Nov 8 2004
1086 lecturas

Opinión

Fin de semana en Iraq

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

D√≠as de violencia devastadora: bombardeos sobre Faluja, coches bomba como respuesta en Samara, presuntamente ¬ęrecuperada¬Ľ por los invasores, y atisbos de descomposici√≥n en el gobierno t√≠tere iraqu√≠ ante las acciones de las fuerzas estadounidenses.

En la ruta de las cr√≠ticas de Kofi Annan, secretario general de Naciones Unidas, importantes figuras del gobierno de Iyad Allawi advirtieron que el ataque a Faluja significar√° m√°s vioencia en el ba√Īo de sangre en que se ha convertido Iraq y pondr√° en peligro las elecciones nacionales, programadas para el pr√≥ximo mes de enero.

El presidente interino Ghazi Yawar se cuenta entre quienes creen que el resultado sería desencadenar una rebelión generalizada en este país ocupado. No fue oído.

Aviones de combate estadunidenses insistieron en la tarea de destruir Faluja con el peor bombardeo en seis meses. Quedó destruído el hospital, un depósito médico y docenas de casas. Mientras, en Samara, se dio una prueba de las posibles respuestas de los independientistas. En un lapso de tres horas, el pasado viernes, un atacante suicida se lanzó en un vehículo contra una estación de policía; otros tres coches bombas estallaron en distintos puntos de la ciudad y se dispararon morteros a otras tres estaciones de policía.

Seg√ļn testigos los soldados estadunidenses abrieron fuego contra los veh√≠culos que pasaban. Fue un caos.

En la ciudad de Samara, otrora basti√≥n rebelde ubicado cien kil√≥metros al norte de Bagdad, que hab√≠a sido ¬ęrecapturada¬Ľ por fuerzas estadunidenses en octubre -en una operaci√≥n vista como ensayo general para Faluja- las muertes del s√°bado, en una bien coordinada serie de ataques con bombas y morteros, mostraron lo lejos que se est√°n EEUU y el gobierno interino iraqu√≠ de tenerla bajo control efectivo.

No fueeon las √ļnicas acciones. fuerzas estadunidenses se enfrentaron en sangrientos combates cerca de Ramadi, que es, como Faluja, un centro de resistencia sunita; en estos hechos fueron heridos unos 20 ¬ęmarines¬Ľ.

En el camino al aeropuerto de Bagdad estall√≥ un coche bomba, causando heridas a otros tres soldados yla muerte de un civil iraqu√≠, mientras el destacamento polaco fue atacado con morteros. Dos de sus helic√≥pteros fueron da√Īados.

Como mal augurio para Washington y Bagdad, más soldados estadunidenses fueron atacados en Ciudad Sadr, vasto enclave sunita en los suburbios de Bagdad, lo que debe leerse como un aumento de la temida posibilidad de que se forme una alianza operativa sunita-chiíta en represalia por el asalto a Faluja, en cuyos alrededores hay no menos de 10.000 soldados de EEUU concentrados.

Estados Unidos y el gobierno interino intentaron en días pasados un acercamiento con los chiítas, ofreciendo una amnistía al ejército del Mehdi si entrega las armas; su líder, Moqtada Sadr, ha expresado en varias oportunidades estar interesado en el proceso político, pero -afirma- no es escuchado con la debida atención por los invasores.

Finaliz√≥ el fin de semana con la evidencia de que las fuerzas opositoras a la invasi√≥n eludieron el cerco tendido por el ej√©rcito de ocupaci√≥n en torno de Faluja reagrup√°ndose para lcontinuar sus ataques en otras partes. Los militares estadunidenses, que afirmaban que hab√≠a m√°s de 5.000 combatientes en la ciudad, hoy revisaron su estimaci√≥n, rebajando el n√ļmero a unos 1.200.

Al mismo tiempo trascendi√≥ que muchos de los soldados estadunidenses que los enfrentan jam√°s hab√≠an participado en combates de importancia. ¬ęAlrededor del 95 por ciento de mis hombres no tienen mayor experiencia de combate y muchos no tienen ninguna¬Ľ, dijo el sargento Michael Edwards. ¬ęSu desempe√Īo se basar√° en su adiestramiento, no en experiencia de combate¬Ľ.

La ciudad m√°rtir

La perspectiva del asalto a Faluja genera fuertes discusiones en el gobierno interino -t√≠tere-. El presidente Yawar acus√≥ Allawi y a sus patrocinadores de reaccionar con exageraci√≥n y los responsabiliz√≥ por el fracaso de las negociaciones. ¬ęEs incorrecto el manejo de esta crisis por parte de la coalici√≥n¬Ľ, declar√≥ en fecha reciente. ¬ęEs como aquel que dio de balazos en la cabeza a su caballo porque se le par√≥ una mosca. El caballo muri√≥ y la mosca vol√≥¬Ľ.

Los habitantes de Faluja relatan que una bola de fuego provocada por los bombardeos ilumin√≥ el cielo y estremeci√≥ la ciudad. El hospital de Nazzal sufri√≥ graves da√Īos, y un complejo cercano utilizado para almacenar medicamentos e instrumental m√©dico qued√≥ totalmente destruido.

Las autoridades militares estdaounidenses sostienen que los ataques son a ¬ęposiciones de combate tras barricadas¬Ľ y centros de acopio de municiones. En el noreste de Faluja una divisi√≥n blindada dispar√≥ contra los defensores de la ciudad.

Ahmed Rahim Mohammed, que sali√≥ de la ciudad antes del cerco tendido por el ej√©rcito de EEUU, dijo a la prensa el s√°bado:¬ĽCasi no quedan mujeres y ni√Īos, s√≥lo hombres. Nosotros nos vinimos primero de los suburbios al centro, pero ya ning√ļn lugar es seguro. Hay mujaidines en la ciudad, bien armados. Pero tampoco es un secreto que muchos, quiz√° miles, lograron escapar¬Ľ.

Por su parte los combatientes dirigidos por el jordano Abu Musab Zarqawi se atribuyeron la muerte de tres soldados del cuerpo de elite brit√°nico Guardia Negra en una emboscada.

————————-

* Publicado en el diario inglés The Independent. La traducción al castellano de Jorge Anaya se ha seguido en esta versión.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.