Sep 29 2022
160 lecturas

OpiniónPolítica

El gran juego en Ucrania se está yendo de las manos

El ex asesor de seguridad nacional de EU, Zbigniew Brzezinski, describió a Ucrania como un «pivote geopolítico» de Eurasia, vital para el poder de EU y Rusia. Dado que Rusia considera que sus intereses vitales de seguridad están en juego en el conflicto actual, la guerra en Ucrania se está convirtiendo rápidamente en un enfrentamiento nuclear. Es urgente que tanto EU como Rusia ejerzan moderación antes de que ocurra un desastre.

Desde mediados del siglo XIX, Occidente ha competido con Rusia por Crimea y, más concretamente, por el poder naval en el Mar Negro. En la Guerra de Crimea (1853-1856), Gran Bretaña y Francia capturaron Sebastopol y desterraron temporalmente a la armada rusa del Mar Negro. El conflicto actual es, en esencia, la segunda guerra de Crimea. Esta vez, una alianza militar liderada por Estados Unidos busca expandir la OTAN a Ucrania y Georgia, de modo que cinco miembros de la OTAN rodeen el Mar Negro.

Durante mucho tiempo, EU ha considerado cualquier invasión de las grandes potencias en el hemisferio occidental como una amenaza directa a la seguridad de Estados Unidos, desde la Doctrina Monroe de 1823, que establece: “Le debemos, por lo tanto, a la franqueza y a las relaciones amistosas que existen entre los Estados Unidos y esas potencias [europeas] para declarar que debemos considerar cualquier intento de su parte de extender su sistema a cualquier parte de este hemisferio como peligroso para nuestra paz y seguridad”.

En 1961, Estados Unidos invadió Cuba cuando el líder revolucionario de Cuba, Fidel Castro, buscó el apoyo de la Unión Soviética. Estados Unidos no estaba muy interesado en el «derecho» de Cuba a alinearse con el país que quisiera, como afirma Estados Unidos sobre el supuesto derecho de Ucrania a unirse a la OTAN. La fallida invasión estadounidense en 1961 condujo a la decisión de la Unión Soviética de colocar armas nucleares ofensivas en Cuba en 1962, lo que a su vez condujo a la Crisis de los Misiles en Cuba hace exactamente 60 años este mes. Esa crisis llevó al mundo al borde de la guerra nuclear.

Sin embargo, el respeto de Estados Unidos por sus propios intereses de seguridad en las Américas no le ha impedido invadir los intereses de seguridad centrales de Rusia en la vecindad de Rusia. A medida que la Unión Soviética se debilitaba, los líderes políticos de EU llegaron a creer que las fuerzas armadas de EU podían operar como quisieran. En 1991, el subsecretario de Defensa Paul Wolfowitz le explicó al general Wesley Clark que Estados Unidos puede desplegar su fuerza militar en Oriente Medio “y la Unión Soviética no nos detendrá”. Los funcionarios de seguridad nacional de Estados Unidos decidieron derrocar a los regímenes de Medio Oriente aliados de la Unión Soviética e invadir los intereses de seguridad de Rusia.

A Gorbachov ¿lo engañaron?

En 1990, Alemania y EU le aseguraron al presidente soviético Mikhail Gorbachov que la Unión Soviética podría disolver su propia alianza militar, el Pacto de Varsovia, sin temor a que la OTAN se expandiera hacia el este para reemplazar a la Unión Soviética. Obtuvo el asentimiento de Gorbachov a la reunificación alemana en 1990 sobre esta base. Sin embargo, con la desaparición de la Unión Soviética, el presidente Bill Clinton renegó de ese compromiso al apoyar la expansión hacia el este de la OTAN.

El presidente ruso, Boris Yeltsin, protestó a gritos, pero no pudo hacer nada para detenerlo. El decano estadounidense en el arte de tratar con Rusia, George Kennan, declaró que la expansión de la OTAN “es el comienzo de una nueva guerra fría”.

Bajo la supervisión de Clinton, la OTAN se expandió a Polonia, Hungría y la República Checa en 1999. Cinco años más tarde, bajo la presidencia de George W. Bush, Jr., la OTAN se expandió a siete países más: los estados bálticos (Estonia, Letonia y Lituania), el Mar Negro (Bulgaria y Rumania), los Balcanes (Eslovenia) y Eslovaquia. Bajo la presidencia de Barack Obama, la OTAN se expandió a Albania y Croacia en 2009, y bajo la presidencia de Donald Trump, a Montenegro en 2019.

La oposición de Rusia a la ampliación de la OTAN se intensificó bruscamente en 1999 cuando los países de la OTAN ignoraron a la ONU y atacaron al aliado de Rusia, Serbia, y se endureció aún más en la década de 2000 con las guerras de Estados Unidos en Irak, Siria y Libia. En la conferencia de seguridad de Munich en 2007, el presidente Putin declaró que la ampliación de la OTAN representa una “provocación grave que reduce el nivel de confianza mutua”.

