Mar 29 2005
767 lecturas

Economía

EEUU: el suicida que bien pudo ser asesinado

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

La investigación de Webb, impresionante por su seriedad y su amplitud, causó un revuelo nacional. Hasta tal punto que la gran prensa comercial publicó largos reportajes atacando sospechosamente varias partes de su investigación.

El mundo de los reporteros de investigaci√≥n de los Estados Unidos est√° de luto. Gary Webb, quien, para muchos, fue un ejemplo de profesionalidad y de integridad, fue descubierto muerto, el viernes 10 de diciembre ppddo., en su casa de Carmichael, California. Ten√≠a 49 a√Īos.

En agosto de 1996, cuando trabajaba para el diario San Jos√© Mercury News, Webb revel√≥ c√≥mo la CIA vendi√≥ toneladas de crack en los barrios de Los Angeles y utiliz√≥ ese dinero del criminal comercio para financiar las operaciones de la Contra nicarag√ľense que trataba entonces de derrumbar al Gobierno sandinista en Nicaragua.

Sus revelaciones fueron publicadas por todos los peri√≥dicos de la cadena Knight Ridder. Todos… salvo el Miami Herald, vinculado a la mafia narcoterrorista cubanoestadounidense.

En su libro Whiteout: the CIA, Drugs and the Press, los periodistas Alexander Cockburn y Jeffrey St.Clair, del conocido sitio web Counterpunch.com, cuentan detalladamente c√≥mo Webb fue v√≠ctima de una verdadera campa√Īa destinada a destruir su reputaci√≥n. Los diarios Washington Post, New York Times y Los Angeles Times se distinguieron en este trabajo sucio.

‚ÄúEl ataque contra Gary Webb y sus art√≠culos del San Jos√© Mercury News queda como uno de los asaltos m√°s venenosos y objetivamente ineptos contra la capacidad profesional de un periodista en la memoria viva, escriben. En los medios principales, casi no encontr√≥ defensores y los que se atrevieron a manifestarse en su favor fueron objeto a su vez de virulentos abusos y tergiversaciones‚ÄĚ.

Webb renunció al San José Mercury News en 1997. Nunca más pudo encontrar trabajo en un diario conocido.

En 1990, Webb fue ganador, con un colectivo de reporteros, de un premio Pulitzer, el galard√≥n m√°s conocido del mundo period√≠stico de EEUU, por un trabajo sobre el terremoto de Loma Prieta, pero, seg√ļn sus familiares, nunca se recuper√≥ de la pol√©mica que provoc√≥ su serie denunciando a la CIA.

Siempre defendió su investigación más famosa; publicó en 1999 un libro titulado Dark Alliance: The CIA, the Contras, and the Crack Cocaine Explosion (Alianza oscura: La CIA, los contras y la explosión de la cocaína y crack), que tuvo un fuerte impacto.

Entre las revelaciones m√°s interesantes, se encuentra el caso de Luis Posada Carriles.

fotoTerroristas de tomo y lomo

En Dark Alliance…, Webb devel√≥, a partir de documentos desclasificados de la CIA, que en enero de 1974, la Agencia rechaz√≥ una solicitud de Posada para proveer a un socio suyo un pasaporte venezolano porque, escrib√≠a sin re√≠rse el autor de la nota, ‚Äúno se puede permitir que un agente controlado se involucre en tr√°fico de drogas‚ÄĚ.

Ese mismo a√Īo, la CIA fue avisada por la Drug Enforcement Agency (DEA) de que Posada estuvo intercambiando armas por coca√≠na con una persona ¬ęinvolucrada en asesinatos pol√≠ticos¬Ľ, en referencia a F√©lix Rodr√≠guez Mendigut√≠a, el agente de la CIA que orden√≥ el asesinato del Che.

Como un elemento secreto de la invasión de Playa Girón (Bahía Cochinos) la CIA organizó la Operación 40 en la cual participaron Posada y decenas de mercenarios cubanoestadounidenses junto a sicarios de la mafia ítalo americana.

La red de esta organizaci√≥n fue usada en operaciones de terrorismo contra Cuba hasta 1970 cuando se cae uno de sus aviones en el Sur de California con una enorme cantidad de hero√≠na y coca√≠na a bordo. Ese mismo a√Īo, el FBI captur√≥ a 150 sospechosos ‚Äúen la operaci√≥n antidroga m√°s grande de la historia de la Polic√≠a Federal‚ÄĚ.

El procurador General, John Mitchell, se√Īal√≥ entonces que la red controlaba el 30 por ciento de todo el comercio de la hero√≠na en el pa√≠s y del 70 a 80 por cioento de las ventas de coca√≠na. Pero no mencion√≥ el hecho de que varios de los arrestados pertenec√≠an a la pandilla de Juan Restoy, ex pol√≠tico batistiano, ‚Äúalumno‚ÄĚ destacado de la Operaci√≥n 40 vinculado al capo Santos Trafficante.

Dos de los sicarios de m√°s confianza de Restoy eran Ignacio y Guillermo Novo, militantes del Movimiento Nacionalista Cubano, un grupo terrorista con n√ļcleos en Miami y Union City, New Jersey. Estos dos asesinos regresaron recientemente a los Estados Unidos, con la bendici√≥n de la CIA y del FBI de Miami, despu√©s de cuatro a√Īos de detenci√≥n en Panam√°, junto con Posada.

Guillermo Novo, tambi√©n con Posada, particip√≥ en junio de 1976 en la creaci√≥n de la CORU terrorista, conformando una tropa que se sumara, con F√©lix Rodr√≠guez, Frank Castro y dem√°s delincuentes, a las operaciones de narcotr√°fico autorizadas por la Administraci√≥n de Reagan, en apoyo a la Contra nicarag√ľense, que Gary Webb denunciara.

Frank Castro ser√° inculpado por la importaci√≥n de 500 toneladas de marihuana ‚Äúhasta que la acusaci√≥n despareci√≥ por arte de magia cuando estableci√≥ un campo de entrenamiento de los Contras en 1983‚ÄĚ. M√°s afortunado, Rodr√≠guez terminar√° en la oficina de George Bush padre, que celebraba su ‚Äútalento‚ÄĚ. Y Posada, indultado ilegalmente por la presidenta miamense de Panam√°, Mireya Moscoso, eligi√≥ ‚Äúdesaparecer‚ÄĚ, con las ‚Äúprotecciones‚ÄĚ que le quedan.

Los hermanos Novo, despu√©s del asesinato del ex canciller chileno Orlando Letelier, terminaron de relacionistas para la Fundaci√≥n Nacional Cubano Americana, mientras el ‚Äúchairman‚ÄĚ vitalicio de esta organizaci√≥n, Jorge Mas Canosa, pagaba los 26 000 d√≥lares que compraban la liberaci√≥n de Posada, preso en Venezuela despu√©s de la explosi√≥n en pleno vuelo de una aeronave de Cubana de Aviaci√≥n, con un saldo de 73 muertos.

La serie de Webb en el San José Mercury News explicó detalladamente cómo la red de la CIA vendió toneladas de cocaína a pandillas criminales, demostrando cómo el fanatismo anticomunista de la Casa Blanca la llevó a involucrarse en la propagación de la más infernal epidemia de droga de los tiempos modernos.

La comunidad negra norteamericana se escandalizó con las informaciones difundidas por los textos de Webb. Su papel en revelar el siniestro complot de la CIA hizo de Webb un personaje muy celebrado en la comunidad negra.

Cuando, por fin, despu√©s de un informe del Inspector General de la CIA acerca del tr√°fico de droga realizado por la Agencia, la C√°mara de Representantes acepta estudiar el tema, Porter Goss, quien dirig√≠a el Comit√© de Inteligencia desde el a√Īo anterior, determina, en una hora de audiencia, que las alegaciones eran ‚Äúfalsas‚ÄĚ.

Por supuesto, la investigación relámpago de Goss descartó hasta la investigación de Gary Webb. Goss, un ex agente de la CIA que participó en las operaciones de la estación JM/WAVE de Miami en 1972, realizando operaciones terroristas contra Cuba, acaba de ser nombrado director de la CIA por George W. Bush.

Ricky Ross, una de los informantes m√°s confiables de Gary Webb, habl√≥ con √©l unos d√≠as antes de su muerte. Webb le se√Īal√≥ entonces que hab√≠a visto a hombres examinando la tuber√≠a fuera de su casa y que, de manera evidente, no eran ladrones sino ‚Äúgente del Gobierno‚ÄĚ. A√Īadi√≥ que hab√≠a recibido amenazas de muerte y que era regularmente seguido.

Se sabía que Gary Webb trabajaba en una nueva investigación sobre el mismo tema de la CIA y del narcotráfico.

El 10 de diciembre, el cadáver de Webb fue descubierto en su domicilio de Carmichael. Tenía la cara destruida por dos proyectiles de revólver calibre 38.
El ‚Äúcoroner‚ÄĚ Robert Lyons fue el oficial de justicia que realiz√≥ la investigaci√≥n. Emiti√≥ r√°pidamente su conclusi√≥n: Gary Webb se suicid√≥.

——————————-

* Periodista de Granma

Nota
foto
La muerte del tambi√©n periodista y escritor James Hatfield alimenta otro misterio. Fue el primero en escribir una biograf√≠a detallada del actual presidente de EEUU, se√Īor George W. Bush.

El cuerpo de Harfield fue encontrado sin vida en un hotel después de haber sido amenazado de muerte.

Las autoridades concluyeron que se trató de un suicidio.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.