May 19 2005
903 lecturas

Cultura

Escrituras: Apuntes para un experimento social

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Nota introductoria:

Léase primeramente sin notas y en dos con notas.

Antecedente gnoseológico para la comprensión de la cosa en sí:
Una adecuada significación

Cinco mil a√Īos de plexo referencial se fusionan en un solo horizonte de significaci√≥n para dar vida a lo que en este momento nos interesa de sobre manera (¬Ņ?) (Ver t√≠tulo).

Marco teórico ontológico del fusionar anteriormente citado.

¬ŅQu√© comen los patos?

Los patos desde que son unos polluelos les procuras, les atiendes; sabor√©alos desde peque√Īos. Cuando tienen forma comestible ya los estas cocinando, olv√≠date del alimento para pollos, olv√≠date de los consejos del veterinario, olv√≠date de su mierda; cuando est√© dentro del sart√©n recuerda el dulce sabor de la nuez garapi√Īada, es decir, dales nueces, almendras, emp√©dalos con amaretto, puedes polvearlos con nuez moscada antes de salir a la plaza, chaman√©alos; desde peque√Īos debes hablarles de su muerte, de c√≥mo se ver√°n despu√©s de tres d√≠as de marinados en soya con tequila, despu√©s de hundir mis dedos entre los huesos y la carne. As√≠ u√Īas sanguinolentas, con una mano romper sus costillas, con la otra rociar pimienta sobre su dulce espalda. Por supuesto que lo rellenar√© de ceboll√≥n, le coser√© el vientre con el hilo de sus v√≠sceras. Al final con miel disuelta en agua y un poco de colorante‚Ķ ¬°sorpresa! Ser√°s toda una obra de deliciosa exquisitez. Cad√°ver de dulce marinado.

Somos lo que nos dieron de comer. D√≥nde, cu√°ndo, c√≥mo, entre quienes y para que nos dieron de comer. Histeria colectiva, gastritis, problemas de estr√©s. Por fin todos a la mesa comiendo en familia. ‚Äďcu√©ntame juanito- debes ser respetuoso. ‚ÄďHaber plat√≠came-. Si√©ntate derecho. No tienes de que avergonzarte. ‚ÄďEns√©√Īame las manos. C√≥rtate las u√Īas. ‚ÄďNunca me des el salero de tu mano.

Antecedentes y justificación

Ya casi esta todo listo, nada podr√≠a lucir en tan perfecta armon√≠a. Despu√©s de todo no viv√≠a tan mal, cualquier cualquiera se mata diez a√Īos de su vida en una instituci√≥n para una de estas, pintada de azul, cortinas con encaje, servilletero de madera blanca con un tinte azul en perfecta concordancia azul pared, en la barra: lujosa porcelana azul del norte‚Ķ 100 a√Īos, tres meses, doce d√≠as para ser exactos. 13:00 horas con doce minutos en la oficina de migraci√≥n. San Francisco California. Kuan ‚Äďwhat? ‚ÄďKuan ‚Äďrespondi√≥ ella nuevamente. ‚ÄďOK Juan. Damos por terminado ‚Äďexclam√≥ el agente de migraci√≥n‚Äď. En el abismo del aparente vac√≠o se nos abre el destino determinado al devenir, nada es y, nada puede ser. As√≠ algo le obligaba a estar ah√≠. Dime cuanto tienes y te dir√© cuanto vales. ‚ÄďSus pertenencias‚Äď. El mandil1, un papiro, un wok, un pu√Īado de palillos, un pu√Īo de arroz, la ropa puesta y za‚Ķ No ya no hay zapatos. Y √©l, s√≥lo lo puesto, una porci√≥n de ma√≠z ¬Ņma√≠z? S√≠ ma√≠z, √©l no sabe para que sirve, s√≥lo sabe que ella no le fallar√°. Surcos en la tierra, unos cuantos metros, un ciclo, un poco de esti√©rcol, unos palos, piedras, el trabajo, el jornal; entonces podemos ir y podemos llegar, sin saber a d√≥nde pero siempre buscando otro lugar, siempre inc√≥modos con el presente, progresando sobre la nada.

