Ago 17 2018
1414 lecturas

Opini贸nPol铆tica

El Frente Amplio uruguayo y la necesidad de profundizar sus propuestas

 

La coalici贸n centroizquierdista uruguaya Frente Amplio (FA) se posiciona de cara a su congreso de fin de a帽o y con la mirada puesta en las elecciones nacionales de noviembre de 2019, en busca de su cuarto gobierno consecutivo鈥 o la derrota, con el retorno de la derecha tradicional, en consonancia con la t贸nica de restauraci贸n conservadora que atraviesa la regi贸n.

El futuro de esta fuerza pol铆tica se dirime en estos momento entre el desgaste de la administraci贸n, la no profundizaci贸n de sus propuestas y los ataques constantes de la oposici贸n que juegan al todo o nada.

Medias tintas

El agotamiento de las ideas pasaron como ola por encima de sus cuerpos, conjurando un pragmatismo burgu茅s y una cuasi obsesi贸n por el mercadeo, copiado de las fuerzas de derecha: las im谩genes por encima de las palabras, el jingle antes que el pensamiento, el slogan antes que el programa. El error est谩 en el pensamiento binario: lo uno o lo otro.

Es verdad que hay que adaptarse a los nuevos tiempos y en Uruguay hay un fetiche con la palabra aggiornarse. Pero los 鈥渘uevos tiempos鈥 que siempre correr谩n, no dejan de ser los 鈥渘uevos tiempos capitalistas鈥 que el sistema impone con su hegemon铆a.

Saber jugar con las reglas del enemigo para poder sobrevivir mientras se va construyendo otro juego con otras reglas, no debiera significar parecerse a ellos en el despu茅s. La cuesti贸n pasa por utilizar las herramientas que el sistema crea y/o utiliza para estupidizar, enajenar, generar odio, neutralizar y dividir en lugar de reconvertirlas, darles otro uso, resignificarlas, para dotarlas de un contenido contrahegem贸nico con visos de pretender ser hegemon铆a alguna vez.

Hegemon铆a no es sin贸nimo de malo ni es mala palabra. El punto es qu茅 tipo de hegemon铆a es la que convence a las almas hoy d铆a. 驴Una que excluya, explota, segmenta, oprime, gentrifica y extermina? No. Esa no la quiere el militante frenteamplista.

Hay que construir hegemon铆a, no ser solo 鈥渃ontra鈥 ni oposici贸n, sino ser arquitectos y constructores de un proyecto distinto. Eso trasciende a estar en el gobierno, ejercer el poder del Estado y toda frontera territorial.

Usted se encuentra aqu铆

El Frente Amplio no se encuentra en una encrucijada sino en una bifurcaci贸n. Por un lado su tr谩nsito (que parece inexorable) hacia una transformaci贸n en lo que vendr铆a a ser un h铆brido entre un partido socialdem贸crata con vivos de derecha, para ponerlo en t茅rminos de vestimenta. Por el otro lado hacia un momento posfrentista.

Los protagonistas de ese entonces ser谩n los responsables de construir algo que desborde al FA por y hacia la izquierda. Aunque suene parad贸jico, sea realmente amplio y gane en profundidad. Si no fuera as铆, el FA se ir谩 desangrando lentamente, perdiendo la savia de la renovaci贸n y la revoluci贸n, transitando as铆 un proceso de PSOEtizaci贸n.

Resultado de imagen para uruguay frente amplioEl capitalismo de rostro humano (en caso de que exista) tiene un l铆mite. Hasta cierto punto se puede reducir la pobreza, hasta cierto porcentaje puede combatirse la indigencia. Pero el propio sistema al que se trata de administrar plantea el hasta d贸nde, cu谩ndo y c贸mo.

No s贸lo el sistema plantea聽 los l铆mites, sino el mismo pueblo. Algunos valoraran los logros conseguidos por el FA, pero en lo que todos coincidir谩n es que las condiciones se deben mejorar siempre. Est谩 claro que la derecha nunca es la opci贸n, pero el pensamiento binario persiste. Si la izquierda no puede administrar de buena manera, el p茅ndulo volver谩 a la derecha.

No se puede asustar con fantasmas del pasado in eternum. No se puede invocar un pasado que ya no est谩. La izquierda debe proponer futuro聽 y esperanza, no un candidato 鈥渕enos malo鈥.

