Feb 1 2005
1254 lecturas

Pol铆tica

Fidel Castro y la soluci贸n a la crisis colombo-venezolana

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

El diario bogotano El Tiempo se帽al贸 que la mediaci贸n del l铆der cubano fue solicitada por el presidente colombiano Alvaro Uribe. La gesti贸n de Castro incluy贸 una reuni贸n en Caracas de su canciller Felipe P茅rez Roque con el presidente venezolano, y de su vicecanciller Abelardo Moreno con Uribe en Colombia. Uribe es el principal aliado de Estados Unidos en la regi贸n.

El incidente se desat贸 tras la captura de un jefe de las FARC, el 13 de diciembre en Venezuela, lo que constituy贸 un secuestro y violaci贸n a su soberan铆a. El gobierno venezolano retir贸 a su embajador en Bogot谩 y suspendi贸 los negocios oficiales con Colombia, que admiti贸 haber pagado una recompensa por la detenci贸n de Granda.

P茅rez Roque viaj贸 el 21 de enero a Caracas para reunirse con Ch谩vez y luego regres贸 a La Habana. Pasada la medianoche Castro se comunic贸 por tel茅fono con Uribe, con el que habl贸 unas dos horas, acordando que el mandatario cubano enviar铆a a su vicecanciller con una carta en que detallaba lo conversado con Ch谩vez.

En la carta Fidel Castro destacaba la buena disposici贸n de Ch谩vez para un acuerdo. En respuesta, Uribe manifest贸 por escrito a Castro su voluntad de di谩logo. Tras ese intercambio epistolar se decidi贸 aprovechar la cumbre de los cancilleres andinos, el pasado jueves en Lima, para afinar los detalles.

Los ministros de Relaciones Exteriores Carolina Barco, de Colombia, y Al铆 Rodr铆guez, de Venezuela, lograron el acuerdo pero no consideraron oportuno divulgarlo entonces.

En un comunicado conjunto, Bogot谩 y Caracas dieron por superada el viernes la crisis y anunciaron una visita de Uribe a Venezuela el pr贸ximo jueves.

Hasta aqu铆 lo esencial del acuerdo para reanudar las relaciones entre Colombia y Venezuela. A continuaci贸n la opini贸n de Heinz Dietrich, art铆culo publicado tambi茅n -pero d铆as antes- en Agua Mansa.

脕lvaro Uribe: un peligro p煤blico para Am茅rica Latina

1. El comunicado del gobierno colombiano (14.1.) sobre el secuestro de Rodrigo Granda en Caracas demuestra, que el Presidente 脕lvaro Uribe se ha convertido en la principal amenaza para la paz y convivencia pac铆fica en Am茅rica Latina.

2. En forma arrogante y falta de verdad, Uribe no solo niega que haya violado la ley internacional y la soberan铆a de Venezuela, sino que invoca demag贸gicamente la autoridad de las Naciones Unidas para justificar la operaci贸n de terrorismo de Estado, financiada, organizada y ejecutada desde su propia sede de gobierno, el Palacio de Nari帽o.

3. Se arroga el derecho de secuestrar personas en cualquier parte del mundo, al amparo de un presunto mandato de las Naciones Unidas —?Las Naciones Unidas prohiben a los pa铆ses miembros albergar terroristas de manera activo o pasiva?— que s贸lo existe en la torcida l贸gica de sus asesores y de sus padrinos mentales en la Casa Blanca.

4. El Tribunal de Nuremberg introdujo en el derecho internacional la figura jur铆dica de la responsabilidad criminal de los autores intelectuales de pol铆ticas de terrorismo de Estado. Bajo esa legislaci贸n, Uribe es responsable legalmente no s贸lo de los secuestros de Rodrigo Granda en Caracas, y de Sim贸n Trinidad en Quito, sino de m煤ltiples cr铆menes de lesa humanidad cometidas bajo su gobierno dentro de la Rep煤blica de Colombia.

5. Al actuar fuera de la ley, como actu贸, y al tratar de establecer su conducta delincuencial como norma del derecho internacional, Uribe realiza el tenebroso intento de sustituir el Estado de Derecho en Am茅rica Latina por el Estado de Excepci贸n del totalitarismo burgu茅s, es decir, del Estado gangsteril olig谩rquico-imperial.

6. La respuesta del gobierno de Hugo Ch谩vez ha sido apegada a derecho, a diferencia de la actuaci贸n del gobierno de Lucio Guti茅rrez en el Ecuador, que actu贸 en contubernio material e intelectual con Uribe en el secuestro de Sim贸n Trinidad.

