May 7 2013
1937 lecturas

Economía

El fracaso del neoliberalismo

El dogma neoliberal ha dominado la cultura pol√≠tica, econ√≥mica y medi√°tica de los pa√≠ses del Atl√°ntico Norte desde la d√©cada de los a√Īos ochenta del siglo pasado. Tal dogma cre√≠a que la crisis actual se deb√≠a a un gasto p√ļblico excesivo que hab√≠a ahogado con su peso a la econom√≠a, privando de fondos y recursos al sector privado imposibilit√°ndolo a que actuara como motor de la econom√≠a.

Como dijo el ¬ęgur√ļ¬Ľ de los neoliberales, el presidente Reagan, el gobierno (en realidad quer√≠a decir el sector p√ļblico) ¬ęno es la soluci√≥n, sino el problema¬Ľ (discurso inaugural de su presidencia, enero de 1981). De esta concepci√≥n del origen de la crisis se derivaban sus pol√≠ticas p√ļblicas de recortes y austeridad que intentaban reducir el d√©ficit y la deuda p√ļblica de los Estados.

Los recortes se acentuaron predominantemente en los gastos p√ļblicos sociales, pues se asum√≠a, adem√°s, que la supuestamente excesiva Protecci√≥n Social estaba relajando a la clase trabajadora (redefinida como clase media), perdiendo competitividad. Se consideraba que los derechos laborales y sociales se hab√≠an hipertrofiado, extendi√©ndose demasiado, afectando con ello su productividad. Contribuyendo a esta p√©rdida de productividad, hab√≠a habido un abultado crecimiento salarial en la mayor√≠a de los pa√≠ses (y muy en especial en los pa√≠ses perif√©ricos de la Eurozona) que hab√≠a disparado los precios de los productos, obstaculizando as√≠ la capacidad exportadora del pa√≠s. Se requer√≠a, por lo tanto, toda una bater√≠a de intervenciones p√ļblicas, que inclu√≠an desde la reducci√≥n de aquellos derechos laborales y sociales a la puesta en marcha de reformas laborales que ten√≠an como objetivo disminuir los salarios.

Ni que decir tiene que el desarrollo de tales intervenciones p√ļblicas requer√≠a toda una estrategia ideol√≥gica-medi√°tica que ten√≠a como objetivo hacer creer a la poblaci√≥n que tales pol√≠ticas (sumamente impopulares cada una de ellas) eran las √ļnicas posibles, se√Īalando que no hab√≠a alternativas. Parte de esta estrategia era subvencionar, directa o indirectamente, a investigadores acad√©micos que mostraran evidencia cient√≠fica que avalara la sabidur√≠a, necesidad, inevitabilidad y bondad de tales pol√≠ticas. Entre tales trabajos, destacaban los trabajos de Alberto Alesina y Silvia Ardagna sobre la necesidad de la austeridad como medida estimuladora de crecimiento (creando confianza en los mercados financieros) y los de Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff, que alertaron que el crecimiento de la deuda p√ļblica por encima del 90% del PIB llevaba a la recesi√≥n, explicando la crisis financiera actual en la Uni√≥n Europea por un exceso de esta deuda p√ļblica. Estos economistas neoliberales (pr√≥ximos todos ellos al capital financiero, es decir a la banca y otras asociaciones financieras) eran profesores de conocidas universidades, y gozaban todos ellos de grandes cajas de resonancia que les facilitaba su protagonismo medi√°tico. Sus trabajos se convirtieron en la sabidur√≠a econ√≥mica convencional.

Aqu√≠ en Espa√Īa, donde la falta de diversidad en los medios es notable (y conocida a nivel internacional) el dominio de tal dogma fue absoluto en los medios. As√≠, en Catalunya, la televisi√≥n p√ļblica catalana daba, y contin√ļa dando, una hora semanal titulada ¬ęLecciones de Econom√≠a¬Ľ, donde el ide√≥logo m√°s extremista de tal dogma imparte doctrina neoliberal en la forma m√°s pura, ide√≥logo que aparece cada d√≠a en la televisi√≥n digital de La Vanguardia. Ni que decir tiene que tales f√≥rums est√°n pr√°cticamente cerrados a voces cr√≠ticas (excepto en intervenciones excepcionales y sumamente infrecuentes). Y en el resto de Espa√Īa s√≥lo es necesario comprobar la frecuencia con que aparecen en los medios de informaci√≥n economistas patrocinados y/o financiados por FEDEA (el centro ideol√≥gico del gran capital) y ver las veces que economistas pr√≥ximos a los sindicatos son entrevistados en estos medios. El desequilibrio es a√ļn mayor.

El fracaso de tales políticas

Ni que decir tiene que su enorme visibilidad mediática en los medios de mayor difusión derivaba, no de la fortaleza de sus argumentos (que son muy débiles), sino de su función propagandística. En realidad, la evidencia científica, fácilmente accesible, mostraba el error y la falsedad de los argumentos que sostenían el edificio sobre el cual se había constituido el dogma, incluyendo entre otros hechos, que:

1. El presidente Reagan no baj√≥, sino que subi√≥ el gasto p√ļblico (haci√©ndolo en el sector militar, en lugar del social) durante su mandato. Es m√°s, tal como ha se√Īalado Krugman, fue el presidente de EEUU que ha subido m√°s los impuestos en tiempos de paz (baj√≥ los de las rentas superiores, pero aument√≥ los de la mayor√≠a de la poblaci√≥n). (Ver Krugman ¬ęReagan was a Keynesian¬Ľ New York Times 08.06.12).

