Ene 24 2007
917 lecturas

Política

Ecuador, constituyente. – LA INQUIETUD POPULAR NO ES UN ESPECTRO, ES REAL

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Vuelve la misma escena de un nuevo cap√≠tulo de la telenovela politiquera en el pa√≠s, mientras las petroleras no se sacian de chupar ‚Äďcual vampiros insaciables‚Äď la sangre de la tierra; mientras la embajada americana avanza en la construcci√≥n de la nueva base militar y diplom√°tica de San Isidro del Inca en Quito, se crean las condiciones para la revuelta popular en pos de la Asamblea Nacional Constituyente.

Resulta dif√≠cil creer que el nuevo gobierno liderado por el economista Rafael Correa, est√© libre de ataduras y compromisos pol√≠ticos con los sectores econ√≥micos pudientes del pa√≠s, que financiaron la campa√Īa electoral millonaria ‚Äďtan dispendiosa y solo comparable a la del magnate bananero √Ālvaro Noboa.

Aquel discurso y mensajes subliminales, barnizados con un lenguaje bolivariano y nacionalista son los que más se acomodan al manejo perverso del poder, que sintonizan con el interés de las élites por mantener las cosas como están.

¬ŅUn presidente ad hoc para mantener el status quo?

El caballo de batalla de Correa fue sin duda la consulta popular para instaurar la Asamblea Constituyente con plenos poderes. No obstante, es el mismo presidente de la rep√ļblica el que pone las reglas de juego con un reglamento, una vez m√°s excluyente, donde los partidos pol√≠ticos con reconocimiento legal no deber√°n cumplir con el requisito de presentar las firmas del uno por ciento del padr√≥n electoral, su sola existencia ser√° suficiente para poner candidatos a la constituyente; entre tanto, aquellos movimientos sociales que representan a los independientes, a aquellos que sin pertenecer a ninguna tienda pol√≠tica, que anhelan cambios profundos en el pa√≠s, no tienen espacio en la asamblea constituyente, pues ese es reducto exclusivo de los decadentes partidos de la componenda, representada por el actual Congreso Nacional.

Quiero pensar que Correa es un hombre honesto, quiz√°s una luz en medio de la oscuridad de asesores oportunistas y chulqueros que ya se est√°n repartiendo los cargos, contratos y prebendas en el sector p√ļblico. Pero la verdad es que el gobierno no representa al verdadero pueblo, es una rara composici√≥n de la vieja partidocracia, si no recordemos ecuatorianos que Carlos Vallejo ‚Äďactual ministro de Agricultura‚Äď antes fue diputado del PRIAN, partido de Noboa, as√≠ como tambi√©n cuota pol√≠tica del nefasto regimen de Oswaldo Hurtado y Jamil Mahuad de ¬ęla flecha verde¬Ľ Democracia popular, hoy UDC.

Es evidente que la Izquierda Democr√°tica invirti√≥ en la campa√Īa de Alianza Pa√≠s, si no c√≥mo se explica que Correa haya ratificado a tres ministros de Estado con serios cuestionamientos, pertenecientes al partido socialdem√≥crata.

Un poco de memoria

Tampoco no nos hemos olvidado c√≥mo durante un partido de f√ļtbol en el monumental del Barcelona, Isidro Romero, ligado al partido socialcristiano y al PRIAN acord√≥ apoyar a Rafael entregando a Frabrizio Correa ‚Äďsu hermano‚Äď la ¬ęmodesta¬Ľ colaboraci√≥n de US$ 50.000 para la campa√Īa.

Y eso no es todo, este Frankenstein conocido como Alianza País tiene como ministro de Gobierno al ex subsecretario del regimen vergonzoso de Abdalá Bucarám, el ex MIR, Gustavo Larrea.

No se√Īores, ah√≠ no termina la cosa, el actual vicepresidente de la rep√ļblica, Len√≠n Moreno, fue parte del repudiado gobierno de Lucio Guti√©rrez.

En ese escenario, pensar que Rafael Correa pueda gobernar libremente es una utopía. Los grilletes del poder se expresan en la vieja intelectualidad burguesa del nuevo ministro de Energía Alberto Acosta, y su vinculación umbilical con el Grupo Egas del Banco del Pichincha.

