Jul 29 2023
104 lecturas

Política

Espejo de agua: saqueo corporativo en Uruguay

Desde hace casi tres meses, Uruguay, un pa√≠s conocido por su abundancia de agua dulce, est√° sin agua potable en su capital, Montevideo, y alrededores. El sistema p√ļblico de aguas (OSE) distribuye agua salobre, con residuos qu√≠micos arriba de las normas permitidas, que el gobierno bautiz√≥ agua bebible, no potable, mientras aumentaba arbitrariamente a m√°s del doble, casi triple, la presencia permitida de esas sustancias.

Por la baja de niveles del r√≠o Santa Luc√≠a que abastece la capital, tomaron agua de zonas cercanas al R√≠o de la Plata, que es un estuario, mezcla de mar y r√≠o. Esa agua bebible, pese a estar tratada, tiene niveles de sodio y cloruro muy superiores a los l√≠mites aceptados en agua potable, al punto que se recomend√≥ a las personas con hipertensi√≥n no beberla. Tambi√©n contiene mayor cantidad de trihalometanos, sustancia derivada del proceso de potabilizaci√≥n que investigadores de la Universidad de la Rep√ļblica (Udelar) calificaron como posible cancer√≠geno en exposici√≥n duradera. Se absorbe a trav√©s de vapor al ba√Īarse y a trav√©s de la piel, con especial riesgo para embarazadas e infancia (https://tinyurl.com/2p8uz4bb).

El país vive una sequía prolongada, pero el gobierno en lugar de atender las causas de la vulnerabilidad frente a ésta, avanza en medidas que la empeorarán, como entregar parte de la potabilización a empresarios privados (proyecto Neptuno), que tomarán agua de donde les sea más rentable, sea salina o contaminada. También favorecen la instalación de nuevas industrias trasnacionales que son voraces consumidoras de agua dulce: la producción de hidrógeno verde y la instalación de megacentros de datos de Google y otros titanes tecnológicos.

Esta crisis hídrica no es una anécdota puntual ni es producto de la sequía, aunque la principal política del gobierno uruguayo es esperar que llueva. Es la consecuencia lógica y esperable de una convergencia de factores alimentados intencionalmente y que necesariamente iban a llevar a ella (Daniel Pena, https://zur.uy/agua-en-uruguay-por-que-es-saqueo-y-no-solo-sequia/).

Convergen aqu√≠ la superexplotaci√≥n del agua y la contaminaci√≥n del modelo agropecuario industrial, los extensos cultivos de soya transg√©nica y de monocultivos de √°rboles que van a contaminantes f√°bricas trasnacionales de celulosa, falta de normas y fiscalizaci√≥n de desechos qu√≠micos t√≥xicos y de fertilizantes, falta de mantenimiento de servicios p√ļblicos e intenci√≥n de privatizarlos, subsidios directos e indirectos a las embotelladoras, que amasan enormes ganancias con la crisis, todas industrias que cada vez consumen m√°s agua. La sequ√≠a se atribuye al fen√≥meno natural de la Ni√Īa, exacerbado por el cambio clim√°tico que tambi√©n es en gran parte causado por el sistema alimentario agroindustrial. Pero es la suma de factores nada naturales lo que provoca la falta de agua potable (Ver Karin Nansen y Ma. Selva Ortiz, 21/7/23 https://brecha.com.uy/quien-se-lleva-el-agua-de-la-lluvia/ ).

Especialmente en este contexto es absurdo permitir nuevos emprendimientos trasnacionales, que llegan a Uruguay con gigantescas demandas de agua. Seg√ļn Daniel Pena, investigador de la Facultad de Ciencias Sociales de Udelar, varias de las corporaciones tecnol√≥gicas globales como Google, Microsoft y Meta, tienen proyectos en Uruguay que requieren inmensos vol√ļmenes del l√≠quido.Las 6 nuevas batallas entre Apple, Google, Meta, Amazon y Microsoft | Empresas

Google proyecta un centro de datos cerca de la capital ‚Äďcon apoyo del gobierno anterior y del actual‚Äď que usar√° en su periodo de mayor demanda hasta 7 millones 600 mil litros diarios de agua de agua potable. Esto es equivalente al consumo diario de 55 mil personas en Uruguay. Para conseguir esa informaci√≥n, Pena tuvo que hacer pedidos de acceso a informaci√≥n y apelar judicialmente ante la negativa de la empresa que hab√≠a sellado este dato como secreto comercial. Google tuvo la misma actitud en casos de Estados Unidos y Holanda, donde finalmente debi√≥ declarar los datos por orden judicial (https://tinyurl.com/45a8wjma).

La cantidad masiva de computadoras en los centros de datos de las gigantes tecnológicas y su necesidad de enfriarlas, conlleva una huella ecológica enorme en agua, materiales, energía y desechos, muchos peligrosos. Un tema clave en el que urge poner atención.

En el caso del hidr√≥geno verde, sus promotores venden la imagen de que tendr√≠a menos gases de efecto invernadero que los combustibles f√≥siles. Pero no toman cuenta todo el ciclo de vida, energ√≠a y recursos para producci√≥n y distribuci√≥n, desechos, etc√©tera. Un aspecto cr√≠tico de esta nueva trampa verde es la alt√≠sima demanda de agua, el sustrato de su producci√≥n. Las industrias prefieren usar agua potable para evitar la salinidad y la contaminaci√≥n (que dejan para beber a la gente). Como eso tiene alg√ļn costo, optan por agua subterr√°nea, que en la zona de Tacuaremb√≥, entre otras, encuentran limpia y gratuita. Esta alta demanda de agua continua y permanente afectar√° gravemente los mantos fre√°ticos, impactando tambi√©n en que las cuencas superficiales puedan mantener sus niveles.

Uruguay es hoy un dramático espejo de lo que sucede en muchos otros países: una guerra de las corporaciones de agronegocios, tecnológicas y otras contra el derecho al agua para la gente.

 

* Investigadora del Grupo ETC

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.