Sep 4 2020
759 lecturas

AmbienteDespacito por las piedras

Leonardo Boff: Covid-19: de nada sirve s贸lo limar los dientes al lobo

Con referencia a la Covid-19 se ha centrado todo en el virus y en lo que tiene que ver con 茅l, hasta la vacuna buscada desenfrenadamente. Todo esto tiene su valor y debe ser hecho, pero no con una visi贸n reduccionista, como la que prevalece. Se considera al virus en s铆, aislado, fuera de cualquier contexto. Esto no existe ni en la ciencia ni en el nuevo paradigma, cuya afirmaci贸n esencial es que todo est谩 relacionado con todo y nada existe fuera de la relaci贸n, ni el coronavirus. Son poqu铆simos los analistas y epidemi贸logos que se refieren a la naturaleza.

Y, sin embargo, usando las palabras del f铆sico cu谩ntico y uno de los m谩s respetados ecologistas de mundo, Fritjof Capra: 聽芦La pandemia es la respuesta biol贸gica del planeta: el coronavirus debe ser visto como una respuesta biol贸gica de Gaia, nuestro planeta vivo, a la emergencia social y ecol贸gica que la humanidad ha creado para s铆 misma. La pandemia surgi贸 de un desequilibrio ecol贸gico y tiene consecuencias dram谩ticas debido a las desigualdades sociales y econ贸micas; la justicia social se vuelve una cuesti贸n de vida o muerte durante una pandemia como la de la Covid-19; ella s贸lo puede ser superada por medio de acciones colectivas y cooperativas禄 (FSP 12/8/2020).聽

Vamos a decirlo directamente con nuestras palabras: la Covid-19 es consecuencia del tipo de sociedad que hemos creado en los 煤ltimos siglos y que ha adquirido hegemon铆a mundial bajo el nombre de sistema de producci贸n capitalista con su versi贸n pol铆tica, el neoliberalismo y la cultura del capital. La obsesi贸n de este sistema (en China lo llaman, err贸neamente, 芦socialismo al modo chino禄, pero en realidad se trata de un capitalismo feroz y dictatorial de Estado) es colocar el lucro por encima de todo, de la vida, de la naturaleza, de cualquier otra consideraci贸n. Su ideal es un crecimiento ilimitado de bienes materiales en la suposici贸n de que existen bienes y servicios tambi茅n ilimitados de la Tierra.

El Papa, en su enc铆clica 鈥渟obre el cuidado de la Casa Com煤n鈥, a esta suposici贸n la llama 鈥渕entira鈥 (n潞 106): un planeta finito no puede soportar un proyecto de crecimiento infinito.

Para alcanzar este objetivo falso y mentiroso, este sistema avanza sobre la naturaleza, la deforesta, contamina suelos y aires, devasta ecosistemas enteros para expandir el agro-negocio, extraer riquezas naturales, disponer de m谩s prote铆nas animales, m谩s granos como la soja y el ma铆z y aumentar as铆 el lucro personal o corporativo.

Esta agresi贸n sistem谩tica ha recibido una represalia de la Tierra-Gaia: el surgimiento del calentamiento global, los eventos extremos y principalmente una gama diversificada de virus mortales. Estos virus estaban tranquilos en la naturaleza, en un animal o en los 谩rboles. La guerra contra la naturaleza destruy贸 su h谩bitat. Para sobrevivir, estos virus pasaron a otros animales o directamente a los humanos.

Ellos est谩n poniendo de rodillas al sistema de acumulaci贸n infinita y especialmente a la m谩quina asesina que aquel cre贸 con armas qu铆micas, biol贸gicas y nucleares, que no sirven para atacar al virus. Este es m铆nimo, casi invisible, del tama帽o de 125 nan贸metros.

En resumen: El virus viene de la naturaleza (es discutible si viene pasando por el murci茅lago, el mam铆fero pangol铆n o la rata de bamb煤, poco importa, todos son seres de la naturaleza). Este es el verdadero contexto de la Covid-19: el sistema de producci贸n capitalista mundial y chino, del que pocos hablan, y mucho menos las redes sociales y de televisi贸n que siguen las 24 horas del d铆a el desarrollo de la tragedia humanitaria que est谩 destruyendo miles de vidas.

Si conseguimos una vacuna que anule sus efectos malignos y elimine el coronavirus, 驴estaremos seguros haber eliminado el virus mayor, a saber, el sistema, productor de la devastaci贸n de la naturaleza y, en consecuencia, de la liberaci贸n de m谩s virus? 脡sta es una cuesti贸n central, para que no volvamos simplemente 芦a lo que hab铆a antes禄, horrible para la gran mayor铆a de la poblaci贸n y para el equilibrio de la Tierra.

Estamos a punto de sobrepasar las nueve fronteras planetarias, sin las cuales la vida no se perpetuar谩 en el planeta. Cuatro de ellas han sido superadas: el abuso del suelo, el cambio clim谩tico, la destrucci贸n de la biodiversidad y la alteraci贸n del nitr贸geno. Si sobrepasamos las otras (acidificaci贸n de los oc茅anos, cambio en el uso del agua, degradaci贸n de la capa de ozono, calentamiento global y contaminaci贸n qu铆mica), el sistema de vida se colapsar谩 y con 茅l nuestra civilizaci贸n.

A帽ado un dato que hay que tomar muy en cuenta: el d铆a 22 de agosto de 2020 ocurri贸 la Sobrecarga de la Tierra (Earth Overshoot Day) . Esto significa que la despensa de la Tierra donde est谩n guardados todos los insumos renovables para la reproducci贸n de la vida, ha quedado vac铆a por este a帽o. Tendremos menos suelos f茅rtiles, menos cosechas, menos climas adecuados, menos agua, menos nutrientes, menos aire puro, m谩s suelos con fertilizantes etc. Debido a la cultura capitalista de 芦consumo sin l铆mite禄, hemos consumido ya un planeta entero y un poco m谩s de la mitad de otro que no existe (1,6).

La Tierra est谩 como un cheque sin fondos y todas las se帽ales se han cerrado en rojo. Como no queremos reducir el consumo (para muchos, suntuoso) sino hacerlo crecer a煤n m谩s (consumismo), arrancamos a la fuerza lo que la Tierra ya no tiene. La consecuencia es que m谩s personas se enriquecer谩n con la escasez, una gran parte de la poblaci贸n pasar谩 hambre, no tendr谩 acceso a lo m铆nimo de la vida. La Tierra no permanece indiferente, siente el golpe y se defiende, envi谩ndonos tifones, tormentas, tsunamis y sus armas: la gama de virus letales.

La Covid-19 es la respuesta de la Tierra viva, una se帽al que ella nos est谩 dando; por eso, esta vez, ha atacado a todo el planeta y no s贸lo a partes de 茅l como antes el 茅bola, el SARS y otros. Tenemos que leer la Covid-19 con una de las 煤ltimas se帽ales que nos env铆a la Madre Tierra. Ella nos dice:

芦O decides dejar de sobreexplotarme violentamente, o puedo enviaros m谩s virus, incluso el que m谩s temen tus bi贸logos, el 鈥済rand贸n鈥, ese virus terrible e inexpugnable frente a cualquier vacuna u otro medio; te diezmar谩 como especie humana. Considero tal gesto, que me hace sufrir mucho, como un justo castigo que mereces por haber librado durante siglos, ininterrumpidamente, una guerra contra la vida de la naturaleza y nunca haberme amado y cuidado a m铆, tu Madre, que siempre te dio en abundancia todo lo que necesitabas para vivir.

聽No sirve de nada que limes los dientes al lobo, que es el sistema devastador que hab茅is creado; no pierde la ferocidad de su naturaleza y continuar谩 su obra de muerte, lo que vosotros mismos hab茅is llamado antropoceno y necroceno. Ten茅is que hacer, como dijo mi enviado y profeta el Papa Francisco, 鈥渦na conversi贸n ecol贸gica radical鈥: tomar de m铆 lo que necesitas y no m谩s, hacer que todos tengan lo suficiente y decente para vivir con un m铆nimo de dignidad y darme tiempo para autorregenerarme y poder continuar como Madre para alimentarte y que sobre a煤n para tus descendientes.聽

Para eso hay que reducir el consumo, reutilizar lo que ya se ha usado, reciclar lo que ya no te sirve, porque puede ser 煤til para otra cosa, y sobre todo reforestar todo el planeta, porque mis queridos hijos, los 谩rboles, son los que capturan el carbono que has lanzado a la atm贸sfera, y, por la fotos铆ntesis, producen el ox铆geno para respirar, mantienen siempre el agua en el suelo, un bien vital, com煤n e insustituible y no una mercanc铆a, y establecer entre vosotros relaciones de cooperaci贸n y no de competencia, de empat铆a y no de insensibilidad, y superar las profundas desigualdades sociales que hab茅is creado en el af谩n de acumular en pocas personas y dejar a vuestros hermanos y hermanas pasando hambre y con todo tipo de necesidades hasta morir antes de tiempo.

聽As铆 vosotros y yo habremos renovado el contrato natural que rompisteis, un contrato de cuidado mutuo y colaboraci贸n, y juntos podremos hacer una trayectoria feliz, bajo la luz bendita del gran hijo, el Sol. Cread juicio y sabidur铆a, porque sin eso engrosar茅is el cortejo hacia la tumba que vosotros mismos hab茅is cavado para vosotros.

聽Recordad que no s贸lo existe el capital natural y material que hab茅is explotado hasta casi agotarlo; existe principalmente el capital humano-espiritual, hecho de amor incondicional, solidaridad, compasi贸n y apertura a los dem谩s sin discriminaci贸n, y apertura a todas las cosas hasta al Infinito de los mil nombres, Dios que cre贸 todo con amor, que no odia a ning煤n ser que haya creado y es el apasionado amante de la vida. Abr铆os a 脡l para ser m谩s humanos, sensibles, cuidadores de la naturaleza y de m铆 misma y saborear茅is un mayor significado para vuestras vidas. Haciendo esto, tendremos un destino com煤n bienaventurado y un mundo abierto para un futuro mejor禄.聽

O bien escuchamos estas advertencias de la Madre Tierra y la naturaleza de la que formamos parte, y creamos la base de una civilizaci贸n centrada no en el beneficio sino en la vida 鈥晆na biocivilizaci贸n鈥 y una ECOnom铆a que se alinea con la ECOlog铆a o, si no, prepar茅monos para lo peor.

Se dice que los seres humanos aprenden de la historia que no aprenden nada de la historia pero que aprenden todo del sufrimiento. Todos estamos sufriendo bajo el aislamiento social y el distanciamiento de los grupos. Que este sufrimiento no sea en vano. Que no sea el sufrimiento de un moribundo, sino el sufrimiento del parto de una Tierra, amada y cuidada como una Madre buena y generosa, que es de hecho la 煤nica Casa Com煤n que tenemos, en la que todos pueden y deben caber, la naturaleza incluida. 聽En ALAI 03/09/2020

*Ecote贸logo y fil贸sofo, ha escrito La Madre Tierra contraataca a la humanidad: advertencias de la Covid-19, que saldr谩 publicado en breve por la Editorial Vozes. https://leonardoboff.org/

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario