Ago 29 2022
104 lecturas

Pol铆tica

El verso de la aprobaci贸n popular de Lacalle

Al comienzo de cada gobierno, la aprobaci贸n de los presidentes est谩 en la cresta de la ola, con los mejores niveles de evaluaci贸n, y los saldos positivos se mantienen por unos cien d铆as, lo que los polit贸logos les llaman 鈥渓una de miel鈥. Pero, casi siempre llega un declive que crece a la mitad del mandato para sobrevenir, por 煤ltimo y despedida, un repunte que casi nunca alcanza el pico del inicio de su administraci贸n.

Luis Lacalle, o el presidente 鈥渧erdaderamente surfer鈥 como lo llaman las revistas deportivas especializadas uruguayas, viene surfeando la ola de aprobaci贸n siguiendo el ciclo cl谩sico, aunque, a juzgar por las encuestas, llega a la mitad de su mandato con ciertas singularidades, como una luna de miel que se extendi贸 por m谩s tiempo que el observado en los tres gobiernos anteriores del centroizquierdista Frente Amplio.

En un pa铆s 鈥渧iejo鈥, acostumbrado a presidentes de mayor edad, este abogado de 48 a帽os trajo 芦Aire Fresco禄, como bien dice el nombre de su movimiento dentro del derechista Partido Nacional. Reconocido surfista, es heredero de una saga de pol铆ticos. Su padre es el expresidente (1990-1995) Luis Alberto Lacalle Herrera y su abuelo el m谩ximo dirigente hist贸rico del Partido Nacional, Luis Alberto Herrera.

Tras su derrota en las presidenciales de 2015 frente a Tabar茅 V谩squez, en 2019 aun贸 a la oposici贸n derechista y ultraderechista en la Coalici贸n Multicolor y se impuso en segunda vuelta por un estrecho margen ante el socialista Daniel Mart铆nez, del Frente Amplio, alianza que tras tres mandatos mostraba un natural desgaste.

En bajada

Fue en el segundo trimestre de 2021 que comenz贸 el declive del ciclo de aprobaci贸n de Lacalle, pero a la mitad del per铆odo a煤n m谩s del 45% de los uruguayos en edad de votar hacen una evaluaci贸n positiva de su gesti贸n, seg煤n el promedio que manejan las cuatro principales consultoras de opini贸n p煤blica (Cifra, Equipos, Factum y Opci贸n).

Los analistas pol铆ticos coinciden en que la gesti贸n de la pandemia explica en parte la consolidaci贸n de una evaluaci贸n positiva y constituye uno de sus grandes 鈥溍﹛itos鈥 hasta la mitad del mandato. La concreci贸n de los proyectos de ley que el Ejecutivo envi贸 al Parlamento 鈥揷on el caso paradigm谩tico de la Ley de Urgente Consideraci贸n a la cabeza y su posterior reafirmaci贸n en el refer茅ndum鈥 es otro de los mojones que destacan los analistas, se帽ala el diario conservador El Observador.

La seguridad, uno de los aspectos que hizo ganar la elecci贸n a la coalici贸n de gobierno, es ahora uno de los desaf铆os sin repuesta, ante el crecimiento de la criminalidad, el narcotr谩fico y los homicidios, as铆 como las postergadas reformas de la seguridad social y la educaci贸n, as铆 como la p茅rdida de salario real y la situaci贸n econ贸mica.

Hay otros problemas que Lacalle debe resolver, como el funcionamiento de la coalici贸n derechista de gobierno y las eventuales candidatura de cara a las pr贸ximas elecciones, adem谩s de exagerada centralidad del presidente.

Miriana Pomi茅s, de la encuestadora Cifra, habla de una estrategia de comunicaci贸n efectiva con la poblaci贸n y afirma que el solo hecho de que la oposici贸n acuse al gobierno de un manejo exacerbado de la comunicaci贸n ya habla de su 茅xito en ese sentido. El error puede ser que el discurso queda demasiado centralizado en el presidente.

