Jun 30 2022
120 lecturas

Econom铆aPol铆tica

Dictadura y capital: El segundo golpe neoliberal en Uruguay, la venta del pa铆s

El 27 de junio se cumplieron 49 a帽os del 煤ltimo golpe de Estado c铆vico-militar en Uruguay (1973-1985). Plan C贸ndor, desapariciones, torturas, expropiaci贸n de beb茅s y una larga lista de aberraciones. Todo eso y m谩s, para instalar un proyecto econ贸mico a sangre y fuego.

Se inauguraba una nueva etapa del capitalismo y los poderes f谩cticos no titubearon un segundo en aplicarlo. Sus consecuencias y sostenimiento a lo largo del tiempo perduran hasta el d铆a de hoy, a pesar de haber retornado la democracia y haber pasado por la ola progresista a principios del siglo XXI.

Marcha del Silencio recuerda a v铆ctimas de la dictadura uruguaya | Noticias | teleSURCara o cruz

La d茅cada del 70 en Am茅rica Latina tuvo las dos caras de una moneda. Por un lado un movimiento social, popular, sindical de fuste, robusto y combativo; pero por el otro se desplegaron las alas y las garras de las peores dictaduras de nuestra historia. Uruguay no fue la excepci贸n. Mientras en las calles y en los centros clandestinos se torturaba, en fatuos escritorios se perge帽贸 el ajuste y la persecuci贸n a la clase trabajadora. La moneda se decant贸 por el lado del neoliberalismo.

La misma madrugada del golpe la Central Nacional de Trabajadores (CNT) se declar贸 en huelga, que dur贸 15 d铆as. El 30 de junio fue ilegalizada la CNT y requeridos sus principales dirigentes, que pasaron a la clandestinidad o fueron capturados.

El 4 de julio de 1973 el Poder Ejecutivo, mediante el decreto 518/73, habilit贸 el despido sin indemnizaci贸n 鈥減or notoria mala conducta鈥 en la 贸rbita p煤blica y privada. Esto facilit贸 la persecuci贸n de los huelguistas por parte de las patronales, as铆 como la eliminaci贸n de mano de obra 鈥渋mproductiva鈥, como personas pr贸ximas a jubilarse y con problemas de salud.

La dictadura 鈥渟ignific贸 un descenso del salario y las pasividades a menos del 50% de su valor en 1968, la destrucci贸n de 5.000 productores agropecuarios, el cierre de centenares de peque帽as y medianas industrias, y un sideral aumento del endeudamiento externo que pas贸 de 716 millones de d贸lares en 1973 a 6.000 millones de d贸lares en 1985鈥, se帽ala Miguel Carri贸 en su libro 鈥淧a铆s vaciado鈥.

Uruguay volver谩 a ser plaza financiera para recibir evasi贸n de dinero de la regi贸n 鈥 RSmediosEl modelo de plaza financiera se instaur贸 en el Uruguay en 1974. En mayo de 1979 se eliminaron los encajes bancarios, culminando un proceso de progresiva reducci贸n, y se eliminaron los reg铆menes promocionales de financiamiento de las exportaciones.

La dictadura liberaliz贸 la econom铆a en medio de la crisis mundial del petr贸leo. La expansi贸n del endeudamiento externo bruto pas贸 de 478 millones a 3.919 millones de d贸lares entre 1973 y 1985. Agregado a esto, la reducci贸n del poder de compra de los salarios en un 60%, comparando 1984 con 1971.

Finalmente, en noviembre de 1979 comenz贸 a regir una reforma tributaria en la que se generaliz贸 la aplicaci贸n del Impuesto al Valor Agregado, se rebajaron los aportes patronales a la seguridad social y se derog贸 el Impuesto a las Actividades Financieras y el Impuesto 脷nico a la Actividad Bancaria, que gravaba la actividad financiera.

La transferencia fue del orden de 5.000 millones de d贸lares de 1981: ese fue aproximadamente el valor del PIB al fin de la dictadura y esa fue la magnitud de la deuda externa del pa铆s. Es decir, trabajadoras y trabajadores perdimos en los a帽os de dictadura ingresos equivalentes a la deuda externa uruguaya.

Aun con la crisis de 1981 a 1984, el producto interno Bruto (PIB) al final de la dictadura era mayor que el del inicio, y junto a ese mayor crecimiento de la riqueza, el salario baj贸 a la mitad.

