Mar 4 2005
1011 lecturas

Cultura

Don Quijote: por la utopía a otro realismo

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Pocos parecen recordar -la «gran prensa» como es obvio lo olvidó por completo- los días primeros del Foro Social Mundial; el esfuerzo y entusiasmo casi homéricos -o más que homéricos- que fluyeron hacia Porto Alegre para probar la yerba sin palo en los grandes mates «gaúchos» mientras se discurría sobre la imposible extrañeza sociológica, histórica, comercial y política de que un mundo mejor es posible.

El FSM no es lo que pudo ser, si de verdad pudiera ser algo más de lo que es; pero resultaría engañoso confundir la exultante energía social que genera con algunos de los grupos y variopintas organizaciones que se mueven a su alrededor.

Cierto es que en la perversión del universo «masmediático» -donde mas, o mass, signfica, vulgo, populacho, abstracción estadística-, merced al trabajo en general anónimo de cada vez más activistas sociales, comunicadores «blogísticos», productores culturales de la alteridad y otra fauna de los márgenes del sistema, amplía sus fisuras, muestra la chapucería de sus constructores y lo corrupto de su policía; en cierto modo el Sistema Zapatista de Televisión Intergaláctica -la únicatelevisisón que se lee, advierte el subcomandante Marcos (ver: Abajo a la izquierda)- se multiplica: don Quijote, caray, cabalga.

Convocados por un libro de ficciones

2005 es el «Año del libro»-burlesco festejo en sociedades cuyos habitantes, amparados en el anonimato o lo sorpresivo de los sondeos y encuestas reconocen no leer, en promedio, más uno o dos libros por año-. Y en torno de un personaje de novela debatieron Federico Mayor Zaragoza, ex director general de la UNESCO; Ignacio Ramonet, director de Le Monde Diplomatique -cada vez más «monde» y menos «diplomatique», gracias a los dioses-; Eduardo Galeano, periodista también y escritor uruguayo, y el inefable varón José Saramago, Nobel de Literatura en 1998.

Las cuatro patas de la conversación las recogió Arcoiris TV en otros tantos vídeos que son de libre y gratuita disposición.

El asunto que liga a don Alonso con nuestro concreto mundo es la idea, romántica convengamos, de que los realistas nunca transforman a la Humanidad; por realistas se entiende a los pragmáticos: aquellos que cabalgan en la cresta de la ola -hasta que la ola se desmorona-, de ahí la denominación del foro: Quijotes hoy, utopía y política.

Los quijotes contemporáneos no escuchan ladrar a los perros. El control de los caminos y calles se evidencia primero por el silbido de los misiles y luego por el cráter ennegrecido del predio donde -es un decir- se levantaba la construcción que habitaban los protegidos por el cohete con su carga nuclear «empobrecida».

No ladran, Sancho, silban y explotan. Pero no es riego lo que detiene a los idealistas (ni a los revolucionarios, que parecen lo mismo pero no lo son). Como su arquetipo, ellos tampocos escuchan a la sobrina que citó Mayor Zaragoza decir: ¿No sería mejor quedarse pacífico en su casa y no irse por el mundo a buscar lo imposible?

De eso se trata: de no quedarse en casa, ni por miedo ni por cálculo de ganancias o quite a las pérdidas. Al fin y al cabo las mareas de calentamiento planetario han comenzado a subir.

Resolverán los más sabios si a don Quijote le cabe el sayo de utópico o utopista, si acaso deliraba o fue víctima de un ramalazo advinatorio -percepción extra sensorial la llaman- en formato de precognición adivinatoria.

No basta la hermosura…

Hay que saber lucirla es la gran enseñanza de tantos siglos convirtiendo a la mujer en objeto. Lucir la hermosura: ponerla en alquiler, ofrecerla por «leasing», venderla al menor postor. O negarla. Nada es esto es parte del universo espiritual de la presidenta de la Academia de Lengua Rapa Nui.

María Virginia Haoa Cardinali -se lee en la biblioteca multilingüe Wordtheque– es además profesora bilingüe del Programa de Inmersión del Liceo Lorenzo Baeza Vega e integra la dirección de la Corporación de Resguardo Cultural Mata Nui a Hotu Matu’a o Kahu-Kahu o Hera, desde 1989 en forma continuada.

Su currículo es impresionante:estudios en Chile y en Canadá, de lingúística con los estadounidenses Robert y Nacy Weber, investigaciones sobre: la historia de Rapa-Nui y lenguas y culturas polinésicas, la botánica y plantas medicinales propias de Te-Pito Te-Henua, el ombligo declarado del planeta, etc… Nada para su lucimiento. Como cantó hace décadas Patxi Andión, «nada está en venta».

El trabajo de Viki Haoa es un foco e ilumina una de las más singulares culturas vivas de la Tierra: la suya. Adentrarse un poco en su trabajo, sus expectativas, sus dificultades y logros es perfectamente posible atendiendo al reportaje que presenta Arcoiris TV Aquí.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.