EU busca reemplazante de Biden para enfrentar a Trump y el neofascismo

7

Dos semanas sacudieron a la cúpula política de Estados Unidos a partir del ya famoso debate en que se exhibió, por un lado, a Joe Biden, candidato presidencial que ocupa la Casa Blanca tropezarse sobre sí mismo revelando lo que él y sus aliados intentaban ocultar, mientras su contrincante Donald Trump ofrecía su receta neofascista con esa mezcla letal de arrogancia e ignorancia.

Sólo faltan unos 40 días para que Biden llegue a la Convención Nacional Demócrata en agosto, donde aún aspira a ser coronado formalmente candidato de su partido, mientras los sondeos siguen mostrando una hemorragia de apoyo al presidente

Quedó claro que Biden ya no tiene la capacidad de repetir como presidente y ante el creciente e incesante coro a favor de que abandone la contienda, argumenta que lo que se exhibió en el debate fue sólo por cansancio y un resfriado, un episodio malo en la campaña larga y afirmó que él no necesitaba un examen cognitivo “porque cada día me someto a un examen cognitivo… Todo lo que hago… no sólo estoy haciendo campaña, sino estoy gobernando el mundo”.

Es de terror. Stephen King, el más reconocido autor de literatura de terror en Estados Unidos, se sumó a una larga lista de personalidades y donantes, incluyendo el famoso director de cine Rob Reiner, el cofundador de Netflix, Reed Hastings, otros millonarios que habían donado anteriormente para financiar la campaña electoral, la junta editorial de The New York Times, reconocidos comentaristas, que recomiendan que Biden ya abandone sus aspiraciones a la reelección.

George Clooney pide que Joe Biden se retire de la contienda: "La batalla que no puede“Biden está frito”, fue la reacción de un veterano observador de la política estadunidense al saber que el actor George Clooney se sumó al desfile de personalidades y políticos, incluyendo una decena de legisladores demócratas, que exigen que el presidente abandone su campaña de relección y ceda el paso a un nuevo candidato presidencial demócrata para enfrentar la amenaza de Donald Trump.

Clooney escribió en un ar­tículo publicado en el New York Times que “no hay forma de ocultar el deterioro por edad de mi amigo” y advirtió: no vamos a ganar en noviembre con este presidente. Señaló el ejemplo de Francia y el sacrificio de unos 200 candidatos para asegurar el triunfo contra la extrema derecha y concluyó: Joe Biden es un héroe; rescató la democracia en 2020. Necesitamos que lo haga de nuevo en 2024.

Mientras, el presidente se dedicó a sus tareas como anfitrión de líderes de los países de la OTAN, manteniendo reuniones formales e informales diseñadas en parte para mostrar sus plenas capacidades como líder del superpoder militar. Su campaña programó otra entrevista de televisión, esta vez con NBC News, para el próximo lunes.

Por segunda vez en menos de dos semanas, el consejo editorial del periódico más grande e influyente del país, el New York Times, se pronunció por el retiro de Biden de la campaña y la selección de un candidato que pueda derrotar la amenaza de Trump. “La elección presidencial de 2024 no es un concurso entre dos hombres, ni entre dos partidos. Es una batalla por quienes somos como nación”, afirma en el editorial.

Joe Biden, otra vez perdido y errático: confundió el motivo de la muerte de su hijo mayor“Parece haberse perdido sobre su propio papel en este drama nacional… se considera indispensable. No parece entender que él ahora es el problema, y que la mejor esperanza de los demócratas para retener la Casa Blanca es que él se haga a un lado”, añade.

Los republicanos siguen gozando del debate sobre su incierto futuro sólo a unos días del inicio de su convención nacional en Milwaukee, donde la próxima semana coronarán a Donald Trump candidato presidencial. Ahí, los temas centrales serán la estrategia antimigrante, la anulación de medidas ambientales y antidiscriminación y el desmantelamiento de algunas partes de la burocracia federal, entre ellos la promesa de clausurar el Departamento de Educación.

Un espectacular de propaganda republicana declara que la demencia [sic] de Biden está empeorando. No es apto. Un comentario en las redes que circula con la imagen del anuncio señala que aquellos [los republicanos] que quieren abolir el Departamento de Educación pagaron por un espectacular gigantesco donde deletrearon mal la palabra demencia (en el anuncio dice dimensia, la palabra correcta en inglés es dementia).

¿Emperador?

Trump, el “emperador de la humanidad” “conquista” una calle de Italia¿Habrá sido una confesión imperial esto de “estoy gobernando el mundo” o apenas otra muestra de que ya no entiende lo que dice? Siempre hay un escape: “si Dios Todopoderoso baja y me lo dice, tal vez lo haría”. Pero es el pueblo y no Dios el que decide quién los representa en una democracia. Y ellos dicen que EU es el faro de la democracia (no todos les creen).

Tanto el mandatario Joe Biden como el expresidente Donald Trump enfrentan una contienda en la que se juegan incluso su liderazgo; sin embargo, la “pelota” está en el Partido Demócrata y la decisión de mantener o cambiar de candidato podría hacer que supere la ventaja que mantiene el líder de los republicanos.

El centro de todas las miradas está hoy en los Estados Unidos, donde después del papelón de Joe Biden en el primer debate presidencial, las encuestas más creíbles le dan una ventaja de cinco puntos a su retador Donald Trump. Mientras muchos piden que se baje de la carrera, el presidente insiste con su candidatura y… sigue equivocándose.

Según la encuesta de The New York Times, tres de cada cuatro encuestados opinan que Biden es demasiado viejo para manejar la presidencia. No hay precedentes en la historia difícil que con una tasa de aprobación de apenas 36 por ciento pueda ganar su relección.