2. Entre los pa√≠ses que sufrieron la crisis de una manera m√°s acentuada estaban Irlanda y Espa√Īa, que se presentaban como disc√≠pulos aventajados de la escuela neoliberal. Cuando la crisis comenz√≥, ambos pa√≠ses ten√≠an super√°vit en sus cuentas p√ļblicas y su deuda p√ļblica era menor que la del promedio de los pa√≠ses de la Eurozona. Es absurdo que se acuse a estos pa√≠ses de haber ca√≠do en la crisis por haber gastado demasiado cuando eran los pa√≠ses con el gasto p√ļblico social por habitante m√°s bajo de la Eurozona, y sus Estados estaban en super√°vit.

3. Los estudios que justificaban tales pol√≠ticas han sido criticados extensamente por sus errores y falsedades, con cr√≠ticas devastadoras que han mostrado el car√°cter predominantemente ideol√≥gico y propagand√≠stico de tales estudios. El Center for Economic and Policy Research de Washington, el Economic Policy Institute y el Center of Political Economy de la Universidad de Massachussets (uno de los m√°s progresistas de EEUU) criticaron tales estudios desde el principio, cr√≠tica que es ahora ampliamente aceptada (ver mis art√≠culos ¬ęEl fraude en el pensamiento econ√≥mico dominante¬Ľ, El Plural, 22.04.13, y ¬ęM√°s sobre el fraude en el pensamiento neoliberal¬Ľ, Sistema, 26.04.13)

4. La aplicación de tales políticas ha conllevado una crisis tremenda, deteriorándose más y más la situación económica de tales países, alcanzando unos niveles de desempleo nunca antes vistos.

5. El bienestar y calidad de vida de las clases populares se ha deteriorado de una manera muy alarmante. En realidad, la crisis se ha centrado en las clases populares, que son las que están sufriendo más los efectos negativos de tales políticas.

6. Estas políticas están creando una enorme crisis de la democracia pues ninguna de ellas se está llevando a cabo consecuencia de un mandato popular, pues no estaban anunciadas en los programas electorales de los partidos gobernantes que las están implementando. En realidad estas políticas son enormemente impopulares.

7. Los √ļnicos sectores sociales que apoyan tales pol√≠ticas son las rentas superiores y los establishments financieros y empresariales (de grandes empresas exportadoras) que son las √ļnicas que se benefician de tales pol√≠ticas. Las clases populares (que son la mayor√≠a de la poblaci√≥n) se oponen.

8. El hecho de que tales pol√≠ticas contin√ļen existiendo y aplic√°ndose se debe al enorme poder de los establishments financieros, empresariales, medi√°ticos y pol√≠ticos que son los beneficiarios de esta crisis actual. As√≠ de claro.

*Catedr√°tico de Pol√≠ticas P√ļblicas, Universidad Pompeu Fabra y Profesor de Public Policy en The Johns Hopkins University. Art√≠culo publicado en¬† Diario digital EL PLURAL, el 06.05.2013

Anexo:

Espa√Īa e Italia apremian a Merkel para avanzar hacia la uni√≥n bancaria
El frente italoespa√Īol sigue en pie. Lo renovaron este lunes el presidente del Gobierno espa√Īol, Mariano Rajoy, y su hom√≥logo italiano, el recientemente elegido Enrico Letta. En el encuentro bilateral celebrado en el Palacio de la Moncloa, ambos dirigentes han acordado mantener su alianza mediterr√°nea para presionar al norte europeo -especialmente a Alemania- en el sentido de avanzar en la aplicaci√≥n de las medidas que se acordaron en la cumbre de Roma celebrada en junio de 2012, que incluye avances en la uni√≥n bancaria y fiscal, y un plan europeo contra el desempleo, especialmente el paro juvenil.

¬ęItalia y Espa√Īa son pa√≠ses amigos y aliados que comparten un proyecto com√ļn de integraci√≥n¬Ľ, ha asegurado Rajoy en rueda de prensa tras la reuni√≥n. El jefe del ejecutivo espa√Īol ha subrayado que ambos pa√≠ses est√°n de acuerdo en ¬ędotar a la uni√≥n econ√≥mica y monetaria de la estabilidad necesaria para que se vuelva a crecer de forma sostenida¬Ľ y ha instado al restop de socios europeos a ¬ęcumplir y poner cuanto antes en marcha nuestros compromisos comunes¬Ľ. ¬ęTodos debemos hacer los deberes insoslayables en nuestros pa√≠s pero la UE debe hacer m√°s¬Ľ, ha remarcado finalmente el presidente espa√Īol.

Ambos l√≠deres tambi√©n se han mostrado de acuerdo en lanzar este mensaje com√ļn en la reuni√≥n que mantendr√° el pr√≥ximo Consejo Europeo de junio. Rajoy ha recordado que ¬ętoda Europa se encuentra en recesi√≥n; en cambio, Asia, √Āfrica, Latinoam√©rica y EE.UU. est√°n creciendo¬Ľ, por lo que, a su juicio, ¬ędebemos preguntarnos porqu√©¬Ľ. En su turno, Letta ha asegura que hay que tomar medidas ante el riesgo de que sigan creciendo los movimientos euroesc√©pticos en toda la UE y evitar que en 2014, ¬ętengamos el Parlamento europeo menos favorable a la UE¬Ľ.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.