Abr 28 2005
846 lecturas

Opini贸n

El viejo orden muerto

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Muchos piensan que en lo pol铆tico estamos ante una manifestaci贸n de anarqu铆a social. Mayor raz贸n a煤n para reforzar la tesis del neo-totalitarismo emergente. En efecto, por todas partes brotan invectivas contra la jerarqu铆a y un insistente llamado a la acci贸n de las 鈥渂ases鈥, sin que eso implique聽 voluntad alguna de reestructurar lo pol铆tico.

Esto parece indicar un vuelco hacia s铆 mismas, por parte de las organizaciones sociales que se asoman como los sustitutos de los viejos partidos. Se trata de un planteamiento radical de sustituci贸n de lo representativo y, en consecuencia, de uno que rompe las bases de la democracia como la hemos conocido. En otras palabras, se ha planteado como una imposibilidad la elecci贸n por la mayor铆a de un 鈥渂ienestar social鈥.

Alg煤n comentarista ha se帽alado una extra帽a relaci贸n entre lo religioso y lo pol铆tico. La religi贸n tranquiliza mediante la oferta de una vida despu茅s de la muerte; se trata de una oferta concreta. Los pol铆ticos en campa帽a electoral cambian la confianza de los electores por una simple promesa, la de ejecutar un programa de gobierno ofertado 鈥搎ue generalmente es incumplido鈥.

foto
Frente a la crisis de la democracia han surgido infinidad de movimientos sociales de base. Se trata, aqu铆 y all谩, de un ensayo general de alternativas a la relaci贸n jer谩rquica. La soluci贸n, parecen decir, no depender谩 m谩s de la promesa de los pol铆ticos, sino que debe ser aqu铆 y ahora. S贸lo que, en la pr谩ctica, reaparece, en lugar de desaparecer, el Estado Providencia, como en el caso venezolano, con numerosas 鈥渕isiones鈥 que son reparto de dinero como parche tranquilizador; es decir, el Estado asume la manifestaci贸n 鈥渁n谩rquica鈥 de la base financiando un nuevo populismo.

El asunto de fondo es si esta nueva forma de organizaci贸n anti partido podr谩 regenerar los tejidos democr谩ticos. Debemos constatar que estos nuevos movimientos son minoritarios por esencia y son tan poco atractivos como los partidos tradicionales.

Los te贸ricos comienzan a llamar 鈥渢ribus鈥 a estas formas que la muerte de los partidos ha ocasionado. As铆 los llaman, porque pareciera que los individuos que se asocian quieren, en el fondo, redimirse de la individualidad. Se trata de una especie de sociabilidad primaria.

Estamos ante un caso de reingenier铆a social de alta complejidad que pasar铆a, necesariamente, por redefinir lo pol铆tico de una manera muy distinta de c贸mo la modernidad la entendi贸, esto es, organizaci贸n jer谩rquica (partidos, sindicatos, etc…).

El peligro del brote an谩rquico de organizaci贸n y destinos propios es el de la aparici贸n del l铆der totalitario, mientras sus ventajas est谩n en la p茅rdida de dependencia de la 鈥減romesa鈥 y, te贸ricamente, del estado dadivoso, pues hemos visto que insurge una nueva forma de populismo amoroso que dice comprender la nueva realidad y la usurpa. Aclaremos que entendemos por anarqu铆a en este texto simplemente la organizaci贸n que se produce sin 贸rdenes superiores.

El peligro est谩 en que el l铆der providencial se convierte en nuevo padre en sustituci贸n del viejo padre Estado. El neo totalitarismo involucra la reaparici贸n del la famosa frase 鈥淓l Estado Soy yo鈥. Han ca铆do los metarrelatos pol铆ticos de legitimaci贸n y los metarrelatos te贸ricos y est谩n siendo sustituidos por el l铆der providencial.

La pol铆tica ha dejado de ser el centro y ha sido sustituida por la vida cotidiana. De manera que hay que partir de lo cotidiano para reencontrar lo social. En cualquier caso toda resistencia exitosa hacia este peligroso fen贸meno dictatorial vendr谩 de quienes lo hagan desde la 贸ptica del avance, y nunca de quienes quieran restituir el viejo orden muerto en la modernidad.

————————-

聽* Escritor venezolano. Coeditor del portal www.aladecuervo.net
Casilla de cortreo electr贸nico: teo@aladecuervo.net

Art铆culo anterior de L贸pez Mel茅ndez en Piel de Leopardo: 聽Las nuevas formas de control.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.