Francisco Vernazza, publicista y experto en comunicaci贸n, se帽ala que de todos los mitos que habitan la pol铆tica, el m谩s difundido es que la cotizaci贸n de un candidato o partido en la opini贸n p煤blica es resultado de mejor o peor comunicaci贸n. Esta manera de ver las cosas presta un invalorable contribuci贸n a la autoestima de los actores pol铆ticos porque implica decir, en voz baja o alta: 鈥淪omos mejores que nuestra apariencia. Tenemos un buen globo, solo falta inflarlo禄, a帽ade.

Esta convicci贸n puede tener lugar en los textos de autoayuda para la clase pol铆tica pero, como toda Lacalle reconoci贸 su promesa de no aumentar la edad jubilatoriasimplificaci贸n aguda, 鈥渋mplica el peligro de hacer creer que tenemos la llave te贸rica del asunto cuando solo tenemos un llavero vac铆o. La llave del 茅xito de Lacalle no han sido las horas sumadas de comunicaci贸n por la pandemia ni la prolija escenograf铆a de las conferencias de prensa, sino su capacidad de construir un personaje que luce serio, responsable, sensato, m谩s bien inteligente y sobre todo aut茅ntico鈥, analiza.

La presencia permanente de Lacalle en los medios, sobre todo en televisi贸n, marcan la aceptaci贸n de su personaje, quiz谩s m谩s como ejemplar de un biotipo humano que como un gran l铆der o pensador pol铆tico. La valoraci贸n estuvo en atributos personales por fuera de la discusi贸n pol铆tica. Quiz谩s por eso mismo se hizo tolerable para la parte m谩s blanda del espacio frenteamplista.

La coalici贸n de derecha gobernante envi贸 al Congreso un nuevo proyecto sobre medios de comunicaci贸n, hecho a medida del oligopolio medi谩tico, que a todas luces favorece y potencia la concentraci贸n en pocas manos, que son las que aplauden siempre la gesti贸n del presidente -primero- y del gobierno.

驴Estos 茅xitos son obra de la comunicaci贸n? Se pregunta Pancho Vernazza. Impugnar los superpoderes de la comunicaci贸n en pol铆tica, no implica subestimar al aparato haciendo su trabajo. Todos los d铆as el aparato comunicacional divulga las聽 fotos correctas, los giros verbales inteligentes, los dise帽os gr谩ficos de buena presentaci贸n. Pero no cambia la historia: las 煤ltimas cifras dan cuenta de eso.

Marzo sangriento: tres semanas con un homicidio cada 18 horas - Informaci贸n - 24/03/2018 - EL PA脥S UruguayEn Uruguay los homicidios aumentaron 39 por ciento en el primer semestre de 2022 seg煤n un informe del Ministerio del Interior. Adem谩s del aumento en cantidad, es el incremento en la violencia, los modus operandi de los homicidios y los femicidios. Por un lado se suman enfrentamientos entre bandas de narcotraficantes, el avance de toma de territorio, modos crueles de violencia en los hogares con descuartizamientos, cuerpos quemados, enterramientos en fincas, secuestros y m谩s.

Uruguay acab贸 el tramo inicial de la era Lacalle con 13.700 presos en sus c谩rceles (m谩s de 386 personas por cada 100 mil habitantes), un n煤mero aterrador para un pa铆s de poco m谩s de tres millones de habitantes. Las muertes en las c谩rceles de Uruguay aumentaron un 79% en 2021, advirti贸 el Comit茅 de Naciones Unidas contra la Tortura, que adem谩s se mostr贸 preocupado por las condiciones de detenci贸n en las prisiones y por la falta de una definici贸n de tortura en la legislaci贸n uruguaya.

Hoy, mientras el gobierno inunda los medios y las redes con el latiguillo de que la culpa de los males la tienen los tres gobiernos del centroizquierdista Frente Amplio, el 69% de la poblaci贸n responsabiliza al gobierno por la entrega del pasaporte al narcotraficante internacional uruguayo Sebasti谩n Marset, el 70% entiende que en los 煤ltimos dos a帽os aument贸 la violencia vinculada al narcotr谩fico y 77% considera que hay v铆nculos entre estas organizaciones criminales y el sistema pol铆tico.

*Periodista uruguayo, analista asociado al Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la)

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.