Mar 16 2008
971 lecturas

Opinión

Estados Unidos. – BAJAR A JOHN MCCAIN DE SU PEDESTAL

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Comparado con los virulentos seguidores de la anti inmigración, fanáticos religiosos, fundamentalistas del libre mercado y cambia casacas oportunistas que conformaron el campo republicano en las primarias, el senador John McCain es un príncipe. Y a diferencia de George W. Bush, Dick Cheney y los halcones neoconservadores que crearon la debacle de Iraq, McCain no solo tiene una posición dura acerca de la guerra, sino que ha vivido en ella y tiene las cicatrices para demostrarlo.

Esas son algunas de las razones por las que el p√ļblico y los medios ven al senador de Arizona como una persona de fiar, y hasta sus rivales dem√≥cratas lo consideran ¬ęun h√©roe norteamericano¬Ľ. Algunos analistas llegan a sugerir que un porcentaje significativo de ¬ęlatinos¬Ľ votar√≠an por McCain si Obama es el abanderado de los dem√≥cratas, debido al historial militar del republicano y el tibio apoyo a Obama entre los latinos. Sin embargo, antes de aceptar la canonizaci√≥n de John McCain, debi√©ramos pensar m√°s detenidamente en lo que significar√≠a una victoria de McCain y los republicanos.

En primer lugar, sería una continuación de la desastrosa política iraquí de George W. Bush y, quizás más importante, de la mentalidad que creó la guerra de Iraq y que pudiera provocar nuevas guerras en el futuro.

McCain se siente c√≥modo con una guerra norteamericana interminable en Iraq, lo que significa que muchos m√°s norteamericanos ‚Äďincluyendo un significativo n√ļmero de ¬ęlatinos¬Ľ‚Äď morir√°n en lo que se ha convertido en una sangrienta guerra civil iraqu√≠. Es m√°s, McCain apoya la agresiva posici√≥n que hizo posible la guerra de Iraq, y ha hecho sonar bastante los tambores de la guerra con relaci√≥n a Ir√°n.

La continuaci√≥n de la guerra en Iraq significa un ruinoso drenaje de la tesorer√≠a norteamericana, m√°s all√° de los $3 trillones que la guerra est√° destinada a costar, dinero que se necesita desesperadamente para financiar los servicios de salud, la educaci√≥n y otras prioridades en este pa√≠s. Una agresi√≥n contra Ir√°n incrementar√≠a a√ļn m√°s los gastos militares y de seguridad interna.

Una victoria de McCain tambi√©n significar√≠a una victoria para el movimiento conservador. A pesar del hecho de que McCain es vilipendiado por algunos conservadores extremistas, incluyendo a Anne Coulter y otros en la periferia lun√°tica del Partido Republicano, el senador por Arizona se autoproclama orgullosamente como un conservador. ¬ŅQu√© significa hoy en Estados Unidos la etiqueta de conservador?

El campo conservador no es monol√≠tico, pero incluye un sector de fan√°ticos y extremistas, algunos de los cuales ya han dado su apoyo a McCain. Un ejemplo destacado es el reverendo John Hagee, un pastor de San Antonio e importante ¬ęsionista cristiano¬Ľ. Hagee ha declarado que el hurac√°n Katrina fue un castigo por la naturaleza pecadora de la ciudad de Nueva Orle√°ns, al igual que en su opini√≥n el SIDA es un castigo por el movimiento de derechos gays.

Los ¬ęlatinos¬Ľ que est√°n considerando si votan por McCain, en especial los cat√≥licos, tambi√©n debieran saber lo que el pastor piensa de la Iglesia. Hagee, que culpa del Holocausto a la Iglesia Cat√≥lica Romana, ha llamado a la instituci√≥n ¬ęla Gran Puta de Babilonia¬Ľ, una ¬ęsecta¬Ľ, una ¬ęiglesia ap√≥stata¬Ľ, y ¬ęun falso sistema religioso¬Ľ que pronto llegar√° a su fin.

Como ¬ęsionista cristiano¬Ľ, las opiniones de Hagee acerca del Medio Oriente son igualmente extremistas. Piensa que los palestinos no tienen derecho a la tierra en la que llevan viviendo generaciones, y est√° a favor de un golpe militar contra Ir√°n. Los sionistas cristianos creen que la segunda llegada de Jesucristo depende de la posesi√≥n jud√≠a de Israel y la reconstrucci√≥n del Templo de Jerusal√©n en el sitio que ahora ocupan dos de las m√°s sagradas mezquitas del Islam, una f√≥rmula segura para garantizar un conflicto a√ļn m√°s intenso en la regi√≥n.

Las tan pregonadas decencia, moderaci√≥n y sinceridad de McCain no lo han hecho repudiar al predicador ni han hecho que los medios se√Īalen la contradicci√≥n entre la imagen de McCain y las opiniones de Hagee o el oportunismo que implica la b√ļsqueda por parte de McCain del apoyo de los fundamentalistas cristianos a cualquier precio.

En un reciente debate, el periodista Tim Russert acos√≥ a Barack Obama acerca del apoyo del l√≠der de la Naci√≥n del Islam Louis Farrakhan. Obama critic√≥ las opiniones antisemitas de Farrakhan, las cuales calific√≥ de ¬ęcensurables¬Ľ. Sin embargo, eso no fue bastante para Russert, quien alent√≥ a Obama a repudiar el apoyo. Por el contrario, McCain ha aceptado el apoyo de Hagee y la prensa apenas lo tocado con el p√©talo de una rosa por haber aceptado el apoyo de un fan√°tico guerrerista, anti-cat√≥lico, homof√≥bico y anti-√°rabe que culpa al pueblo de Nueva Orle√°ns por su tragedia.

Esta evidente doble moral demuestra lo peligrosa que es la canonización de John McCain y por qué los demócratas tienen que comenzar a derribar de su cómodo pedestal moral al candidato presidencial del Partido Republicano.

—————————-

* Periodista.
majcastro@gmail.com.

Publicado originalmente en http://progreso-semanal.com.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.