certeza quién va a ganar entre China y EEUU y sólo entonces apostarán al caballo ganador.

Por otro lado en América del Sur srge una gran potencia, Brasil, mientras el control del uso del "patio trasero· se erosiona sin pausa. China y Rusia se burlan de la Doctrina Monroe, piedra angular de la estrategia de EEUU durante dos siglos. movimientos a los que reacciona Wáshington sin ener claridad sobre qué herramientas elegir.

¿Mayor integración económica? El ALCA fue rechazada de  casi todos los países de América del Sur. ¿Lazos militares? En América del Sur, Rusia ha superado a EEUU en la venta de armas. ¿Influencia cultural? El sentimiento anti-estadounidense, enrraizado en la tradición, se encuentra en niveles históricos, y el despertar de la comunidad indígena conduce a un redescubrimiento de su patrimonio más arcaico en lugar de adoptar el estilo de vida americano.

¿Los golpes de estado? En Venezuela fue intentado, pero fracasó, y si un pez mucho más pequeño, Honduras, cayó en la red se encuentra casi totalmente aisladas de la región. ¿Proxy guerras? Los países de América del Sur se muestran reticentes a las guerra entre sí, aunque sólo sea porque todos ellos son inestables y temen las consecuencias internas. ¿Las guerras con tropas "en persona"? Descartado, siempre y cuando las tropas de EE.UU. sigan empantanadas en Iraq y Afganistán. E incluso después de haber evacuado a los dos países del Medio Oriente permanece la propensión a experimentar efectos negativos sobre la guerra por los próximos años.

Por estas razones creo que en los próximos años Wáshington simplemente  subvencionará el "bombardeo" a través de los medios de comunicación, ya lo hace en Brasil , aunque parece difícil que el Partido los Trabajadores de Lula sea expulsado del poder. En algunos "repúblicas bananeras" también organizará golpes de Estado, su arma tradicional en el sur.
 
La pérdida de la hegemonía en el continente americano representa un punto decisivo para EEUU y la geopolítica mundial. Con la aparición de fuertes rivales en las Américas perdería una de sus ventajas estratégicas histórica: deja de ser una "isla" geopolítica y devuelve una potencia continental.

¿Cuáles son estos rivales "que EE.UU. puede encontrar el continente? Fácil respuesta en Brasil, que tiene un tamaño adecuado y la población necesaria para desafiar la supremacía de Wáshington. Fácil también la referencia al bloque bolivariano: países que son individualmente débiles, pero si se unen, fortalecidos por la vehemencia de la ideología, crearán muchos problemas a los gringos —como ellos los llaman.

Y no nos olvidemos de México. Es un gran país muy directamente unido a EEUU, aunque en voz baja no se olvidan históricas reivindicaciones territoriales. Su economía está creciendo rápidamente: en pocos años será considerada una gran potencia, al menos en este ámbito.

Samuel Huntington, poco antes de su muerte, advirtió a sus compatriotas mirar el enorme incremento en el número de "latinos" —en su mayoría mexicanos— en EEUU. Vienen a granel y tienden a preservar su lengua, su religión y su forma de vida. Ya han adquirido un peso electoral significativo, y en su mayoría no están integrados en la sociedad estadounidense.

En el Sur los criminales del tráfico de drogas se han dado casi un Estado dentro del Estado; ese señor en los barrios latinos, que pueden financiarse a través del tráfico ilícito de drogas y la prostitución, tienen verdaderos ejércitos armados hasta los dientes. Una persona ideal para dirigir una guerra asimétrica si se deben crear las condiciones para ello. Estos cárteles de la droga tienen gran poder sobre la frontera norte de México, y colusión fuerte con las autoridades de la Ciudad de México.

No es casual que EEUU, desde hace varios años, trate de frenar la inmigración de "los latinos", mientras que en México no hacen nada para disuadir a sus ciudadanos de expatriarse a tierras que EEUU tomó de México hace 150 años. La situación es explosiva, y algunos analistas —como George Friedman— lo han observado.

[1] La sfida totale. Equilibri e strategie nel grande gioco delle potenze mondiali (Fuoco, Roma 2009).

Daniele Scalea es redactor de la revista italiana de estudios geopolíticos Eurasia, donde aquí puede leerse in extensu, en italiano, el diálogo entre el autor y el académico Stefano Grazioli.

Addenda

En Sociología crítica puede leerse, en castellano, la entrevista a Scalea realizada por el profesor Grazioli; el texto se encuentra aquí.

También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.