Abr 29 2013
1390 lecturas

Opini贸n

Europa, el fundamentalismo se ha puesto de moda

Por largo tiempo se ha dado por sentado que, mientras Europa se caracterizaba por la defensa de una sociedad m谩s justa y solidaria, Estados Unidos se identificaba con la exaltaci贸n del individualismo y la competencia y desechaba toda forma de intervenci贸n estatal por considerarla 芦socialismo禄.
Durante la 煤ltima campa帽a electoral en Estados Unidos, una de las acusaciones que Barack Obama tuvo que afrontar fue que se propon铆a transformar a la superpotencia en 芦otra Europa禄, comenzando por una reforma sanitaria socializante.

Las cosas han cambiado: los fundamentalistas del libre mercado est谩n ahora instalados en Europa.

El 9 de abril, en una reuni贸n de ministros de finanzas, el flamante secretario del Tesoro estadounidense, Jacob J. Lew, trat贸 de convencer a los europeos de que abandonaran la r铆gida pol铆tica de austeridad que err贸neamente adoptaron para superar la crisis econ贸mica.

El Departamento del Tesoro y la Reserva Federal de Estados Unidos est谩n empe帽ados en una pol铆tica de est铆mulo econ贸mico que ha logrado resultados concretos. Cada mes, la Reserva Federal inyecta liquidez por 80.000 millones de d贸lares. Jap贸n est谩 haciendo lo mismo, pero en mayor escala.

La respuesta a Lew fue un firme rechazo: la mejor manera de lograr un crecimiento a largo plazo 鈥搒ostuvieron sus colegas europeos a contramano de toda evidencia鈥 es reducir el d茅ficit presupuestario, aun cuando implique m谩s desempleo y miseria social a corto plazo.

El ministro m谩s poderoso de Europa, el alem谩n Wolfgang Sch盲uble, afirm贸: 芦Nadie en Europa cree que exista una contradicci贸n entre la consolidaci贸n fiscal y el crecimiento禄. El presidente de la Uni贸n Europea, Herman Van Rompuy, coincidi贸: 芦No hay lugar para la complacencia. Tenemos que hacer frente a un grave endeudamiento, a profundos retos estructurales a mediano plazo y a vientos econ贸micos adversos a corto plazo禄.

Los vientos adversos constituyen la vida diaria en los pa铆ses de Europa meridional. Baste se帽alar que el desempleo entre los j贸venes ha aumentado 22 por ciento en Europa (en Espa帽a lleg贸 a 57,2 por ciento) para comprender que muchos de ellos no podr谩n acceder a una pensi贸n digna y a una casa propia.

Un estudio de la Organizaci贸n Internacional del Trabajo prev茅 que la generaci贸n que est谩 entrando al mercado laboral se retirar谩 con una pensi贸n de solo 640 euros mensuales. 驴Es esta una sociedad sostenible?

Cr茅ase o no, cuando los bonos brit谩nicos perdieron la calificaci贸n de Triple A, el primer ministro David Cameron reforz贸 la pol铆tica de austeridad, incluso con reducciones a los presupuestos de educaci贸n y salud.

Entretanto, se est谩n viendo los resultados del rescate de Chipre. Se prev茅 que perder谩 no menos de dos por ciento de su producto interno bruto en los pr贸ximos meses, que el impacto social ser谩 dram谩tico y pronto se ver谩 obligado a pedir otro rescate.

La f贸rmula impuesta por Alemania consisti贸 en pasar la factura del rescate los inversores y a los depositantes de los dos mayores bancos, que ya han perdido 60 por ciento de su dinero.

驴Qu茅 exigir谩 Alemania para el pr贸ximo rescate? 驴Que los chipriotas vendan sus casas?

Mientras tanto, el super谩vit comercial de Alemania con los pa铆ses de Europa meridional asciende a un bill贸n de euros, seg煤n la Organizaci贸n para la Cooperaci贸n y el Desarrollo Econ贸mico. Y no casualmente, los rescates de Grecia, Portugal e Irlanda ayudar谩n a recuperar las malas inversiones de los bancos alemanes en esos mismos pa铆ses.

Sin embargo, no est谩 clara la situaci贸n de los bancos y de los t铆tulos t贸xicos que todav铆a poseen, solo se sabe que para estabilizarse necesitar谩n m谩s dinero. El caso de Bankia en Espa帽a es emblem谩tico; para salvar ese banco, el gobierno dilapid贸 72.000 millones de d贸lares.

Las 煤ltimas noticias de Wall Street son reveladoras. Los bancos que inventaron, en base a hipotecas y cr茅ditos inmobiliarios los llamados derivados, productos financieros de alt铆simo riesgo, tanto que al estallar ocasionaron el desastre que condujo a la crisis actual (con la adicional contribuci贸n de la especulaci贸n bancaria europea sobre los t铆tulos de la deuda soberana), est谩n ahora recreando exactamente los mismos instrumentos. Solo en el 煤ltimo trimestre se han emitido nuevos derivados por 33.500 millones de d贸lares.

La raz贸n es simple. A menos que se vuelvan a separar estrictamente los bancos de dep贸sitos de los bancos de inversiones 鈥搒istema que rigi贸 hasta el gobierno de Bill Clinton鈥 todo el dinero que entra en los bancos se dirigir谩 con preferencia a la especulaci贸n, que da mayor rendimiento. Y, si las operaciones salen mal, ya se sabe que el Estado volver谩 a rescatarlos.

No debe extra帽ar que el perverso mecanismo del instinto especulativo haya llamado la atenci贸n de dos expertos forenses que, por encargo de una universidad suiza, efectuaron tests de inteligencia y simulaci贸n computarizada para medir el grado de ego铆smo de 28 agentes de bolsa y evaluar su disposici贸n a cooperar con el pr贸jimo. Resultado: los operadores de bolsa son m谩s irresponsables y manipuladores que los psic贸patas.

Uno de los expertos, el psiquiatra Thomas Noll, declar贸 al semanario alem谩n Der Spiegel que los agentes 芦m谩s ego铆stas se sent铆an m谩s dispuestos a correr riesgos que un grupo de psic贸patas sometidos a las mismas pruebas禄.

Noll destac贸 el aspecto destructivo impl铆cito en la competitividad de los operadores de bolsa, ya que para ellos 芦lo m谩s importante es ganar m谩s que sus rivales y en consecuencia concentran sus energ铆as en tratar de superarlos禄.

驴Cu谩ntas crisis tendremos que soportar antes de que se establezcan controles para eliminar los riesgos del sistema bancario actual y aislar a la especulaci贸n financiera?

* Fundador y presidente em茅rito de la agencia de noticias IPS (Inter Press Service) y editor de Other News.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.