Oct 20 2012
947 lecturas

Despacito por las piedras

Elecciones en EEUU, la recta final

El martes 6 de noviembre el pueblo de los Estados Unidos, siguiendo la centenaria costumbre de hacerlo el primer martes del mes de noviembre del a√Īo que corresponda, ir√° a elecciones presidenciales. Es sabido que los grandes factores de poder, el complejo militar industrial y el sector financiero, tienen distintas maneras para que sus intereses sean atendido en cada compulsa electoral. No son pocos los que piensan, con variados y s√≥lidos fundamentos, que la elecci√≥n de Barack Hussein Obama fue parte de la voluntad estrat√©gica de esos sectores. Se necesitaba alguien que trajera un poco de aire fresco y confiabilidad al universo de una cultura pol√≠tica que comenzaba a sentirse agobiada por las guerras y la crisis econ√≥mica. Un negro, con no lejanos antecedentes de esclavitud, v√≠nculos familiares con la cultura musulmana, de militancia personal junto a diversas minor√≠as e inserto en el sistema de poder del Partido Dem√≥crata pod√≠a aportar a la salvaci√≥n del sistema. As√≠ fue como Obama est√° transcurriendo su mandato, sin pena ni gloria. Con leves concesiones, muchas de ellas solo aparentes, de los sistemas de poder ya se√Īalados Estados Unidos siguen atravesando la crisis. Habr√° que si ese sistema eval√ļa que puede volver a poner a uno de los suyos o si le conviene insistir en un marginal que les siga cubriendo las espaldas.
Dicho esto veamos quien es Mitt Rommey, candidato del Partido Republicano. Fue gobernador del Estado de Massachusetts (2003/2007), rompiendo con el tradicional predominio dem√≥crata en ese estado. A diferencia de Obama, Rommey forma parte de dos √©lites: la mormona y la financiera. Incluso fue misionero de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los √öltimos D√≠as en Francia. Sus familias tambi√©n son distintas, su esposa ‚Äďhija de un millonario- lo apoya desde un hogar, donde han criado 5 hijos que le han dado m√°s de una decena de nietos. No es como la esposa militante que est√° junto a Obama.
El sistema electoral norteamericano hace m√°s complejos los resultados electorales, siendo m√°s f√°cil influir sobre los mismos. Al Presidente lo elige un Colegio Electoral, sus miembros ser√°n votados en estas elecciones. El que gana un Estado (provincia), aunque sea por un voto, se lleva todos los delegados. Eso hace que una peque√Īa diferencia en un Estado defina la elecci√≥n. Al d√≠a de hoy encabeza las perspectivas Obama, pero un traspi√© en alg√ļn Estado puede cambiar el resultado. El triunfo de George Bush frente a Al Gore (a√Īo 2000) fue simplemente porque se anularon algunos votos en California, porque en las boletas -por deficiencias del material- no estaba clara la perforaci√≥n. Se estima que¬† estos dos candidatos gastar√°n unos 2 mil millones de d√≥lares. Seg√ļn The Washington Post, al 21 de setiembre, Obama hab√≠a recaudado 779 millones y gast√≥ 612. Su rival ingres√≥ 784, de los cuales solo 233 hab√≠an sido gastados. La participaci√≥n electoral hist√≥ricamente apenas supera el 54%, en la √ļltima elecci√≥n presidencial fue llamativamente superior, lleg√≥ al seis.

Juan Guah√°n

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.