El orden internacional basado en los necios

11

 

Por primera vez desde que los estados europeos modernos fueron definidos por el Tratado de Westfalia, todos los gobiernos de todos los principales países occidentales están cayendo o caerían si tuvieran que celebrar elecciones. ¿Qué maldición colectiva ha caído sobre los líderes de Occidente hasta el punto de que todos sus votantes han llegado a despreciarlos por márgenes enormes?

Hay una explicación simple para la ruina colectiva de los gobiernos de Occidente: todos ellos aceptaron una agenda que sus votantes rechazan porque ha degradado la calidad de sus vidas. Espontánea y simultáneamente, los votantes de Occidente se levantan para repudiar a sus dirigentes. El daño a la clase política mundial es impresionante.RT en Español | 🇫🇷 Macron: "Realmente creo que nuestra Europa puede morir" Emmanuel Macron sostiene que Europa está viviendo "un momento existenc... | Instagram

Los primeros resultados de Francia indican que el partido burbuja de centro de Emmanuel Macron obtuvo solo una quinta parte del voto nacional en la primera vuelta de las elecciones anticipadas que Macron convocó tras las desastrosas elecciones al Parlamento Europeo del 9 de junio. La Agrupación Nacional de Le Pen, tendenciosamente etiquetada como la “extrema derecha” por la cámara de eco de los medios de comunicación, obtuvo el 34%, mientras que la coalición de izquierdas obtuvo el 28%.

El 72% de los estadounidenses, por su parte, piensa que Joseph Biden no está mentalmente apto para ser presidente (el otro 28% presumiblemente incluye un gran número de víctimas de demencia). El 56% de los estadounidenses desaprueba su desempeño.

Los tres partidos que componen la coalición gobernante alemana obtuvieron solo el 30% de los votos en las elecciones al Parlamento Europeo del 9 de junio. El segundo partido más grande del país, Alternative für Deutschland (AfD), tiene el 16% de los votos, suficiente para forzarse a formar parte de una coalición que los partidos anteriormente tradicionales han jurado no considerar jamás.

Primer ministro japonés dice que desea fortalecer cooperación militar en visita a EEUU | Independent EspañolEl primer ministro de Japón, Fumio Kishida, tiene un índice de aprobación del 13% y el apoyo de solo una décima parte de los votantes de su propio partido. El canadiense Justin Trudeau parece el leproso con más dedos, con un índice de aprobación del 28%.

¿Cuál es la agenda que los votantes de Occidente han repudiado? La élite de Estados Unidos se propuso rehacer el mundo de acuerdo con su propia imaginación después de la caída del comunismo en 1990 y tuvo suficiente poder para hacer marchar al resto del mundo industrial hacia su plan.

El primero es un acuerdo global para aislar y debilitar a Rusia, expandiendo la OTAN a la frontera entre Rusia y Ucrania. Como declaró Donald Trump el 21 de junio, eso es precisamente lo que provocó la invasión rusa de Ucrania.

En marzo de 2022, Biden prometió que las sanciones reducirían la economía rusa a la mitad; en cambio, la economía de Rusia ha crecido y ahora es más grande que la de Japón, según el Banco Mundial, y Moscú tiene la ventaja en una guerra de desgaste. La guerra es muy impopular en Europa y el aumento del apoyo a los partidos alternativos europeos el 9 de junio fue en gran medida un voto de paz.

El segundo fue un acuerdo global para poner la agenda del cambio climático por delante de la productividad industrial. En Estados Unidos, la administración Biden obstaculizó la extracción de hidrocarburos. Las exportaciones de petróleo de Estados Unidos se duplicaron durante la administración Trump; bajo Biden, las exportaciones apenas se han recuperado hasta el pico de Trump después de una fuerte caída.

En Alemania, la guerra de Ucrania cerró el acceso de Alemania a la energía rusa barata después de que el gobierno de Merkel accediera a la agenda del Partido Verde y cerrara las centrales nucleares del país. Los precios de la energía jugaron un papel importante en la inflación de los últimos tres años.

El tercer acuerdo respondía al declive demográfico de las naciones industrializadas. Todos los líderes de los El impacto económico de la inmigración en Europa | Euronewsprincipales países occidentales acordaron que absorberían un gran número de inmigrantes de los países pobres del sur, musulmanes de Oriente Medio y africanos subsaharianos en el caso de Europa, centroamericanos en el caso de Estados Unidos.