El complejo escenario para el mercado laboral en 2021 - 01/02/2021 - EL PA脥S UruguayLa falta de garant铆as para los reclamos laborales, las dificultades para conseguir un empleo, la incorporaci贸n de mano de obra sin experiencia en tareas especializadas y el multiempleo contribuyeron a que las patronales tuvieran mejores condiciones para aumentar la productividad del trabajo con la tr谩gica consecuencia de muertes por accidentes laborales y mutilaciones que incapacitaban a los trabajadores.

El hoy es tan ayer

La pol铆tica aperturista al mercado internacional conllev贸 un aumento de las exportaciones con d茅ficit en la balanza comercial, ya que las importaciones eran superiores. Como consecuencia de la falta de negociaci贸n colectiva y las dificultades para el accionar sindical reivindicativo, hubo una ca铆da sostenida del salario real, pasando a la mitad entre 1973 y 1985, lo que se sumaba a la ca铆da del per铆odo anterior. 驴D茅cada del 70 o 2022?

La dictadura no solo fue una m谩quina de muerte. El golpe de Estado en Uruguay fue la inauguraci贸n de un proyecto econ贸mico implantado a sangre y fuego. La corrupci贸n, el aumento de la deuda p煤blica y el manejo de los fondos p煤blicos de manera irregular estuvieron a la orden del d铆a y siguieron derramando su efecto en la transici贸n democr谩tica o m谩s bien en la democracia tutelada por los militares que tuvo el pa铆s desde 1985.Los patriarcas del mercado. Apuntes sobre los or铆genes del neoliberalismo en Uruguay (1955-1973)

La d茅cada de los 90 estuvo gobernada por los tradicionales Partido Nacional y Colorado, como hist贸ricamente sucedi贸 hasta el 2004 con el ascenso del centroizquierdista Frente Amplio. Fue una d茅cada donde se iniciaron procesos que hasta el d铆a no han tenido freno. Por un lado la infantilizaci贸n de la pobreza, mientras la percepci贸n de la corrupci贸n creci贸 a pasos agigantados. El narcotr谩fico era tapa de diarios, junto al lavado de dinero en Punta del Este, las SAFIs (Sociedades An贸nimas Financieras) y el vaciamiento de bancos.

Los intentos privatizadores se instalaron por doquier, algunos truncos, algunos exitosos. Las zonas francas crecieron a mansalva, mientras se verificaba el desmantelamiento de la industria nacional. Los gobiernos 鈥渘eoliberales鈥 avanzaron sobre el salario indirecto, desfinanciando, privatizando y tercerizando los servicios p煤blicos como la salud, la educaci贸n y la vivienda. La antesala de la crisis del 2002 estaba lista.

Si muchas veces se habla de oleadas en el campo progresista, hay que hablar tambi茅n de oleadas neoliberales que a veces tambi茅n vienen como mareas. Se puede trazar un hilo conductor desde los 70 hasta el presente. La macroeconom铆a sigue su rumbo sin variaci贸n alguna, lo dijo el mism铆simo Ministro de Econom铆a de la dictadura Alejandro Vegh Villegas, al ser consultado por la pol铆tica econ贸mica del Frente Amplio.

Hoy asistimos a otra entrega de soberan铆a may煤scula: el puerto, las tierras, la rambla costanera, el agua, cada vez m谩s zonas francas para que no tributen aqu铆, cada vez m谩s mega proyectos inmobiliarios, guetos de ricos, 鈥渃antegriles鈥 de pobres. Cada vez m谩s ollas populares, aunque las exportaciones no paren de aumentar.

Cada veinte a帽os, nuevas crisis para que viejos dilemas no se resuelvan y los capitalistas de siempre vuelvan a acumular y concentrar riqueza y poder. La dictadura no fue un delirio de hombres malos.

Hoy no se precisa un golpe de Estado para dominar. La institucionalidad republicana cobija en su seno dicha explotaci贸n. Esa misma dictadura de la que hablamos, debilit贸 de manera contundente al campo popular. Preestreno para arrasar con todo lo p煤blico. Obra de la que, lamentablemente, a煤n no se vislumbra su final.

 

* Licenciado en Psicolog铆a, Universidad de la Rep煤blica, Uruguay. Miembro de la Red Internacional de C谩tedras, Instituciones y Personalidades sobre el estudio de la Deuda P煤blica (RICDP). Analista asociado al Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la)

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.