Jul 31 2023
96 lecturas

Pol铆tica

Dos grandes temas: uno negativo (FMI) y otro positivo (resurrecci贸n ind铆gena)

En estos d铆as, dos cuestiones mayores ocupan el inter茅s de estas reflexiones. Una de ellas, nuestra relaci贸n con el Fondo Monetario Internacional (FMI), constituye el tel贸n de fondo de la vida cotidiana de todos los argentinos. Para algunos -unos pocos- por ser beneficiarios de la misma y para otros -la inmensa mayor铆a- porque constituyen la masa de perjudicados por las pol铆ticas econ贸micas derivadas de esas relaciones.

Este tema, a su vez, es -junto con las elecciones y los temas cotidianos de inseguridad- el contenido principal de la inmensa mayor铆a de los medios de prensa. La otra cuesti贸n, que interesa en la perspectiva de estas consideraciones, gira en torno al tema ind铆gena. Es evidente que, sobre esta cuesti贸n, no existe ni el inter茅s, ni una difusi贸n semejante al que tiene la evoluci贸n y efectos de la relaci贸n con el FMI.

El tema adquiere una significaci贸n especial dado que se聽trata de una modesta visualizaci贸n de una cuesti贸n que arranca hace m谩s de聽cinco siglos, sin que se perciba la existencia de un debate y una adecuada聽soluci贸n en los tiempos actuales.

El聽FMI, siempre el FMI

No se equivocan quienes piensan que, desde Washington D.C (EU), en el edificio No. 720 de 19th Street, NW y en la esquina de 19th Street y Pennsylvania Avenue, se terminan de tomar las decisiones que luego se transforman en las pol铆ticas que padecemos los argentinos. All铆 funciona el Fondo Monetario Internacional (FMI). El mismo que fuera creado en 1947, al final de la segunda guerra mundial y que hoy tiene 184 pa铆ses miembros.

Act煤a como un prestamista no bancario y con la funci贸n de atender los problemas de los endeudamientos y la situaci贸n de la balanza de pagos de diferentes pa铆ses. Su composici贸n es una aproximaci贸n de la correlaci贸n de fuerzas a nivel econ贸mico mundial, al terminar la guerra.

De hecho, junto con el Banco Mundial (BM) y la Organizaci贸n Mundial del Comercio (OMC), son los reguladores de la econom铆a mundial y su actual modelo caracterizado por un mercado de signo capitalista. Sus principales accionistas son: EU 17,43%, Jap贸n 6,47%, China 6,4%, Alemania 5,6%, y Reino Unido 4,23%. Argentina tiene una participaci贸n del 0,67%.

Despu茅s del Golpe que derroc贸 al presidente Juan Domingo Per贸n en 1955, Argentina fue integrada al FMI en 1956. Desde esa El peronismo y un FMI con rostro humano | Perfilfecha se firmaron 29 acuerdos de cr茅ditos, la mayor铆a de ellos fueron incumplidos. El FMI establece un mecanismo de control a trav茅s de las 鈥渃ondicionalidades鈥 que fija para cada uno de esos cr茅ditos. Es su forma de mantenernos atados a los intereses de los grandes poderes financieros, por eso su gran negocio es que no nos salgamos de ese endeudamiento eterno.

En junio 2018, el FMI y el presidente neoliberal Mauricio Macri firmaron un in茅dito y extra帽o acuerdo, que culminar铆a en junio del 2020. Su monto era por 50 mil millones de d贸lares, luego ampliado a 57 mil millones, de los cuales-despu茅s de la asunci贸n del gobierno de Alberto Fern谩ndez- fueron realmente enviados papeles por 44 mil millones. Este cr茅dito, por sus condiciones imposibles de cumplir, solo se podr铆a cumplimentar con un nuevo acuerdo.

Haciendo caso omiso a quienes planteaban su nulidad por cuestiones de fondo y de forma, eso fue lo firmado por el exministro de este gobierno -Mart铆n Guzm谩n- en marzo del 2020, contra la opini贸n de muchos especialistas y la condena de gran parte de la poblaci贸n. Mantiene su vigencia hasta setiembre del 2024.

Una vez m谩s fue ratificado, desoyendo a quienes planteaban que se trataba de una 鈥渄euda odiosa鈥. Su negociador fue el actual ministro de Econom铆a, Sergio Massa, quien lo hizo solo con algunos cambios en metas y condicionalidades.

Gobierno y FMI avisaron que los t茅cnicos ya firmaron los nuevos acuerdos. Pero el Directorio del FMI tiene un receso de 15 d铆as y hay vencimientos inmediatos. Entre el 31 de julio y 1掳 de agosto tenemos que pagar 3.490 millones de d贸lares, que ser谩n cubiertos con cr茅ditos de corto plazo por otras instituciones, mientras el Directorio del FMI aprueba el acuerdo definitivo, ordenando la transferencia de 7.500 millones para estos vencimientos y otros previstos durante septiembre.Sergio Massa con Gita Gopinath Subdirectora Gerente FMI.