Esta no es exactamente la llamada “Teoría del Gran Reemplazo” de la tradición de la teoría de la conspiración. Aun así, se acerca: la élite imaginó un nuevo crisol global de mezclas culturales que diluiría y degradaría las culturas de Occidente.

La inmigración es, con mucho, la más importante de estas tres: implica la reconfiguración de la vida social y económica en el mundo industrial y la erosión de la base nacional de los estados avanzados.

No es casualidad que la rebelión populista contra este pacto global entre las élites se centrara en la inmigración, con Donald Trump en Estados Unidos y Viktor Orban en Hungría a la cabeza. Es también el tema por el cual las élites se lanzarán sobre sus espadas.

A raíz de la catástrofe electoral de hoy, el primer ministro de Macron, Gabriel Attal, ordenó a los candidatos de su partido que quedaron en tercer lugar que se retiraran de la segunda vuelta de las elecciones del 7 de julio para arrojar votos al izquierdista Frente Nacional, prefiriendo la extrema izquierda a la derecha nacionalista.

Al mismo tiempo, según Le Monde, “Jean-Luc Mélenchon, líder del partido de izquierda radical La Francia Insumisa (LFI), pidió a los candidatos de izquierda que quedaron en tercer lugar pero que aún se clasificaron para la segunda vuelta que se retiraran, que apoyaran al candidato mejor posicionado para vencer al RN. ‘ Ni un voto, ni un escaño más para RN’, dijo.El Salto on X: "La izquierda francesa se fragmenta y convierte las elecciones europeas en unas primarias Por @EnricQuart https://t.co/01fzq0ySWe https://t.co/QSzF51wZu8" / X

Los socialistas, después de todo, son globalistas de otro tipo, con algunas objeciones serias a la gestión económica por parte de la oligarquía, pero igualmente hostiles a la soberanía nacional. Los globalistas del tipo de Macron (o de Angela Merkel, o de Rishi Sunak) están de acuerdo con los socialistas en la cuestión más apremiante: la disolución de las fronteras nacionales, las culturas nacionales y las poblaciones nacionales en la gran ola migratoria que tanto han contribuido a fomentar.

Francia tiene ahora entre un 8% y un 10% de musulmanes; según la encuesta de Pew, en 2050 será un 18% de musulmanes en un escenario de alta migración, mientras que Alemania tendrá un 20% de población musulmana. Los migrantes son el núcleo de los partidos de izquierda, lo que pone a la izquierda socialista en alianza con el centro capitalista.

La alianza de la desesperación de centro-izquierda no puede gobernar Francia, sin duda. Tampoco podría gobernar Alemania una coalición similar, donde una escisión de la izquierda tradicional (“Die Linke”) liderada por Sahra Wagenknecht alcanza ahora el 9% de los votos federales.

El grupo Wagenknecht combina la política socialista tradicional con una fuerte postura antiinmigración y ha arrebatado algunos votos a la AfD, que ahora representa el 17% del total.  Alemania tiene una fuerte izquierda antiinmigración que impide el alineamiento de centroizquierda que Macron está tratando de promover.

No está nada claro si la alianza de la desesperación entre el exbanquero de inversión Macron y el agitador izquierdista Mélenchon impedirá que la Agrupación Nacional gane la vuelta del 7 de julio o no.

Tal vez Francia simplemente caiga en el caos en lugar de unirse en torno a un gobierno populista. Alemania se enfrenta a un largo interregno antes de sus próximas elecciones nacionales a finales de 2025, con la AfD liderando por amplios márgenes en las encuestas en tres elecciones estatales clave programadas para el 1 de septiembre.

La política estadounidense, por su parte, está sumida en el caos tras la asombrosa exhibición de demencia de Biden en su debate con Trump el 27 de junio. Los demócratas no pueden vivir con Biden como candidato, pero no pueden vivir sin él, lo que hace que la elección de Trump sea altamente probable. Y a Trump no le sirve de nada la agenda global que la élite estadounidense impuso al mundo después de 1990. El mensaje que viene de Washington es: estás solo y es cada uno para sí mismo.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.