El colonialismo israelí

53

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, presentó su primer plan oficial para un escenario de posguerra en la franja de Gaza, un verdadero catálogo de vejaciones, a cual más sádica y deshumanizante. El régimen neofascista israelí condiciona el fin de la masacre a la renuncia de los palestinos a su autodeterminación, a sus derechos humanos, a sus hogares, a cualquier atisbo de vida digna y hasta a la mínima protección que les provee la presencia de Naciones Unidas.

Y se enoja cuando algún gobernante serio, como el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva califica a la matanza como genocidio, similar al realizado por los nazis durante la llamada segunda guerra mundial.

Lo que Netanyahu plantea es nada menos que el sometimiento de cada hombre, mujer y niño a sobrevivir dentro de cárceles al aire libre, con un fusil israelí apuntando en todo momento a sus cabezas. Una editorial del diario mexicano La Jornada señala que el documento que el primer ministro entregó a la consideración de su gabinete de seguridad no tiene nada que envidiar a los tratados con que los imperios europeos pretendían legitimar los regímenes de saqueo y opresión colonial que impusieron durante siglos de rapiña en África y Asia.

Asimismo, añade, puede considerarse un calco de los métodos con que los descendientes de europeos despojaron de sus tierras y llevaron al borde de la aniquilación a los habitantes nativos del territorio que hoy ocupa Estados Unidos.

El documento de Netanyahu también presenta similitud con los diseños coloniales con que Estados Unidos mantiene sometido a Puerto Rico hasta hoy y con que manejó a Cuba hasta que la isla se sacudió el yugo colonial con la Revolución de 1959, hecho que ejemplifica los paralelismos y contribuye a entender la profunda complicidad entre la superpotencia y su aliado en Medio Oriente.

Lo cierto es que podía esperarse algo diferente de un gobierno que lleva adelante un genocidio bombardeando de forma indiscriminada a la población civil, destruyendo hospitales, asesinando sistemáticamente a periodistas para que nadie registre los crímenes de guerra que las fuerzas armadas israelíes perpetran cada hora desde hace más de cuatro meses, y bloqueando la ayuda humanitaria para eliminar por hambre o enfermedad a quienes sobrevivan a las bombas.

Entre las propuestas de Bibi Netanyahu se cuenta la ocupación militar total de Cisjordania y Gaza; el control sobre todas las fronteras palestinas; la renuncia de este pueblo a su reconocimiento internacional como Estado; la prohibición de reconstruir el territorio arrasado por los invasores hasta que, a juicio de éstos, los palestinos se hayan despojado de cualquier medio para defenderse de las agresiones sionistas.

Y va más allá: reivindica la prerrogativa de Tel Aviv para decidir quién puede o no fungir como representante o autoridad palestina, e incluso el cierre de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA).

Al rechazar los inadmisibles términos de Netanyahu, la presidencia palestina señaló que si el mundo está realmente interesado en que haya seguridad y estabilidad en la región, debe poner fin a la ocupación israelí del territorio palestino y reconocer un Estado palestino independiente con Jerusalén como capital, tal como lo manda la legalidad internacional.

Ante la divulgación de este plan del gobierno genocida israelí, ningún medio de comunicación, gobierno, asociación civil, nadie, puede sostener que Israel es algo distinto a un régimen colonial que mantiene una ocupación ilegal de Palestina y que perpetra una limpieza étnica contra este pueblo.

La transparencia y prepotencia imperial con la que el gobierno israelí expresa su voluntad de subyugar y reducir a una condición inhumana al pueblo palestino debe ser un punto de inflexión en la indulgencia con que Occidente -en especial Estados Unidos y la Unión Europea- trata a Israel y al escudo diplomático que levanta ante todo intento de hacerle rendir cuentas por sus crímenes contra la humanidad.

 

*Periodista chilena residenciada en Europa, analista asociada al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.