Del mismo modo, en el sector petrolero vuelven las mismas caras del pasado, Carlos Pareja Yanuzzeli, cuestionado funcionario de la estatal por sus vínculos socialcristianos, es nuevamente presidente de PETROECUADOR; Oscar Garzón, dos veces vicepresidente de Petroproducción, vuelve a ocupar el cargo, y con él la argolla de siempre se acomoda en la estatal. Esa es la tónica del naciente gobierno febresborjista y gutierrista que se acaba de instaurar en Carondelet.

Los socios del neoliberalismo tienen el asesoramiento y patrocinio de los grandes medios de comunicaci√≥n; a prop√≥sito de aquello, no olvidemos que la exclusi√≥n democr√°tica que le conviene a EEUU promovi√≥ un hist√≥rico debate entre los candidatos que no representaban peligro para el sistema capitalista decadente. La CNN , cadena del imperio norteamericano, convoc√≥ a su vaso comunicante de ECUAVISA, para una vez m√°s manipular la opini√≥n p√ļblica e inclinar la intenci√≥n de voto a favor de Rold√≥s, Viteri, Noboa o el Illinois’ boy, Rafael Correa Delgado. ¬°La burgues√≠a al poder!

Patear el tablero

El verdadero pueblo del Ecuador, representado por las grandes masas humanas de ind√≠genas pauperizados, los trabajadores despose√≠dos por la tercerizaci√≥n infame, los desempleados y comerciantes de la calle; los campesinos sin tierra; las prostitutas, los ni√Īos de la calle; los delincuentes ‚Äďque tambi√©n son seres humanos‚Äď que buscan una segunda oportunidad; los inmigrantes humillados, los muertos que tambi√©n tienen su historia, etc. Todos los ecuatorianos pobres anhelan cambios con vehemencia incontenible.

Es necesario patear el tablero del reglamento y/o estatuto con el que se pretende imponer condiciones para nombrar o calificar a los candidatos a la Asamblea Constituyente. Es hora de decir basta a los requisitos burgueses de forzar al pueblo organizado a obtener el 1% del padrón electoral (+/- 90 mil firmas) para acceder al derecho a participar en la consulta.

La aplanadora electoral de las malolientes tiendas pol√≠ticas de la Izquierda Democr√°tica, socialcristianos, PRIAN, PRE, Sociedad patri√≥tica, UDC, han acumulado infraestructura, personal y presupuesto que les permitir√° ‚Äďastutamente‚Äď volver a ratificar el modelo econ√≥mico que le conviene a la derecha recalcitrante del Ecuador, como sucedi√≥ en 1998, cuando Cynthia Viteri, Sixto Dur√°n Ballen, Oswaldo Hurtado, entre otras joyas de la oligarqu√≠a, santificaron la Constituci√≥n entreguista que hoy nos gobierna.

Así como fue evidente que en nuestro país solo las élites encopetadas pueden participar del triunfo de Alianza País, mientras el pueblo, aguardó en las afueras del Congreso Nacional sin más alegría de poder mirar por unos segundos al primer mandatario de Venezuela. El saldo de la posesión presidencial en la calles de Quito fue un hombre herido por elementos de seguridad de alguna de las delegaciones, que sin razón aparente le disparó a quemarropa.

Quiz√°s lo √ļnico rescatable fue el develamiento del monumento en memoria de Manuelita S√°enz, la Libertadora del Libertador, acto que se desarroll√≥ en el sector conocido como La Mitad del Mundo, cerca de la capital.

Solo el pueblo salva al pueblo, que la frustraci√≥n no nos invada antes de haber luchado compatriotas, a Rafael Correa habr√° que restarle espacio, exigirle cuentas, demandarle el cumplimiento de las ofertas de campa√Īa; obligarle a que se elabore un estatuto incluyente, donde a trav√©s de elecciones primarias, sean las bases de las organizaciones de trabajadores, campesinos, de profesionales, de estudiantes, etc, las que env√≠en sus representantes en igual porcentaje de representaci√≥n.

