May 10 2013
1203 lecturas

EconomíaOpiniónPolítica

El proyecto europeo es un fracaso total

Thank you. Merci. Mersi. Grazie. Gracias. Grazzi. Go raibh maith agat. Dziekuje. Danke. Ait√§h. K√∂sz√∂n√∂m. Multumesc. Dekuji. Paldies. Ańćiu. Dakujem. Obrigado. Hvala. Dank u. Kiitti. Blagodaria. Merci villmahl. Efharisto. Y mi favorita: tak.

Hay veintitr√©s formas de decir gracias en la Uni√≥n Europea y creo que este hecho explica por s√≠ solo por qu√© el experimento europeo ha acabado siendo un fracaso. ¬ŅRecuerdan esos experimentos que sol√≠amos hacer de ni√Īos con un juego de qu√≠mica? √ćbamos a√Īadiendo sustancias qu√≠micas, una tras otras, para ver si finalmente se produc√≠a una explosi√≥n. Eso es lo que han hecho con Europa. Todo empez√≥ con seis y no era suficiente. Pasaron a nueve… y nada. Con diez… un poco de humo, nada m√°s. Doce… y nada. Quince… y todav√≠a nada. Veinticinco… empezaban las burbujas. Y con veintisiete… ¬°la explosi√≥n!

Estoy totalmente seguro de que Lord Mandelson y Daniel Cohn-Bendit les dir√°n que el experimento europeo ha sido un √©xito porque Europa ha estado en paz desde comienzos de la d√©cada de los cincuenta. Pero ¬Ņpodr√≠amos dejar a un lado esa historia? La integraci√≥n europea no ha tenido absolutamente nada que ver con la paz en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Eso ha sido un logro de la OTAN. La creaci√≥n de la Uni√≥n Europea no era una cuesti√≥n de guerra y paz, de lo contrario, se habr√≠a creado una Comunidad de Defensa Europea, algo que vet√≥ la Asamblea Nacional Francesa en 1954.

Valoración económica

Europa debe juzgarse en t√©rminos econ√≥micos, ya que sus propios criterios siempre han sido econ√≥micos. ¬ŅY cu√°l es el resultado? En la d√©cada de los cincuenta, la econom√≠a de la Europa integrada creci√≥ un 4%. En los sesenta, fue m√°s o menos lo mismo. En los setenta, el crecimiento fue del 2,8%; en los ochenta, descendi√≥ al 2,1%; en los noventa, s√≥lo era del 1,7%: y as√≠ sucesivamente, hasta llegar a cero.

A medida que avanzaba la integraci√≥n europea, su crecimiento iba disminuyendo. El porcentaje de Europa en el PIB global ha ca√≠do desde 1980 del 31% a s√≥lo el 19%. Desde 1980, la UE ha crecido m√°s r√°pido que Estados Unidos s√≥lo en nueve de treinta y dos a√Īos. Su tasa de desempleo nunca ha sido inferior a la de Estados Unidos.

¬ŅAlguno de ustedes son inversores? ¬ŅCu√°les han sido los peores mercados de valores de los √ļltimos diez a√Īos? Han sido Grecia, Irlanda, Italia, Finlandia, Portugal, Pa√≠ses Bajos y B√©lgica, los peores del mundo. Y adem√°s de todo esto, tenemos la uni√≥n monetaria, el √ļltimo experimento que ha fracasado.

Se lo advertimos, se√Īoras y se√Īores. Dijimos, si cre√°is una uni√≥n monetaria sin una integraci√≥n del mercado laboral y sin un federalismo fiscal, acabar√° estallando todo. Yo lo predije en el a√Īo 2000. Se est√° produciendo ahora, en tiempo real, en un laboratorio de qu√≠mica, al otro lado del Atl√°ntico.

Pero tambi√©n ha sido un experimento pol√≠tico fallido. ¬ŅSaben de qu√© se¬† euro se incendiatrataba ese experimento? El experimento consist√≠a en ver si se pod√≠a obligar a los europeos a crear una uni√≥n a√ļn m√°s estrecha, en contra de su voluntad, con medios econ√≥micos, porque los medios pol√≠ticos hab√≠an fracasado.

Pérdida de legitimidad política

Y cuando los pueblos europeos votaron en contra de una mayor integraci√≥n, les dijeron a sus respectivos Gobiernos que lo volvieran a intentar. Es lo que les ocurri√≥ a los daneses en 1992 y a los irlandeses dos veces, en 2001 y de nuevo en 2008. Sus ciudadanos dieron la respuesta incorrecta en el refer√©ndum, por lo que los Gobiernos simplemente convocaron otro. Esto nos da una pista sobre por qu√© ha fracasado este experimento: porque ha perdido su legitimidad pol√≠tica. Y no s√≥lo lo hemos visto en Grecia, sino en un Gobierno tras otro por toda Europa. Trece han ca√≠do desde que comenzara la crisis hace dos a√Īos y otros m√°s seguir√°n en los pr√≥ximos meses.

Por √ļltimo, el experimento europeo ha sido un fracaso geopol√≠tico. Se supon√≠a que la Uni√≥n Europea actuar√≠a como contrapeso a Estados Unidos. ¬ŅRecuerdan el discurso de Jacques Poosde en 1991 sobre ¬ęla hora de Europa¬Ľ, en el que anunciaba que Europa iba a resolver la guerra en Bosnia? [En realidad lo dijo despu√©s de que estallara la guerra en Eslovenia y Croacia] S√≠, eso se supon√≠a que era en 1991. Pero esa guerra se sald√≥ con cien mil personas muertas y 2,2 millones de desplazados y el conflicto no acab√≥ hasta que Estados Unidos finalmente intervino para poner orden.

Henry Kissinger pregunt√≥ una vez, ¬ę¬ŅA qui√©n llamo si quiero hablar con Europa?¬Ľ. La respuesta lleg√≥ varios a√Īos m√°s tarde: tiene que llamar a la baronesa Ashton de Upholland. Nadie hab√≠a o√≠do hablar de ella jam√°s, ni ella se hab√≠a pronunciado nunca. Se√Īoras y se√Īores, ustedes son canadienses. Saben lo dif√≠cil que resulta gestionar un sistema federal con s√≥lo diez provincias y s√≥lo dos idiomas; por ello entender√°n mejor que la mayor√≠a de las personas por qu√© el experimento europeo, con veintisiete pa√≠ses y veintitr√©s idiomas distintos ha acabado siendo un fracaso atroz. Por suerte, aqu√≠ en Canad√° ahora s√≥lo tengo que usar dos o quiz√°s tres palabras. Thank you y merci. 9 mayo 2013

*Historiador brit√°nico. Ense√Īa en las universidades de Harvard, Stanford y Oxford. Especializado en historia econ√≥mica e internacional yen la historia del imperialismo brit√°nico y norteamericano. Publicado en Il Sole-24 Ore

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.