Dic 21 2010
1063 lecturas

Cultura

Finalizó en La Habana la fiesta de nuestro séptimo arte

Santiago Masetti*
El 12 de diciembre finalizó la XXXII edición del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, con la entrega de los premios Coral a lo más destacado de la filmografía latinoamericana, destacándose cintas de Uruguay, México, Chile, Cuba y Argentina.

El primer premio Coral en la categoría de Largometrajes de ficción se lo llevó “La vida es útil”, del uruguayo Federico Veiroj. En la categoría Ópera prima, el primer título fue para la producción mexicana, “Alamar”, de Pedro González-Rubio; y el mejor Cortometraje fue el del cubano Carlos Lechuga: “Los bañistas”.

En el área de los documentales, resultó ganador el argentino Nicolás Entel, con “Pecados de mi padre”. También de este género, pero como la mejor obra sobre América Latina de un realizador no latinoamericano, el Coral fue para la estadounidense Estela Bravo con “Operación Peter Pan: cerrando el círculo en Cuba”.

Por su parte, el importante premio de la popularidad, que lo otorga el público luego de ver las diferentes presentaciones, fue para el film cubano “Casa Vieja” del realizador Lester Hamlet.

Los lauros en la categoría de Animación y Cartel fueron para el brasileño Cadu Macedo por “Sambatown”. El premio Especial del jurado fue otorgado a “Nikita Chama Boom”, del cubano Juan Padrón, y el premio Coral al mejor cartel se le concedió a Giselle Monzón por “José Martí el ojo del canario”, también de producción cubana.

El premio a la mejor edición fue para la argentina Eliane Katx con la cinta “Por tu culpa”, mientras que la mejor dirección fue para Erick Grass con la obra multipremiada “José Martí, el ojo del canario”; y se consideró como la mejor fotografía el trabajo de Damían García con la producción mexicana “Chicogrande”.

El premio de mejor dirección fue para el director cubano Fernando Pérez con “José Martí, el ojo del canario”; y los premios por actuación, tanto masculina como femenina, fueron para Alfredo Castro y Antonia Zegers, por la película chilena “Post Mortem”, título que también trascendió porque ganaron el Coral en las categorías de guión.

El Gran Premio que otorga la Casa de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) de postproducción Latinoamérica, correspondió al argentino Pablo Giormell con “Las acacias” y a “Chamaco”, del cubano Juan Carlos Cremata.

El año que viene volverá un nuevo festival de cine de todos los latinoamericanos, quienes tienen la oportunidad de mostrar y ver los avances, dificultades e historias de nuestro continente, desde una visión latinoamericana, realizado por latinoamericanos y para ser visto por todos los latinoamericanos.

*Agencia Periodística del Mercosur, desde La Habana

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    Añadir comentario