El pueblo no cree ni legitima el sistema electoral corrupto que nos ha enga√Īado siempre, donde los medios de comunicaci√≥n rinden culto al poder cediendo espacios publicitarios a las hienas de siempre. Hay que despolitizar la asamblea constituyente, solo as√≠ el verdadero pueblo podr√° estar representado para tratar las reformas radicales a la Carta Magna.

Las reformas que el pueblo demanda en las calles son:

1. Eliminar la tercerizaci√≥n y legalizar la sindicalizaci√≥ n obligatoria de los trabajadores del sector p√ļblico y privado.

2. Prohibir la privatización de los recursos naturales y asignar exclusivamente al Estado y sus empresas la responsabilidad de manejar las áreas estratégicas de la economía.

3. Desconocer los tratados internacionales con los EE.UU. que lesionan la soberanía, y garantizar la autodeterminació n del Ecuador como un estado libre y soberano.

4. Prohibir el trabajo infantil y adolescente en todas sus formas e implementar las políticas sociales que reparen o prevengan este mal.

5. Imponer impuestos a las empresas privadas que permitan financiar proyectos sociales para los sectores excluidos de la sociedad.

6. Impedir la fuga de capitales y obligar por ley a los bancos a reinvertir cerca de 2000 millones de dólares en proyectos productivos sociales, que se mantienen en bancos del exterior.

7. Establecer como idioma oficial paralelo al espa√Īol, la ense√Īanza y aprendizaje obligatoria del quichua, ra√≠z de nuestra nacionalidad.

8. Otorgar frecuencias de radio y televisión a las comunidades y organizaciones sociales sin voz, a fin de democratizar el espacio del espectro comunicacional.

9. Nacionalizar los hidrocarburos, las minas, los servicios p√ļblicos y todas aquellas √°reas estrat√©gicas como el agua, la electricidad, la telefon√≠a, los puertos y aeropuertos, etc.

10. Proteger el medio ambiente, aplicar una política de conservación de la naturaleza, normando la explotación racional de los recursos naturales.

11. Garantizar el acceso gratuito a la salud y la educación en todos los niveles.

12. Reformar la ley para facultarle al Estado a confiscar los bienes al sector privado, cuando se atente a los bienes de inter√©s p√ļblico.

13. Despolitizar los organismos de control e instituciones que conforman el sistema democr√°tico. Ll√°mese Tribunales, Cortes de Justicia, etc.

14. Prohibir la publicidad electoral en todas sus formas.

15. Reducir el n√ļmero de diputados, a un m√°ximo de 22, uno por cada provincia.

16. Prohibir toda actividad econ√≥mica de la Fuerza P√ļblica , redefinir el papel de las Fuerzas Armadas para ponerlo al servicio del pueblo.

17. Limitar la participación del sector privado en proyectos de inversión solo de alto riesgo, que no involucren afectación en cuanto al control de las áreas estratégicas de la economía por parte del Estado.

18. Fomentar las empresas comunitarias cooperativas en reemplazo de las tercerizadoras, como solución al problema del desempleo.

19. Recuperar la soberan√≠a monetaria con la integraci√≥n regional latinoamericana, la creaci√≥n de una moneda √ļnica.

20. Recuperar la soberanía alimentaria, reactivando la producción agrícola, entregando al campesino las tierras ociosas de los terratenientes; rompiendo los monopolios de los alimentos, a través de mercados populares a nivel nacional.

√Čstas son las reformas que demanda el pueblo desligado de la partidocracia corrupta, y hacia esos cambios apunta la Constituyente. Nada ni nadie detendr√° al pueblo en su objetivo, ¬°Qu√© entienda Correa el mandato popular!

¬°A parir la patria nueva!

————————————

* Prensa Alternativa

Addenda

El 15 de octubre de 2006 Piel de Leopardo reprodujo un art√≠culo de Franklin Falconi, periodista y editor de la revista quincenal quite√Īa Opci√≥n, en que se deslizaban ciertas advertencias, camino de convertirse en realidad de acuerdo con el texto publicado hoy 23 de enero de 2007 ‚Äďno el √ļnico por el estilo recibido en esta revista‚Äď, sobre las reales expectativas que deb√≠an considerarse tras lo que entonces era el eventual triunfo de Correa.

Ese art√≠culo ‚ÄďElecciones: atenci√≥n con candidato‚Äď puede leerse aqu√≠.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.