7. El intento de Uribe, secundado por Guti茅rrez, de destruir el sistema del Estado de Derecho latinoamericano y sustituirlo por un sistema de Estados gangsteriles -al como sucedi贸 durante los sesenta y setenta en el Cono Sur, y en los ochenta en Centroam茅rica- convierte el crimen de Uribe de un problema binacional en un asunto de inter茅s p煤blico hemisf茅rico, dado que pone en peligro la seguridad, el bienestar y la paz de los Estados y de los pueblos de la regi贸n.

8. Por lo mismo, es de vital importancia, que los dem谩s Estados latinoamericanos condenen inequ铆vocamente la pol铆tica injerencista extraterritorial de Uribe, trazando una clara l铆nea entre los Estados de Derecho de la Patria Grande y los Estados terroristas, y aislando a los 煤ltimos.

9. De la misma manera, es imperativo que el Foro Social Mundial de Porto Alegre (FSM) condene sin ambajes y en forma concreta, a las principales amenazas para la paz y la convivencia pac铆fica en la regi贸n latinoamericana, que son el gobierno de Uribe y sus padrinos monroeistas en Washington.

10. Los 煤ltimos art铆culos del Washington Post y del Washington Times han dejado claro que el secuestro de Granda marca el inici贸 de una nueva ofensiva de destrucci贸n de Bush contra la Revoluci贸n Venezolana. Hugo Ch谩vez y la Revoluci贸n Bolivariana son el centro de gravedad de la integraci贸n latinoamericana que inevitablemente pondr谩 fin a la Doctrina Monroe. Destruir a Ch谩vez es, por tanto, precondici贸n para salvar al Monroeismo y su 芦patio trasero禄, que se ha vuelto vital para el imperialismo estadounidense en su competencia a muerte con el imperialismo europeo (Uni贸n Europea) y con China.

A tal fin, las fuerzas de Bush se han reagrupado, despu茅s de las derrotas del referendo, de las elecciones provinciales, de la VI Conferencia de Ministros de Defensa de Quito y de los vertiginosos avances en la integraci贸n pol铆tica-econ贸mica de la Patria Grande durante el 煤ltimo a帽o, para iniciar, lo que en su planificaci贸n, ser铆a una prolongada ofensiva terminal de desgaste contra la Revoluci贸n Venezolana.

11. Un art铆culo del Washington Times del 14 de enero, 2005, escrito por Nicholas Kralev, revela los detalles de la agresi贸n planeada. Un grupo de tarea de diversos sectores del Estado (Interagency task force) ha dise帽ado un programa de manipulaci贸n medi谩tica y presi贸n pol铆tica en los pa铆ses latinoamericanos y europeos, a fin de aislar internacionalmente a Hugo Ch谩vez.

Los temas de la campa帽a de mentiras son: falta de libertad de prensa; expropiaci贸n de propiedades privadas; mayor铆a de la Corte Suprema con chavistas; apoyo a grupos radicales como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC); subversi贸n de gobiernos democr谩ticamente electos; falta de apoyo al combate al terrorismo y al narcotr谩fico; militarizaci贸n de la sociedad venezolana y la compra de 100.000 fusiles AK-47 a Rusia, a la cual el Departamento de Estado est谩 presionando, para que anule la venta.

Seg煤n el Washington Times, la operaci贸n se concentra en medios pol铆ticos y comunicacionales, no en sanciones econ贸micas. Falta, sin embargo, mencionar la tercera dimensi贸n del proyecto subversivo: la paramilitar que, sin lugar a duda, arreciar谩 en la Rep煤blica Venezolana, no solo por razones pol铆ticas, sino tambi茅n econ贸micas.

Las 煤ltimas medidas del gobierno bolivariano han tocado algunos intereses econ贸micos de los paramilitares, por ejemplo, en la confiscaci贸n del d铆a de ayer de un mill贸n de litros de gasolina y gasoil en la frontera con Colombia. El contrabando de esos energ茅ticos ha estado desde hace tiempo en manos de los paramilitares, por ejemplo en el norte de Zulia, que han disfrutado sus enormes ganancias con una amplia red de corrupci贸n y protecci贸n de las corporaciones de seguridad venezolanas en la frontera.

12. La nueva agresi贸n de Washington, iniciada por su pe贸n Uribe, puede ser derrotada, porque el proceso bolivariano es, hoy d铆a, mucho m谩s fuerte que en cualquier momento anterior desde el a帽o 2000.

La clave para vencer est谩 en la unidad entre Estados progresistas, movimientos populares e intelectuales cr铆ticos. Si logramos esta unidad, la derrota de Monroe ser谩 r谩pida e inevitable. No desperdiciemos esta oportunidad hist贸rica.

———————————-

* www.agua-mansa.com

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.