Ago 26 2007
861 lecturas

Pol铆tica

EL GRAN JUEGO DE CHINA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

En total, desde 2002, China ha participado en 18 ejercicios militares bilaterales o multilaterales con los pa铆ses de la OCS, justificados por la necesidad de combatir el terrorismo (el uigur en particular) y asegurar la estabilidad y la seguridad de una zona de gran importancia estrat茅gica.

La agenda de la cumbre ha estado marcada por numerosos temas, desde la energ铆a a la seguridad, incluyendo la posibilidad de admitir a nuevos miembros (por el momento congelada). En medio, la atenci贸n de Occidente, preocupado por la hipot茅tica admisi贸n de Ir谩n, ahora observador, como miembro de pleno derecho, y por las intenciones rusas de reforzar esta alianza en un tiempo en que las fricciones con Estados Unidos van a m谩s, al igual que entre W谩shington y Beijing.

La OCS se analiza en Occidente en clave militar, temerosa de que pueda convertirse en un contrapeso s贸lido de la OTAN. En el marco de estos ejercicios, Putin, que encuentra en Asia Central una posible respuesta a la penetraci贸n de la influencia occidental en su 鈥渆xtranjero pr贸ximo鈥 europeo, anunci贸 la reanudaci贸n de los vuelos permanentes de los bombarderos estrat茅gicos rusos.

Frente a las acusaciones de fomentar una carrera armamentista en la regi贸n, fuentes de la OCS responden que su 煤nica preocupaci贸n consiste en combatir el terrorismo, raz贸n que explica, por ejemplo y sin que nadie lo cuestione, la presencia militar estadounidense en Kirguizist谩n. Algunos pa铆ses occidentales dicen no creerse este argumento (aunque s铆 nos piden que nos creamos que la guerra de Iraq ha sido necesaria para combatir el terrorismo) y destacan la renovada capacidad china para transportar efectivos a largas distancias y multiplicar su capacidad de ataque, lo que se califica de indicio 鈥渘efasto鈥.

A ello se a帽ade, entre otros, las m煤ltiples reservas respecto a la dimensi贸n militar del programa espacial chino. Despu茅s de la destrucci贸n de un sat茅lite con un misil, acci贸n llevada a cabo el pasado 11 de enero, la supremac铆a americana en el espacio podr铆a estar en entredicho: una acci贸n similar podr铆a afectar a los sistemas de comunicaci贸n utilizados por el ej茅rcito estadounidense.

En suma, es cada vez m谩s claro que China no descuida su defensa, corrigiendo as铆 una de las lagunas esenciales que hist贸ricamente han explicado su acentuado declive a partir del siglo XIX. Nada nuevo ni sorprendente, por otra parte, ya que dicho cap铆tulo estaba incluido, desde su inicio, en el programa de las cuatro modernizaciones.

Por otra parte, en el marco de la OCS, la atenci贸n de China sigue centrada en el suministro energ茅tico. A la par de la cumbre, Hu Jintao realiz贸 una visita de Estado a Kirguizist谩n y Kazajst谩n. De las rep煤blicas centroasi谩ticas, solo recibe gas de Kazajst谩n. Uzbekist谩n se muestra muy interesado en facilitar el comercio en este 谩mbito, hoy orientado hacia Rusia de modo preferente. Con todos ellos, sus relaciones comerciales experimentan un gran crecimiento de a帽o en a帽o.

En su visita a Kirguizist谩n, Hu Jintao ha negociado el establecimiento de un enlace ferroviario y la construcci贸n de un gasoducto que atravesar铆a Turkmenist谩n (pa铆s no miembro de la OCS y que ha participado en la cumbre como observador). A partir de 2009, China aspira a recibir 30 mil millones de metros c煤bicos de gas turkmeno.

Aumentando su influencia en Asia Central, afirmando los v铆nculos con sus aliados a trav茅s de una amplia red de beneficios econ贸micos que incluye el desarrollo del comercio, las comunicaciones o la energ铆a, China va jugando sus cartas y conform谩ndose cada vez m谩s como una alternativa emergente que puede contribuir de forma efectiva a establecer un marco superador y estable de la complejidad de la regi贸n, sin que la propia y notoria diversidad pol铆tica de los integrantes de la OCS la incapacite para desempe帽ar un papel activo.

—————————

* Periodista. Un despacho de ARGENPRESS,

www.argenpress.info.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.