La danza de nombres de candidatos a la presidencia por parte del FA es un emergente de la situaci贸n que atraviesa esta fuerza pol铆tica. Es dif铆cil no haberse tragado alguna vez un sapo (como se dice coloquialmente); los imponderables son inevitables pero cuando la excepci贸n empieza a ser regla es hora de cambiar o es uno el que termina siendo cambiado.

Cambia, 驴todo cambia?

驴Es posible transformar al FA desde adentro? 驴Es posible transformarlo desde afuera? 驴Qui茅n(es) viene(n) a ofrecer su coraz贸n?

El desgaste por 15 a帽os de gobierno es claro. Pero esto no se puede repetir como un mantra. Hay desgaste desde un sector social conservador聽 y reaccionario que nunca tolerar谩 nada que haga el FA. Hay desgaste en ese centro electoral siempre en disputa (entre varias razones) por no saber comunicar los logros y no hacer sentir parte a esa poblaci贸n de los cambios.

Hay desgaste dentro de la izquierda por esa espera de 40 a帽os, heroica, a conciencia. Con desaparecidos, exiliados, torturados. Familias enteras que dejaron todo por este proyecto, que luego esperando 鈥渜ue tiemblen hasta las ra铆ces de los arboles鈥 terminaron viendo como su partido se iba pareciendo en algunas cosas a las que siempre critic贸.Resultado de imagen para uruguay frente amplio programa de gobierno

Otro desaf铆o que tiene por delante el FA es la construcci贸n de su programa de gobierno de cara al periodo 2020-2025 en caso de ganar por cuarta vez las elecciones presidenciales. El eje muchas veces se corre unos metros para desviar la atenci贸n del quid de la cuesti贸n.

驴Alguien puede estar en desacuerdo, discursivamente hablando, de que las prioridades program谩ticas son educaci贸n, salud, vivienda, trabajo y seguridad? El punto es qu茅 enfoque se le da estos temas y de qu茅 manera se los va a llevar adelante. Si no se seguir谩 la l铆nea de cambiar algo para no cambiar nada de fondo. 驴Hay temor de ir a las ra铆ces del problema, o es apat铆a, traici贸n, conformismo? 驴Nos gan贸 el sistema, se agotaron las ideas?

Posverdad, posmodernidad, posfrentismo:

A pesar de tanta posmodernidad circundante, a pesar de que ahora quieran relativizar la crisis de principio de siglo, hay una juventud en Uruguay que no olvida el 2001. La generaci贸n 鈥淣o a la baja鈥 en el 2014 irrumpi贸 en la escena pol铆tica y empez贸 a participar y militar como no lo hab铆a hecho antes. Si bien la derecha nunca es la opci贸n… el FA no enamora.

Como dice el espa帽ol Juan Carlos Monedero, hay cuatro etapas para participar en pol铆tica: dolor, querer, saber, poder. Dolor como sentimiento de injusticia ante un hecho; querer que esto no suceda, un sentimiento de movilizaci贸n; saber de la situaci贸n y ver que hay un contexto que da fondo al hecho coyuntural; sentir, querer, saber: entonces, poder transformar.

Esto no ocurre hoy con el FA. No se puede militar 鈥渆n contra de鈥 sino en pos de algo. All铆 radica la profundidad聽 de un proyecto y su capacidad de lograr grandes transformaciones en beneficio para las grandes mayor铆as, u otro que pueda satisfacer algunas necesidades por cierto tiempo e incrementar la capacidad de consumo de determinada poblaci贸n.

No solo de teor铆as, encuestas y estudios se puede vivir. El sentimiento, la pasi贸n y la subjetividad tambi茅n juegan un papel important铆simo.

Mientras tanto se ir谩 sedimentando la isla 聽que en alg煤n momento emerger谩 para emocionar y enamorar a esa generaci贸n de j贸venes que revolucionar谩 el panorama pol铆tico uruguayo y que tendr谩 la fundamental tarea de seguir reinvent谩ndose sin olvidar lo que los hizo sentir, querer, saber y poder transformar hasta las ra铆ces de los 谩rboles.

* Estudiante de Licenciatura en Psicolog铆a, Universidad de la Rep煤blica, Uruguay. Analista asociado al Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, estrategia.la)

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario