Oct 25 2006
749 lecturas

Economía

GAS DE BOLIVIA, GAS PARA BOLIVIA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Primero, intentó que se declare inconstitucional el decreto de nacionalización; debió retractarse para evitar su propio desprestigio.

Sobre las auditorías, quiso criticarlas aduciendo que no se había cumplido con las normas de licitación, sin conseguir otra cosa que debilitarse.

Sobre los nuevos ingresos, nada pudo decir porque, en su mayor volumen, benefician a las prefecturas y a los municipios. En cuanto al convenio firmado hace sólo días con Argentina, ha comenzado a sostener que se producirá desabastecimiento interno a corto plazo.

Por qué desabastecimiento de gas

En La Paz , por estos mismos días, ocurre que falta gas natural para vehículos y las industrias que usan este combustible, sufren restricciones. Parecería lógico sostener que hay fallas en la producción de tal energético y, si estiramos algo más, tendríamos que aceptar que Bolivia no puede hacer frentes a los planes de pleno abastecimiento interno y un sustancial aumento en las exportaciones.

Sin embargo, lo que está ocurriendo en La Paz –y ocurrirá también en Cochabamba y Santa Cruz– es consecuencia de las imprevisiones de gobiernos anteriores. Más que imprevisiones, debiéramos decir desaprensiones. En la concepción neoliberal con que rigieron el país, no había razón alguna para ocuparse del desarrollo interno; sólo interesaba el cumplimiento de las metas internacionales, aunque el pueblo de Bolivia sufriese una pobreza permanente.

El gasoducto que llega a La Paz, lo mismo que los que distribuyen este recurso a Cochabamba y Santa Cruz, está calculado en base a una población estable desde hace diez años, sin proyecciones de crecimiento ni desarrollo. En otros términos, se trata de un gasoducto que, a estas alturas, resulta in suficiente para las demandas de la población.

La solución no es compleja, pero demanda algún tiempo: construir otro de mayor diámetro, con una proyección que incluya; crecimiento demográfico, abastecimiento pleno para la población, desarrollo industrial y conversión vehicular al uso de gas. En otros términos, hay que calcular tres o cuatro veces el consumo actual que, recordemos, ya supera la capacidad de abastecimiento que tiene la ciudad.

Venta de gas a la Argentina

En la actualidad, Argentina es el segundo comprador de Bolivia, después de Brasil. El convenio aumentará velozmente los volúmenes de exportación hasta superar los 27 millones de metros cúbicos diarios. Si tomamos en cuenta que, la exportación a Brasil es, ahora, de 20 millones y este país necesita duplicar tal volumen, nos encontramos con que, dentro de una década, estaríamos vendiendo, sólo a los dos países, cerca de 70 millones de metros cúbicos.

foto
¿Alcanzará la producción de Bolivia? La oposición, formada por los resignados administradores del modelo neoliberal, dicen que el gobierno sigue haciendo demagogia, que no tendremos capacidad de cumplir tales compromisos, que no habrá abastecimiento interno, que… Nadie puede negarles que tienen cien argumentos para oponerse.

Después de todo desde la fundación de Bolivia, en 1825, la clase dominante fue derrotista. Nunca creyó en la lucha por la independencia y, hasta el último día, comerció con las tropas realistas. Jamás fue partidaria de la Gran Colombia propuesta por Bolívar. Complotó contra la Confederación Perú-Boliviana. Entregó la riqueza minera sin industrializar el país, preservando el feudalismo rural. Se opuso a la Revolución Nacional y logró revertirla. Financió los múltiples golpes de estado que sufrió el pueblo y hoy quiere hacer lo mismo.

En fin, la clase dominante, que controla el movimiento económico, maneja los medios de comunicación y cree que tiene derecho a seguir explotando al pueblo, difunde la imagen de un país que no merece las riquezas que tiene.

La fortaleza de un pueblo

El Ministro de Hidrocarburos, Carlos Villegas, ha reiterado una verdad conocida por todos pero ocultada por la oposición: sólo el 11% de la zona potencialmente rica en hidrocarburos, ha sido explorada. Probar la existencia de yacimientos en una franja que cruza el país de sudeste a noroeste, es una tarea que se iniciará de inmediato y que permitirá desarrollar la industria nacional y proveer de gas a los países vecinos.

Esto sólo es posible como resultado de la movilización popular que dio fin al modelo neoliberal y que impulsó la recuperación del dominio estatal de los hidrocarburos. Esa misma movilización es condición indispensable para cumplir con las metas que se propone el gobierno de Evo Morales. La experiencia histórica muestra claramente que no hay otra alternativa.

La evidencia está en el hecho de la nacionalización del petróleo en 1935 y en 1969. En ambas oportunidades, la movilización popular concretó la recuperación de esa riqueza. Poco después, sin embargo, gobiernos entreguistas volvieron a otorgar la explotación de hidrocarburos a las empresas transnacionales. Por tanto, la movilización popular debe mantenerse como la fuerza que impida una repetición de esos episodios.

————————————

* Periodista, político y profesor universitario.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.