Dentro de la porcelana las delicias de lo m√°s antiguo de la tradici√≥n, los olores le hablan a √©l de lo que un d√≠a fue su infancia. Ella tambi√©n era del norte‚Ķ ab√≥nicocompostico-org√°nico no degradante de la tierra sea la putrefacta carne de tu madre cancerosamente fallecida2 . Sin ella √©l no hubiera nacido. No importa √©l est√° aqu√≠ y aquella esta muerta. Pero ella (aqu√≠) era lo m√°s dulce que se hab√≠a encontrado, no pod√≠a dar cr√©dito de lo que le estaba sucediendo, todo hab√≠a salido perfecto. La calma reinante, el olor delos ajos, el jengibre, el aceite de ajonjol√≠, cacahuate, soya, chile, la cantidad exacta de tequila m√°s la cantidad exacta de polvo de ajo, vino, cebo de tocino, arroz cocido al vapor. Vapor de la inmensa nube de a√Īos que se funde en el momento exacto de estar con ella detr√°s del wok. No metas mano ‚Äďpens√≥ √©l‚Äď no decir nada, susurrarle al o√≠do ‚Äďhuele delicioso, ‚Äďgracias ‚Äďrespondi√≥ ella‚Äď.

√Čl se sienta en el comedor y ella se siente un poco m√°s libre. No es que ella no quisiera sentir su cuerpo de macho detr√°s de sus atl√©ticas nalgas mientras arrojaba el aceite ardiendo sobre el ya mencionado pato; lo que suced√≠a era algo mucho m√°s sensual, √©l ya la hab√≠a violado, viol√≥ el sacrosanto espacio (la cocina), tom√≥ un salero3 y se fue , √©l lo sab√≠a ‚Äďpensaba ella‚Äď, sabe lo que hace, sabe cual es el punto exacto de cocci√≥n, pero este es el momento del arte. ¬ŅQu√© hace √©l? Toma distancia, la deja respirar, ella desea no s√≥lo su cuerpo detr√°s sino tambi√©n conquistar‚Ķ Listones multicolor en continuo danzar descubri√≥ en sus ojos, mirada perfumada, borbotones de sangre hirviendo (carro√Īa de burro empalado ven los ojos del vulgar que zopilotea. No en los desiertos ardientes de carro√Īa momificada, sino en selvas h√ļmedas de carro√Īa p√ļtrida. Ignimbr√≠tico sello de tradici√≥n moral impuso aquel punto de vista). √Čl si ve√≠a, en el horizonte le brinca, le salta, en multicolor revoloteo la baila la mirada.

Cuando toda la coreografía culinaria hubo de ser terminada el ya se encontraba completamente perplejo, no quería ver otra cosa que no fuera su artística belleza del moverse o simple estar. La forma de cada una de sus extremidades esta perfectamente esculpida por Graham, no hay nada que hacer, su simple estar, o su no tan simple devenir, es belleza, vida en su recrearse.

foto
La lujos√≠sima mesa (estilo oriental por supuesto), la porcelana, los palillos con ex√≥tico decorado de drag√≥n, t√©cnica milenaria de esmalte con hilo de oro, perfecta sonrisa de mandar√≠n l√°mpara en mano llamando al mencionado drag√≥n, copas Ridell de fabricaci√≥n alemana, $1,056 pesos caja con cuatro, manteles individuales de 136 palillos de bamb√ļ entretejido de fabricaci√≥n tailandesa, velas, arroz, todo en orden. ¬ŅQu√© hay sobre el arroz? Sobre el arroz se encontraban doce deliciosos trozos de tocino dulce estilo Shi Chuan, que √©l pusiera a secar un a√Īo antes durante la temporada de secas. Pero eso no lo es todo, el chop suey lo ha servido en tazones individuales; esto la saca de un contexto tradicional, es decir, los platos al centro, toma √ļnicamente lo que esta frente a ti. Es de mala educaci√≥n escoger la comida ¬°nunca con las manos! En cada taz√≥n del mencionado chop no se alcanza a ver lo que propiamente es el platillo, lo que se alcanza a ver es una capa superior de cacahuate molido sobre la que se ha colocado una flor formada por cinco p√©talos de almendra acaramelada, ¬Ņy al centro de la flor? Cilantro de exageradamente fino picado.

Cuando ella estaba segura de que lo ten√≠a completamente conquistado se sent√≥, √©l frente a ella fumaba un cigarrillo. Fue entonces cuando ella record√≥ las palabras de la abuela, ‚Äúa los hombres por el est√≥mago‚ÄĚ. Propuso que brindaran4; por las abuelas, por las cocineras de verdad ‚Äďexclam√≥‚Äď. Antes de que ella pudiera tomar la copa, el se dispone a chocar la suya contra la de ella, en ese preciso momento ella aproxima la mano y en un movimiento confuso el derrama el vino sobre aquel mandil. ¬°Todo se ha perdido! Un error lo ha echado todo a perder. Se acabo. Disarmon√≠a. Fin.

¬ŅQu√© pens√≥ √©l mientras ca√≠a el vino?

foto
Pens√≥ que todo fue totalmente absurdo. La demostraci√≥n del absurdo proceder l√≥gico de la sociedad se hab√≠a acabado por un min√ļsculo error; no ten√≠a ning√ļn sentido el hecho de que √©l hubiera estado procurando la mirada hacia la puerta, que ella descubriera la frecuencia de su voltear, que √©l supiera de la evidente intencionalidad del ya mencionado voltear. Que ella hiciera coincidir las miradas, que √©l respondiera la sonrisa, que ella hubiese presupuesto una tendencia, que la √ļnica raz√≥n por la que regresar√≠an al bar era porque ella dedujo, por negaci√≥n de contrarios, que era f√°cil volver a encontrarle en aquel sitio, y que √©l sin saber aquello, pero por lo tanto, la correlaci√≥n de agentes y verificaci√≥n de frecuencias le hac√≠an ‚Äúsaber‚ÄĚ que ella regresar√≠a, que el objetivo dos ser√≠a juntar los elementos correspondientes en el lugar indicado, surgiendo en el debido tiempo e indicado espacio que el mismo devenir social marcar√≠a (crear el fen√≥meno), solo faltaba indicar una frecuencia de aquel movimiento. Pens√≥ que este trabajo se realiz√≥ sobre el mismo campo. Estad√≠stica, censo, encuesta. Tampoco ten√≠a sentido que en la segunda intervenci√≥n en el laboratorio se deb√≠a incluir la variable arte. ¬ŅQu√© arte? Por el momento no nos interesa. Que ubicarse en el lugar de las demostraciones art√≠sticas que, de la √≠ndole de la variable recientemente integrada, se presentan en nuestra bella ciudad hab√≠a sido rid√≠culo. Provocar la casualidad, recrear el fen√≥meno, experimentar, ensayo‚Ķ, tiempo, espacio, error. Ella esta ah√≠, absurdo haberse puesto de acuerdo, las frecuencias ya hab√≠an marcado el movimiento de necesidad. Ahora demostrar que estabas directamente deslumbrado y que el paradigma no dejaba ver una situaci√≥n m√°s all√° de lo entendido en el fen√≥meno ya recreado. Pens√≥ en que lo √ļnico que pudo hacer el investigador fue aprovechar dos comentarios que le dan la m√°s s√≥lida de las estructuras a nuestro acontecer. Pasa por el c√≠rculo de la sociabilizaci√≥n de ella y te empiezas a llenar de subjetivizaciones que no se alcanzan a apreciar en un primer momento, pero las cuales el investigador debe tener presente en cada momento (reproyectar). Dichos elementos de subjetivizaci√≥n no pueden ser desde√Īados a la primera, pero podemos hacer lo que com√ļnmente se denomina tomar la distancia hist√≥rica. Rel√°jate y respira hondo. Es est√ļpido el quehacer s√≥lo por hacer. El experimento fue un fracaso, las conclusiones no deber√°n ser informadas, tanto calcular para no poder probar bocado de sus delicias, esto es una verg√ľenza, no poder demostrar lo ya muchas veces demostrado. Inaceptable‚Ķ inaceptable derramar el vino sobre el mandil.

