Mar 18 2013
1672 lecturas

Sociedad

EEUU, libertad condicional y condicionada

A cada rato llegan a este país disidentes de diversas naciones para denunciar ante foros académicos, de derechos humanos e instancias oficiales, como el Congreso, que sus gobiernos violan los derechos a la libertad de expresión y de prensa. Piden solidaridad para presionar a sus gobiernos a que respeten los convenios internacionales sobre este rubro.
| DAVID BROOKS.*

 

Y son aplaudidos por su valent√≠a, mientras el gobierno estadounidense se pronuncia guardi√°n mundial de estos derechos b√°sicos, promueve la libertad de expresi√≥n como parte de su ret√≥rica diplom√°tica, sobre todo contra pa√≠ses que no est√°n alineados con Washington, y organiza foros en los que incluye el uso de los nuevos medios cibern√©ticos como nuevas herramientas de la ¬ęlibertad¬Ľ.

Pero es probable que lo que m√°s se necesite es que periodistas y promotores estadOunidenses de la libre expresi√≥n viajen a otros pa√≠ses para solicitar la solidaridad de otros pueblos y enfrentar la creciente represi√≥n y limitaci√≥n de la libertad de expresi√≥n que se ha ejercido aqu√≠ durante la √ļltima d√©cada. De hecho, lo m√°s dif√≠cil en el caso estadunidense es justo que aqu√≠, a diferencia de otros pa√≠ses donde es clara la violaci√≥n de estos derechos, prevalece el mito oficial de la libertad de expresi√≥n. Los l√≠mites a esta libertad se revelan cuando se trata de cuestiones muy delicadas, donde el derecho de la sociedad a saber qu√© hace su gobierno se subordina a lo que el gobierno dicta como necesario para ¬ęproteger¬Ľ a esa sociedad, lo que llaman ¬ęseguridad nacional¬Ľ.

Tal vez el suceso m√°s claro para mostrar estos l√≠mites es el caso de Bradley Manning, quien ha aceptado responsabilidad por la mayor filtraci√≥n de documentos oficiales secretos en la historia de este pa√≠s, y a quien el gobierno ha enjuiciado por dar a conocer a los ciudadanos la historia de las guerras que se libran en su nombre. ¬ęEste juicio no se trata simplemente de la fiscalizaci√≥n de un soldado de 25 a√Īos que tuvo la osad√≠a de reportar al mundo externo las matanzas indiscriminadas, los cr√≠menes de guerra, la tortura y el abuso por nuestro gobierno y nuestras fuerzas de ocupaci√≥n en Irak y Afganist√°n. Es un esfuerzo concertado por el estado de seguridad y vigilancia para extinguir lo que queda de una prensa libre, que tiene el derecho constitucional de revelar cr√≠menes cometidos por quienes est√°n en el poder¬Ľ, escribe el veterano periodista y premio Pulitzer Chris Hedges.

Hedges, quien fue reportero de guerra del New York Times y cubri√≥ conflictos desde el mundo √°rabe a Am√©rica Latina, escribi√≥ en guatanamo jaulasTruthdig.com que de ahora en adelante los individuos que se atrevan a intentar que el p√ļblico se entere de la verdad ser√°n, como en el caso de Manning, acusados de ¬ęayudar al enemigo¬Ľ. Agreg√≥ que ‚Äútodos aquellos dentro del sistema que revelen hechos que desaf√≠an la narrativa oficial ser√°n encarcelados, como John Kiriakou, el ex analista de la CIA que por revelar el uso de la tortura por el gobierno estadunidense empez√≥ a cumplir una condena de 30 meses‚Ķ Hay un t√©rmino para designar a estados que crean estos vac√≠os de informaci√≥n: totalitarios‚ÄĚ.

Cabe recordar casos como el reciente suicidio del activista cibern√©tico Aaron Swartz, quien se dedicaba a usar sus talentos digitales para revelar y exponer intentos de control de Internet por el gobierno y las empresas, al enfrentar un juicio que podr√≠a acabar con su encarcelaci√≥n por d√©cadas, o Jeremy Hammond, que enfrenta 30 meses de c√°rcel por hackear presuntamente el sitio Stratfor, o el ex funcionario de la Agencia de Seguridad Nacional Thomas Drake, quien fue investigado por revelar la recaudaci√≥n secreta de datos sobre ciudadanos estadunidenses. Tambi√©n est√° lo que alega Julian Assange, de que Estados Unidos busca extraditarlo y enjuiciarlo por las revelaciones en Wikileaks, temor que no carece de bases, especialmente cuando muchos altos funcionarios y legisladores lo han acusado de atentar contra la seguridad nacional de Estados Unidos, y el propio vicepresidente Joe Biden una vez lo llam√≥ ¬ęterrorista de alta tecnolog√≠a¬Ľ.

Estos casos, sobre todo el de Manning, seg√ļn algunos expertos en leyes, tienen una intenci√≥n: intimidar y hasta aterrorizar a informantes y periodistas que consideren revelar informaci√≥n sobre asuntos de ¬ęseguridad nacional¬Ľ.

Hedges, junto con el documentalista Michael Moore, el intelectual Noam Chomsky y Daniel Ellsberg, el famoso funcionario que filtr√≥ los papeles del Pent√°gono ‚Äďhasta ahora la filtraci√≥n m√°s grande de documentos secretos‚Äď durante la guerra de Vietnam, se han sumado a demandas legales contra el gobierno por una ley que, acusan, puede ser utilizada contra periodistas al criminalizar toda interacci√≥n con lo que se considera ¬ęenemigos¬Ľ de Estados Unidos, bajo amenaza de la detenci√≥n militar indefinida, y otra que permite la intervenci√≥n de comunicaciones personales de estadunidenses por agencias del gobierno sin autorizaci√≥n judicial.

Y esos esfuerzos no se limitan a territorio nacional. Por ejemplo, est√° el caso de Abdulelah Haider Shaye, el periodista de Yemen que en 2009 revel√≥ un ataque a√©reo estadunidense que mat√≥ a 14 mujeres y 21 ni√Īos y est√° encarcelado debido a la intervenci√≥n de Obama para evitar que el presidente de ese pa√≠s lo exculpara, como revel√≥ The Nation el a√Īo pasado. El semanario afirm√≥ que mientras el gobierno de Obama ofrece ret√≥rica sobre la libertad de prensa, ¬ęha minado los derechos de periodistas y los informantes que los ayudan, cuyo trabajo a veces ha puesto al gobierno en una luz negativa¬Ľ.

Ante la promesa de Obama de hacer que su gobierno ¬ęsea el m√°s transparente en la historia¬Ľ, no pocos preguntan si eso lo determina el gobierno o el pueblo. ¬ęNuestra libertad depende de la libertad de la prensa, y esa no se puede limitar sin que se pierda¬Ľ, afirm√≥ Thomas Jefferson.

O sea, libertad condicionada por las autoridades no es libertad.
‚ÄĒ‚ÄĒ
* Corresponsal de La Jornada de México en EEUU.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.