Feb 7 2005
1213 lecturas

Opinión

El recuerdo de Auschwitz y su lección

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

El mundo celebró 60 años de la liberación del mayor campo de exterminio nazi. El autor estuvo allí tras haber buscado la aldea de su abuelo moldavo cuya familia fue aniquilada por Hitler. Nunca antes o después he sentido tanto escalofrío.

foto
El mundo reclama que no deben repetirse más holocaustos. No obstante, la pauperización del Africa ha conllevado a recientes asesinatos en masa de 5 millones de civiles en los Congos, Ruanda, Uganda, Sudán, Angola, Costa de Marfil, Sierra Leona, Chad, Somalia, Liberia y Burundi.

Quienes quieren que el Sur abra sus economías al Norte mientras el Norte cierra sus fronteras al flujo humano del Sur, alientan una ola anti-inmigración. El nuevo racismo se concentra hoy -en Europa- contra quienes rezan en la principal lengua semita: los musulmanes.

La crisis sociales pueden alentar racismos. Si una sociedad o medio tolera esas conductas se crean los gérmenes de futuras persecuciones y matanzas étnicas.

Aprender del pasado

En Auschwitz y otros campos de concentración fueron exterminados entre 6 y 10 millones de judíos, gitanos, socialistas y homosexuales. El racismo -inicialmente material para chistes – se convirtió en un arma poderosa para distraer el descontento popular y apuntalar el totalitarismo.

El Siglo XX nació con un genocidio contra armenios y se cerró masacrando a los tutsis. Esas carnicerías fueron incubadas en sociedades que toleraban el racismo.

foto
En América -particularmente en Los Andes- hay una gran mezcla étnica. Una sociedad abierta puede beneficiarse de la multi-culturalidad y de que cada etnia pueda integrarse a ésta con su propia autonomía regional, de lengua y cultura.

Alentar frases o posturas despectivas hacia semitas, blancos, orientales, cholos, quechuas, aymaras o negros es una receta que en tiempos de crisis puede incubar persecuciones como las que han padecido antes descendientes de nipones, chinos, africanos, indios o judíos. Puede abrir las puertas a que se repitan escenarios tipo Alemania, Ruanda, Líbano o los Balcanes.

————————————

* Analista internacional. Enseñó en la London School of Economics (www.bigio.org).

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.