Mientras los t茅cnicos acordaban con el FMI, desde el Ministerio de Econom铆a se fueron tomando medidas para ajustarse a sus requerimientos.聽Entre ellas se destacan las que est谩n destinadas a mejorar las reservas del Banco聽Central, para evitar corridas bancarias. Tambi茅n otras destinadas a mejorar los聽ingresos fiscales, para acercarse a la demanda de reducci贸n del d茅ficit fiscal. Con聽el 鈥渄贸lar agro鈥, sobre todo para el ma铆z, esperan sumar unos 2 mil millones a las聽arcas del Banco Central.

En lo que respecta a mejorar los ingresos, estiman esa suma en 1,4 billones de聽pesos, para lo que resta del a帽o. De ese modo esperan acercarse al d茅ficit聽presupuestado. Para ello subir铆an los impuestos en materia de importaciones y el聽valor del d贸lar oficial destinado a esos fines (7,5% para los bienes y 25% para los聽servicios).

En lo que respecta a la reducci贸n del d茅ficit fiscal, el d茅ficit previsto para el primer semestre era de 0,7% del PBI, el real result贸 ser del 1,1% del mismo. El d茅ficit anual previsto es del 1,9%. Todo esto demandar谩 un mayor ajuste para este聽segundo semestre. Mientras tanto, la llamada deuda flotante, es decir aquella聽vencida, documentada y no pagada (con 贸rdenes de pago vencidas o no), suma聽cerca de otro punto del PBI. Eso da una idea de la diferencia entre la realidad y lo聽acordado.

Por qu茅 muchos argentinos est谩n esperando una devaluaci贸n?Todas estas medidas son devaluaciones encubiertas para acercar las pol铆ticas oficiales a las 鈥渃ondicionalidades鈥 que nos impone el FMI. Massa puede decir lo que le parezca, pero esta quinta y sexta revisi贸n del acuerdo existente es una muestra m谩s de nuestra escasa soberan铆a econ贸mica, porque al FMI le cabe aquel dicho que afirma: 鈥淟a mona, aunque se vista de seda mona queda鈥.

Mientras tanto 驴qu茅 pasa con la econom铆a mundial y sus efectos para Argentina? La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), que maneja el valor del d贸lar, acaba de aprobar una suba de la tasa de inter茅s. Ella pas贸 del 5,25 a 5,50, alcanzando el nivel m谩s alto desde el 2001.

Los efectos de esta media son muy r谩pidos: EU frena la salida de d贸lares y absorbe capitales haciendo m谩s dif铆ciles las inversiones. Estas tendencias tienen -en general- efectos negativos para nuestra econom铆a y ellos se pueden sintetizar en los siguientes puntos: Una desaceleraci贸n econ贸mica, porque los cr茅ditos y las inversiones se reducen, con tendencia a una baja en el nivel de la actividad econ贸mica. De ello nuestra econom铆a ya ven铆a dando muestras.

Nuestros productos de exportaci贸n b谩sicamente los granos, pierden valor en los mercados mundiales.聽Todo ello est谩 en l铆nea con el Informe del FMI, conocido como Perspectivas聽Econ贸micas Mundiales donde prev茅 para este a帽o una recesi贸n del聽2,5% y una inflaci贸n anual del 120%. A la luz de los hechos estalla la hipocres铆a聽del FMI, pintada en un verso de Sor Juana In茅s de聽la Cruz: 鈥淗ombres necios que acus谩is a la mujer sin raz贸n, sin ver que sois la聽ocasi贸n de lo mismo que culp谩is鈥.

Tercer Mal贸n de la Paz: genocidio, racismo y otroestado

Desde el fondo de la historia de los pobladores de estas tierras, teniendo聽como punto de arranque simb贸lico uno de los rincones m谩s alejados de la聽Capital del poder, se est谩 produciendo un fen贸meno de indudable聽trascendencia: desde Jujuy viene llegando a la capital el 鈥淭ercer Mal贸n de la Paz鈥.

En Purmamarca, en la intersecci贸n de las rutas 9 que va a Bolivia y 52 que聽conduce a Chile, confluyeron diversas comunidades de pueblos originarios,聽mayoritariamente de la naci贸n Kolla. Ese sitio se ha transformado en el lugar聽central de los reclamos de estos pueblos. Su expresi贸n m谩s importante son聽las movilizaciones y variados cortes de rutas, que se siguen manteniendo, en聽esa provincia.

El motivo fundamental es la quita de derechos que significa la聽inconstitucional Reforma Constitucional que impuso el dictadorzuelo Gerardo聽Morales, gobernador de Jujuy y precandidato a la vice presidencia聽de la coalici贸n de derecha, junto a聽Horacio Rodr铆guez Larreta.

Arrancaron el d铆a 25 de julio y van recorriendo diferentes provincias (Salta,聽Catamarca, Santiago del Estero, C贸rdoba y Santa Fe) para llegar a Buenos聽Aires el martes 1掳 de agosto, D铆a de la Pachamama, para acampar y reclamar聽ante el Palacio de Justicia para que la Corte Suprema haga lugar a la聽demanda de nulidad de la mencionada Reforma, cuesti贸n planteada por una聽multisectorial juje帽a.