Conclusiones

√Čl: Este‚Ķ eehhh‚Ķ, que pena, el mandil de tu abuela‚Ķ este, este, es original ¬Ņverdad? Este‚Ķ antiguo ¬Ņno? Lo puedo mandar lavar, especialistas‚Ķ este‚Ķ lo que sea.

Ella: No, no te preocupes, no importa, es, es, es una de esas cosas inmensas, infinitas, abrumadoras, inconmensurable tradición que ya había muerto hace tiempo.

Notas

1√Čste ser√° lo √ļnico que conserva de la tradici√≥n Un Shu, de la cual, al intentar escapar fue cazada (no ser√° casada, no, literalmente cazada) por el hombre que la trajera a un lugar tan lejano, ya no importaba nada, ten√≠a el mandil y le ense√Īar√≠a a sus hijas los 687 y, un poco m√°s, sin contar los olvidados o no trasmitidos caracteres monosil√°bicos de los cantos de la fertilidad y la lactancia, esto era lo √ļnico que la ataba a una auto valoraci√≥n como mujer. Nunca tuvo tal hija, todos fueron varones, pero √©sta era la nieta.

2Para desgracia de él, del sepulturero, de la agencia funeraria, de los parientes dolidos, de la comunidad inmigrante china, y de los que nos quedamos aquí, sobre la tierra fertilizada por ella no nacen girasoles.

3 Ella no sabía que, lo que él tomo, fue un cenicero, no un salero.

4 ¬ŅCon qu√© se dispon√≠an a brindar? Este es el punto culminante de nuestra investigaci√≥n que se apoya en el experimento dirigido por el Dr. X acerca de la conducta criminal. El robo de la botella sin ning√ļn sentido (cleptoman√≠a). La botella: los primeros franciscanos que llegaron a esta tierra (y los primeros chinos) se sorprendieron por su belleza y la determinaci√≥n de su clima, Valle de Guadalupe le llamaron. Corr√≠a el a√Īo de 1996 cuando se present√≥ un fen√≥meno algo inesperado, las condiciones de humedad y lo peculiar de las precipitaciones pluviales de aquel a√Īo, provocaron que se desarrollara una maduraci√≥n escalonada en los varietales. Las cosechas de cabernet sauvignon que se vendimiaron ese a√Īo fueron abundantes y se present√≥ la posibilidad tan√≠nica de la elaboraci√≥n de un vino de distinto estilo. El vino al que nos referimos es un cabernet sauvignon botella n√ļmero 48,262 de la cosecha especial de 1996. Esta cosecha produjo 136,837 botellas bordolesas y 120 magnum. El vino que por su g√©nesis (Monte Xanic) y por su origen, hurto fardero, adquir√≠a un sentido propio y por lo tanto una significaci√≥n se aparec√≠a nuevamente en esta realidad, no s√≥lo como un elemento de pretexto para la experimentaci√≥n. Sino tambi√©n como elemento de uni√≥n de 5000 a√Īos de tradici√≥n perdida, la cual (tradici√≥n), y el cual (el vino), presenta la peculiaridad de producir notas caracter√≠sticas del casis con ciruela negra, en el paladar se apreciar√° su medio cuerpo y su buen equilibrio, sabor de realidad. (cfr. La etiqueta). Ahora se derramaba sobre el mandil.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.