Jul 26 2006
742 lecturas

Opinión

El mundo según Bigio. – EL ARCO DE LA GUERRA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Israel y EEUU han sabido ganar varias guerras en el Oriente Medio. Pero tanto EEUU en Iraq 2003 como Israel en Líbano 1982-2000 se atascaron debido a que empujaron vastos sectores populares a los brazos de la guerrilla.

El actual bombardeo indiscriminado hebreo sobre Líbano no erradicará a Hizbollah. Más bien el hecho de que la mayoría de los libaneses muertos sean civiles –y que toda esta nación rechace la agresión– lejos de debilitar o aislar a Hizbollah, le brinda más apoyo y legitimidad interna. Si Israel vuelve a ocupar Líbano, podría tener su propio Vietnam.

En 1947-1948, 1956, 1967 y 1973, Israel libró cruentas guerras contra potencias árabes vecinas. Luego intervino en Líbano –país muy dividido con fuerzas armadas débiles– y en la Palestina árabe, sin que otros Estados musulmanes hayan reaccionado militarmente.

Esta es la primera vez desde 1973 en que Israel libra una guerra en dos frentes, aunque no la hace contra Egipto, Siria, Jordania u otro Estado árabe importante. Los sharonistas se desconectaron unilateralmente de Líbano y Gaza, pero no pueden hacer lo mismo en Cisjordania si es que Hamas y Hizbollah aprovechan sus retiradas para capturarles soldados.

Una potencia militar derrota a un Estado más débil en una guerra convencional de movimientos. Sin embargo, cuando los invadidos logran estructurar una guerrilla enraizada en la población civil y pasan a una prolongada resistencia, la hermenéutica del conflicto cambia. Entonce, el eje de los vencedores no puede ser la fuerza bruta, sino una serie de medidas políticas, incluyendo algunas que busquen atraer y apaciguar a sus contrincantes.

El factor 2-H

La diferencia entre ésta y otras anteriores incursiones hebreas en Gaza y Líbano es que Hamas lidera al gobierno palestino y que Hizbollah se ha fortalecido. Es el Partido de Dios y expresa a la principal minoría de Líbano –los chiítas son el 40% de la población del país–. Ningún otro partido o milicia es tan fuerte y popular.

Israel busca aplastarle, por lo que su guerra puede que no sea breve. Hizbollah es el primer movimiento armado árabe que utilizó «bombas humanas», y obligó a Israel a retirarse de una invasión. Tiene un modelo orgánico de partido vertical, islámico y anti-imperialista –que sirve de ejemplo al Hamas palestino y a varios grupos chiítas de Iraq–, en el que se combina una amplia red de instituciones religiosas con beneficencia social ligadas a un disciplinado aparato armado.

Hizbollah, además, es la única guerrilla que se ha atrevido a entrar a territorio israelí para rtomar prisioneros soldados hebreos. Al mismo tiempo, cuenta con aviones robots y cohetes que pueden impactar –y estallan– en la tercera ciudad hebrea (Haifa).

Al intentar minar a Hizbollah, Israel busca socavar a Hamas y sus patrocinadores: Siria e Irán.

El 25 de junio Hamas mató a dos soldados hebreos y capturó a otro. 18 días después, Hizbollah mata a otros siete soldados y aprisiona a dos. Las dos haches piden un trueque entre estos prisioneros y cientos de presos palestinos, entre los que aseguran hay menoires de edad y mujeres. Israel podría aceptar una negociación, lo hizo en 2004 cuando liberó a 420 árabes a cambio de un israelí vivo y los cadávares de tres soldados.

Pero, por ahora, Ohlmert muestra el hacha bombardeando Gaza y Líbano. Una guerra total es algo que EEUU no promueve, pues inflamaría aún más a la insurgencia islámica en Iraq, Afganistán e India, pero Israel necesita mostrar dureza para que el gobierno libanés discipline a Hizbollah y para que el Hamas se modere.

Golpear y retroceder

Hace cuatro meses Olmert ganó las elecciones e formó un nuevo gobierno prometiendo extender el retiro hecho en Gaza a otras zonas de Cisjordania. Pareciera una contradicción que hoy lance una gran ofensiva militar contra Gaza y Líbano.

Es necesario considerar que la forma en la cual los sharonistas quieren replegarse de territorios árabe-palestinos no se basa en concesiones mutuas acordadas, sino en un retroceso unilateral en el cual Israel quiere mostrarse como el vencedor que impone sus propios términos en la confección de las nuevas fronteras.

Por eso es que Sharon antes de desconectarse de Gaza bombardeó mucho esta franja y mató al jefe del Hamas y luego a su sucesor. Hoy, Olmert quiere desconectarse de partes de Cisjordania, pero primero necesita mostrar mucha fuerza contra los radicales árabes y por ello golpea a Hizbollah.

Si tiene éxito podría iniciar repliegues de Cisjordania tras demostrara los halcones hebreos que él es parte de ellos, y a los árabes que su repliegue no es derrota sino signo de poderío.

EL PANTANO Y EL OPIO

Blair, que busca retirar un número no determinado de los 7.200 soldados que mantiene en Iraq, reforzó con 700 hombres a los 5.000 que tiene desplegados en Afganistán. Pronto los británicos tendrán más efectivos en el aislado y pobre Afganistán que en su ex colonia petrolera de Iraq, lo que evidencia el temor de un desastre.

Por su parte –casi cuatro años de haber liderado la mayor coalición militar de la historia y de haber depuesto a los talibanes– EEUU debe reconocer que en Afganistán crecen el cultivo de la adormidera –materia prima para la fabricación de opio– y la insurgencia, la cual tendría entre 1.000 y 5.000 combatientes –y unos 100.000 activistas.

Si antes los aliados decían que su enemigo era los talibanes y Al Qaeda ahora usan el concepto de militantes anti-coalición, reconociendo el hecho de que muchas otras fuerzas les combaten.

Los datos de inteligencia señalan que la resistencia no sólo está intacta, sino que se ha ampliado. Su jefe, el mulá Omar, constituyó un triunvirato con Haqqani –que opera en la frontera con Pakistán– y con Dadullah –que combate a los británicos en Helmand, zona donde hay mucho opio–.

CORDOBAZO

La ciudad de Córdoba, al norte de Buenos Aires, fue la sede de una histórica cumbre del MERCOSUR, a la cual asistieron los tres presidentes del bloque anti-imperialista latinoamericano: Castro, Chávez y Morales.

El MERCOSUR nació como un acuerdo comercial entre Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay, similar al de las comunidades andinas y centroamericanas. Sin embargo, mientras estas dos últimas priorizan los TLC con EEUU, el Mercosur se viene convirtiendo en el reducto de todos los anti-TLC.

Latinoamérica va tomando dos caminos: su franja occidental busca el libre comercio y su franja oriental se mueve hacia el proteccionismo regional.

Castro y Chávez han hecho un mitin masivo en la ciudad cuyo levantamiento en 1969 minó a la junta militar entonces en el gobierno. Hoy dicen que han hecho un nuevo cordobazo al ir inclinando el Mercosur hacia la izquierda.

El nuevo Mercosur presionará sobre el Caribe, Ecuador y Perú. Pero la re-elección del PAN mexicano y una consolidación de los TLC podrían impactar en Uruguay y Paraguay para enfriar su vinculación con el tratado de América del Sur.

—————————————-

foto

* Analista internacional. Escribe en Londres para un gran número de medios gráficos y electrónicos de América.
(a href=»http://www.bigio.org»target=»_blank»>www.bigio.org).

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.