Noam Chomsky, con 94 años, decía en 2023 que está en juego no sólo la supervivencia de este país y lo que le queda de su democracia, sino del planeta, ya que el Partido Republicano bajo Trump se ha vuelto un “partido neofascista” y “tal vez en la organización más peligrosa en el mundo”. Lo cierto es que se trata de un criminal convicto, que enfrenta tres juicios, declarado violador de una mujer y autor de fraudes emprersariales.

Su manejo de la pandemia costó cientos de innecesarias vidas, propició un intento de golpe de Estado con el asalto de bandas fascistas al Capitolio. Su vida política está plena de engaños. También hay muchos que creen que es precisamente Trump quien no debiera seguir en la contienda.

Sus mensajes se repiten a lo largo y ancho del país: “Despierta América. No al socialismo, no al comunismo. Ayuda a salvar a América y al mundo. Vota por el regreso de Trump” y “Trump tenía la razón en todo. Despierta América antes de que sea demasiado tarde”.

Biden ha rechazado la opinión de la mayoría de los votantes encuestados y de diversos sectores de la coalición demócrata, que no desean que siga buscando quedarse en la Casa Blanca, mientras analistas señalan que está perdiendo contra Trump y que no ha despejado las serias dudas de que es capaz de repetir como líder de la potencia que es Estados Unidos.

E insiste que se mantendrá en la contienda y también envió una carta a los legisladores federales, correligionarios suyos, declarando que “estoy plenamente comprometido en permanecer en esa contienda, de hacerlo hasta el final, y en derrotar a Donald Trump”. Dijo que no estaría en la contienda “si no creyera absolutamente que soy la mejor persona para derrotar a Trump”. Todo como parte de un intento de frenar la hemorragia de apoyo de las filas de su propio partido.Sanders: Acusar a Israel de matar a 33000 palestinos no es antisemitismo | HISPANTV

Por su parte, el senador demócrata Bernie Sanders –uno de los políticos más populares– buscó cambiar el enfoque declarando que los demócratas “pueden ganar esta elección si abordan las necesidades de la clase trabajadora.

“Tienen que enfrentar la avaricia del empresariado estadunidense y la desigualdad masiva de ingreso y riqueza; elevar el salario mínimo” y ampliar programas de salud, reducir la pobreza infantil, cancelar deudas médicas, construir vivienda para personas de pocos ingresos y “hacer que los muy ricos paguen lo debido” en impuestos para “financiar programas sociales”, añadió.

Enfatizó que “el pueblo estadounidense quiere el cambio. O será el cambio de las políticas reaccionarias y xenofóbicas de Trump o el cambio que beneficie a las familias trabajadoras”.

¿Hay sustituto?

Desde hace unas semanas se popularizó un nuevo deporte entre comentaristas: adivinar quién será su sustituto, con  evaluación de las movidas de cada uno de quienes podrían tomar su lugar, desde sus medios como USA Today y The New York Times revelaron que un experto en la enfermedad Parkinson del Centro Médico Militar Walter Reed había visitado la Casa Blanca ocho veces entre julio de 2023 y marzo de este año, una de ellas para verse con el médico de Biden.

JB Pritzker, Kamala Harris, Gavin Newsom, Gretchen Whitmer, Michelle Obama y Josh Shapiro

Todo esto ha logrado minar la estrategia central de los demócratas de enfocar la campaña electoral exclusivamente sobre Trump y “la amenaza que representa para la democracia”, parte de un intento de frenar la hemorragia de apoyo de las filas de su propio partido. The Washington Post, señaló que aparentemente hay “un consenso entre senadores demócratas de que Biden necesita hacerse a un lado”, y que algunos de sus aliados en el sector financiero siguen debatiendo si debería continuar.

Biden atacó a las “élites” de su partido, declarando en una entrevista telefónica con MSNBC: “me están frustrando las élites… si estos tipos piensan que no debería estar en la contienda, que hagan campaña contra mí, anuncien que buscan (la candidatura de presidente), que me reten en la convención (nacional del Partido Demócrata en agosto)”, dijo, argumentando que las bases quieren que él sea el candidato.

Las opciones de Trump de volver a la Casa Blanca quedan en manos del Supremo de Estados Unidos | Internacional | EL PAÍS
¿Prepararse para una guerra nuclear?

Lo que muestra la realidad es que tres de cada cuatro votantes consideran que Biden es demasiado viejo para repetir como  jefe de la Casa Blanca, de acuerdo con una encuesta de The New York Times/Siena, mientras el sondeo de CBS News registra que 72 por ciento de los ciudadanos empadronados opinan que no debería contender.

Para Trump y sus aliados, todo esto es un regalo inesperado. “Joe Biden está por salirse de la contienda. Tú lo sabes. Yo lo sé. Todos los saben. Puede ocurrir en cualquier momento”, es uno de los mensajes de campaña.

Joe Cirincione afirma que “Trump tiene un plan estratégico para el país: prepararse para una guerra nuclear“, en un artículo publicado el 2 de julio en Bulletin of the Atomic Scientists. “Biden autorizó los mayores presupuestos para armas nucleares desde la guerra fría”, dice, el autor, pero un Trump reelegido intensificaría los programas de armas nucleares, destruiría lo que queda del régimen global de control de armas y probablemente desencadenaría nuevos programas de armas nucleares en más naciones de las que hemos visto en cualquier otro momento desde principios de la década de 1960.

La contienda electoral, la pobreza intelectual que abate la confrontación al interior de la gerontocracia que lucha por el poder y la continuidad de las guerras sin fin, ponen en evidencia la aguda crisis hegemónica de ese país y de sus pretensiones de seguir liderando al planeta.

 

*Politólogo y analista estadounidense, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.