Jul 24 2023
84 lecturas

CulturaLiteratura

El partido de la vida

La familia, el f√ļtbol y la revoluci√≥n son tres lugares donde muchos depositamos todo nuestro amor. La familia, el f√ļtbol y la pol√≠tica son escenarios cargados de tensi√≥n, de errores y de tremendas derrotas. La familia, el f√ļtbol y la pol√≠tica son dispositivos que nos hacen salir de nosotros mismos y que nos revelan que no somos exactamente individualistas. Es en esas instancias donde sentimos la necesidad del otro, de un equipo, de una comunidad.

Juan Carlos Ortecho ha publicado un libro extraordinario,¬†(La fe del ayer: amor f√ļtbol y revoluci√≥n. Plaza Jan√©s 2022)¬†absolutamente maravilloso. A trav√©s de un sobrio relato testimonial, la narraci√≥n se adentra en la sensibilidad de un ni√Īo que observa simult√°neamente la crisis matrimonial de sus padres, las tensiones de la vida pol√≠tica, y los triunfos y las derrotas de su equipo m√°s querido y de la selecci√≥n peruana. El libro consigue orquestar lo p√ļblico y lo privado en el marco de la sensibilidad hacia un deporte cuya pasi√≥n parece no tener explicaciones completamente racionales y cuyos elementos siempre exceden a lo propiamente futbol√≠stico.

El f√ļtbol se convierte aqu√≠ en una forma de vincularse con el mundo y es, sin duda, la manera de aprender a lidiar con la vida misma como una experiencia donde las cosas nunca salen exactamente como queremos que salgan. El narrador apuesta por el car√°cter sencillo y directo de una prosa que evade todo tipo de complicaciones simb√≥licas. Su condici√≥n l√≠rica no reside en el lenguaje, sino en la mirada de una voz que desde el inicio la sentimos muy aut√©ntica gracias a sus estrategias para comenzar a maniobrar con la vida y encontrar peque√Īos lugares de placer y felicidad. Como sucede en el f√ļtbol, este es un ni√Īo que debe buscar espacios donde no parece haberlos, encontrar inusitados resquicios para lidiar con el partido de la vida.

¬ŅA qu√© tipo de g√©nero discursivo pertenece este libro? ¬ŅAl testimonio, a la llamada auto-ficci√≥n, a la nueva cr√≥nica latinoamericana? ¬ŅEs √©sta una ‚Äúnovela‚ÄĚ como lo llaman los editores? Si es as√≠, ¬ŅD√≥nde radicar√≠a su car√°cter ficcional? La condici√≥n inclasificable del conjunto marca su singularidad y su destacado valor. Pienso, sin duda, que se trata de un texto clave en la literatura peruana contempor√°nea. La narraci√≥n, siempre realista, describe, con precisi√≥n y elegancia, las entonces urgentes reformas del velasquismo (a las que hoy est√° prohibido aludir), la fuerza de un movimiento social organizado, la presencia de una esfera p√ļblica mucho m√°s ilustrada y los principales objetos de la escena cultural del momento. El lector se ve permanentemente confrontado con los hechos pol√≠ticos del pasado, con un permanente repaso de la m√ļsica y el cine de la √©poca y con una descripci√≥n de jugadas de f√ļtbol expuestas con un alt√≠simo valor literario:

‚ÄúCueto avanz√≥ hasta la media cancha, resistiendo el embate del propio Herrera, que qued√≥ desparramado tras un fallido intento de desestabilizar al peruano. Al cruzar la l√≠nea media, sali√≥ a su encuentro desesperado, el primitivo defensor Jorge Porras. Cueto jal√≥ el bal√≥n con el taco de su bot√≠n izquierdo, se detuvo en seco y lo hizo pasar de largo, dejando atolondrado, sin saber d√≥nde continuar su alocada carrera. En ese momento, el volante de la selecci√≥n peruana ten√≠a veintinueve a√Īos, ya lo llamaban ‚Äúel poeta de la zurda‚ÄĚ y atravesaba el momento estelar de su carrera. Levant√≥ la cabeza con parsimonia y aparente indiferencia y, antes de habilitar a Oblitas, qui√©n sal√≠a en diagonal hacia la izquierda, se dio tiempo para hacer un paso de ballet: un movimiento con el mismo taco izquierdo hacia arriba, absolutamente innecesario para la consecuci√≥n de la jugada, pero gr√°cil, pl√°stico y hermoso. Fue la confirmaci√≥n final de que √©ramos francamente felices‚ÄĚ.

La pelota no se mancha': el origen de la frase m√°s emblem√°tica de Diego Maradona | VIDEO - Caretas DeportesQuien esto escribe se sorprendi√≥ mucho cuando, en 1986, en un recreo escolar, el autor me mostr√≥ el √ļltimo n√ļmero de la revista ‚ÄúEl Gr√°fico‚ÄĚ que estaba dedicado a la nueva promesa del f√ļtbol argentino: ‚ÄúClaudio Caniggia dar√° que hablar‚ÄĚ, me dijo en ese entonces con gran ilusi√≥n deportiva. Quien esto escribe es, adem√°s, un fan√°tico de Alianza Lima que, sin embargo, al igual que el narrador de este libro, ha sentido la misma e innombrable tristeza ante desastrosas goleadas.

Quien esto escribe cree ya saber algo (siempre poco) de los dur√≠simos laberintos de la familia y del amor. Quien esto escribe es un socialista ‚Äúconvicto y confeso‚ÄĚ que acepta los fracasos y las derrotas de la izquierda global, pero que, al mismo tiempo, comprueba, d√≠a a d√≠a, el horror de un sistema que siempre quiere ‚Äúpasar piola‚ÄĚ, aunque es profundamente injusto, demencial y abyecto. Quien esto escribe se ha sentido profundamente conmovido por un libro que nos confronta con tres dimensiones centrales de la vida.

‚ÄúLa pelota no se mancha‚ÄĚ, dijo Maradona. Quiz√° quiso decir que, aunque sabemos que es inevitable ‚Äúmeter la pata‚ÄĚ en la familia, en el f√ļtbol y en la revoluci√≥n, lo cierto es que buscamos reaccionar ‚Äúal toque‚ÄĚ para intentar devolverle a esos lugares su condici√≥n entra√Īable, sagrada y verdaderamente indestructible.

 

*¬†Cr√≠tico literario. Doctor Georgetown University, EU. Ense√Īa en la PUCP. Ex-profesor de la Escuela Nacional de Bellas Artes.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.