Putin continuó: “Y tenemos derecho a preguntar: ¿contra quién está destinada esta expansión? ¿Y qué pasó con las garantías [de no ampliación de la OTAN] que hicieron nuestros socios occidentales después de la disolución del Pacto de Varsovia? ¿Dónde están hoy esas declaraciones? Nadie las recuerda siquiera. Pero me permitiré recordarle a esta audiencia lo que se dijo. Me gustaría citar el discurso del Secretario General de la OTAN, el Sr. Woerner, en Bruselas el 17 de mayo de 1990. Dijo en ese momento que: “’el hecho de que estemos dispuestos a no colocar un ejército de la OTAN fuera del territorio alemán le da a la Unión Soviética una firme garantía de seguridad’. ¿Dónde están estas garantías?

También en 2007, con la admisión en la OTAN de dos países del Mar Negro, Bulgaria y Rumania, EU estableció el Grupo de Trabajo del Área del Mar Negro (originalmente el Grupo de Trabajo Este). Luego, en 2008, EU elevó aún más las tensiones con Rusia al declarar que la OTAN se expandiría hasta el corazón mismo del Mar Negro, al incorporar a Ucrania y Georgia, amenazando el acceso naval de Rusia al Mar Negro, el Mediterráneo y Medio Oriente. Con la entrada de Ucrania y Georgia, Rusia quedaría rodeada por cinco países de la OTAN en el Mar Negro: Bulgaria, Georgia, Rumania, Turquía y Ucrania.

Rusia fue inicialmente protegida de la ampliación de la OTAN a Ucrania por el presidente prorruso de Ucrania, Viktor Yanukovych, quien llevó al parlamento ucraniano a declarar la neutralidad de Ucrania en 2010. Sin embargo, en 2014, EU contribuyó a derrocar a Yanukovych y a poner en el poder a un decidido gobierno anti-ruso. La guerra de Ucrania estalló en ese momento, con Rusia recuperando rápidamente Crimea y apoyando a los separatistas prorrusos en Donbás, la región del este de Ucrania con una proporción relativamente alta de población rusa. El parlamento de Ucrania abandonó formalmente la neutralidad a finales de 2014.

Ucrania y los separatistas respaldados por Rusia en Donbás han estado librando una guerra brutal durante 8 años. Los intentos de poner fin a la guerra en el Donbás a través de los Acuerdos de Minsk fracasaron cuando los líderes de Ucrania decidieron no cumplir los acuerdos, que llamaban a la autonomía del Donbás. Después de 2014, EU entregó armamento masivo a Ucrania y ayudó a reestructurar el ejército de Ucrania para que fuera interoperable con la OTAN, como se evidencia en los combates de este año.

La invasión rusa de este año probablemente se habría evitado si Biden hubiera estado de acuerdo con la demanda de Putin a fines de 2021 de poner fin a la ampliación de la OTAN hacia el este. La guerra probablemente habría terminado en marzo de 2022, cuando los gobiernos de Ucrania y Rusia intercambiaron un borrador de acuerdo de paz basado en la neutralidad ucraniana. Tras bambalinas, EU y el Reino Unido presionaron a Zelensky para que rechazara cualquier acuerdo con Putin y siguiera luchando. En ese momento, Ucrania se alejó de las negociaciones.

Rusia escalará según sea necesario, posiblemente a las armas nucleares, para evitar la derrota militar y una mayor ampliación de la OTAN hacia el este. La amenaza nuclear no es vana: es una medida de la percepción de los líderes rusos de sus intereses de seguridad en juego. De manera aterradora, EU también estaba preparado para usar armas nucleares en la crisis de los misiles en Cuba, y un alto funcionario ucraniano instó recientemente a EU a lanzar ataques nucleares “tan pronto como Rusia siquiera piense en llevar a cabo ataques nucleares”, seguramente una receta para la guerra mundial. Estamos de nuevo al borde de una catástrofe nuclear.

Kennedy y Jrushov

El presidente John F. Kennedy se enteró de la confrontación nuclear durante la crisis de los misiles en Cuba. Desactivó esa crisis no por la fuerza de voluntad o el poderío militar estadounidense, sino por la diplomacia y el compromiso, retirando los misiles nucleares estadounidenses en Turquía a cambio de que la Unión Soviética retirara sus misiles nucleares en Cuba. Al año siguiente, buscó la paz con la Unión Soviética, firmando el Tratado de Prohibición Parcial de Pruebas Nucleares.

En junio de 1963, Kennedy pronunció la verdad esencial que puede mantenernos vivos hoy: “Sobre todo, mientras defendemos nuestros propios intereses vitales, las potencias nucleares deben evitar aquellas confrontaciones que llevan a un adversario a elegir entre una retirada humillante o una guerra nuclear. Adoptar ese tipo de curso en la era nuclear sería solo evidencia de la bancarrota de nuestra política, o de un deseo colectivo de muerte para el mundo”.

Urge volver al proyecto de acuerdo de paz entre Rusia y Ucrania de finales de marzo, basado en la no ampliación de la OTAN. La tensa situación actual puede salirse fácilmente de control, como lo ha hecho el mundo en tantas ocasiones anteriores, pero esta vez con la posibilidad de una catástrofe nuclear. La supervivencia misma del mundo depende de la prudencia, la diplomacia y el compromiso de todas las partes.

* Profesor de la Universidad de Columbia, es director del Centro para el Desarrollo Sostenible de la Universidad de Columbia y presidente de la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. Se ha desempeñado como asesor de tres Secretarios Generales de la ONU y actualmente se desempeña como Defensor de los ODS bajo el Secretario General António Guterres.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.