Tambi茅n ir谩n a la Plaza Congreso para reclamar al Poder Legislativo la intervenci贸n a la Provincia de Jujuy y una ley que d茅 garant铆as a la propiedad comunitaria. Este tema, a pesar de su significaci贸n hist贸rica, tiene poca repercusi贸n en los medios de prensa y en los espacios sociales y pol铆ticos. En lo pol铆tico porque las elecciones, a pesar de una creciente p茅rdida de inter茅s, siguen siendo la ceremonia ritual legitimadora de esta desprestigiada democracia.

En cuanto a las organizaciones sociales una buena parte de las mismas est谩 absorbida por el fen贸meno electoral o por una lucha reivindicativa que es imprescindible, dada la profundidad de la crisis social existente, aunque la mayor铆a acuerda que -si no se plantean objetivos pol铆ticos- puede terminar siendo funcional a la reproducci贸n del sistema. Nada de lo dicho llama la atenci贸n ante la vigencia de un Estado liberal que promueve el individualismo y legitima la ganancia sin l铆mites. Ella est谩 sostenida en la perspectiva del 鈥減rogreso infinito鈥 que pone en riesgo el futuro del planeta.

Los colores del veneno | Cianuro en los r铆os argentinosMientras el Estado actual sigue sin reconocer y reparar el genocidio de los聽pueblos originarios y los sigue arrinconando, para incorporar m谩s tierras a聽nuestro modelo productivo, los pueblos originarios asumen la defensa del聽planeta, con banderas que son de todos y que ellos -durante los siglos de聽resistencia- vienen sosteniendo.

Un ejemplo de eso -con todas sus limitaciones- gira en torno al tema del agua, que est谩 en peligro con la miner铆a a cielo abierto que utiliza el cianuro, la forma suicida de explotaci贸n del litio y la tierra que se sacude al ritmo de explotaci贸n de Vaca Muerta, con sus recurrentes terremotos. Todo esto son ejemplos de lo que ya viene sucediendo.

Todo ello dej贸 una situaci贸n con secuelas muy profundas.Por un lado, este modelo econ贸mico social profundamente desigual e injusto. Por otra parte, la realidad de este modelo exhibe, desde el punto de vista cultural, un racismo negado que se contin煤a respecto a estos pueblos originarios -caracterizados como 鈥渁trasados鈥- a los que se suma un sector importante de la sociedad m谩s empobrecida.

Las caracter铆sticas de la poblaci贸n carcelaria y las v铆ctimas del 鈥済atillo f谩cil鈥澛(un genocidio por goteo) son la prueba m谩s evidente de lo dicho.

Ni el genocidio, ni el racismo, han logrado destruir las culturas originarias.聽Pero s铆 han permitido que sean cercadas y aisladas. Por eso este Mal贸n de聽la Paz trae al escenario del pa铆s una especie de 鈥渞esurrecci贸n鈥 del mundo聽ind铆gena, de aquel Abya Yala originario que la conquista occidental y su聽eurocentrismo no han logrado erradicar.

El actual Estado liberal es la consecuencia directa del modelo vigente, mientras no se ponga en marcha su transformaci贸n estas tendencias seguir谩n siendo la ley general que gu铆a las pol铆ticas del Estado nacional. Pero hay otra posibilidad que habr谩 que construir como alternativa pol铆tica: la construcci贸n del Estado Plurinacional, donde se respeten y articulen las diferentes perspectivas culturales -incluidos los pueblos originarios- que son una parte activa de la totalidad social que la realidad聽contiene.

Ese Estado plurinacional debe ser la superaci贸n, construida desde abajo, del actual Estado liberal, conocido bajo la f贸rmula del Estado naci贸n, donde se impone -desde arriba- una homogeneidad inexistente pero que refleja la concepci贸n del modernismo europeo que le sirvi贸 de base y que nos llegara a trav茅s de la Constituci贸n de los EU, aprobada en 1853 y que sigue vigente.

Ante la comprobada insuficiencia del actual modelo brota la respuesta com煤n聽鈥淓sto es lo que hay鈥. All铆 est谩 la madre del posibilismo, cuando en realidad聽deber铆amos preguntarnos 鈥減or lo que no hay鈥. Desde all铆, buscar el聽sentido de la direccionalidad de la historia, los nuevos rumbos para comenzar聽a construir el Estado futuro.

Una aproximaci贸n a este camino nos lo da Viviana Maman铆, comunera del聽鈥淭ercer Mal贸n de la Paz鈥, cuando le habl贸 al viento para que lleve su聽mensaje: 鈥淣o nos arrodillemos m谩s, ellos son unos simples usurpadores,聽nosotros somos due帽os y con ese orgullo vamos a caminar鈥.

 

*Analista pol铆tico y dirigente social argentino, asociado al Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la)

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *


El periodo de verificaci贸n de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la p谩gina.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.